Manu Barreiro marca un gol con el Alavés.
Manu Barreiro marca un gol con el Alavés.

CÁDIZ CF

Manu Barreiro, un delantero del agrado de la secretaría técnica del Cádiz CF

El delantero del Alavés interesa al Huesca, y en tierras aragonesas aseguran que tanto el club amarillo como el Elche también pelean por su fichaje

Por  17:47 h.

Manu Barreiro (Santiago de Compostela, 8 de julio de 1986) es un delantero bien conocido en Carranza aunque quede muy poco del que jugó en el Cádiz CF y nunca se ganó el cariño de la grada. Llegaba en el mercado invernal de la temporada 2007-08 como petición expresa de Antonio Calderón tras su brillante paso por el Algeciras; alternaría el filial con el primer equipo.

Poco pudo hacer en esa segunda vuelta calamitosa que acababa con el cuadro gaditano descendiendo a Segunda B en el Rico Pérez de Alicante. Barreiro queda en esa instantánea en territorio herculano, llorando por la fracaso deportivo, aunque apenas jugó algunos minutos de suplente con Raúl Procopio en el banquillo (sí que mantuvo un buen nivel en el filial).

Continuó en el plantel la temporada siguiente, con Javi Gracia en los mandos, y no hizo sombra a Toedtli y Rubiato. Incluso se le buscó salida en forma de cesión en enero, algo que no fue posible. Terminó la campaña y se marchó al Jerez Industrial.

Y pese a todo, Manu Barreiro gusta mucho en la secretaría técnica del Cádiz CF. Porque aseguran que con su madurez es otro futbolista muy distinto al que decepcionara en Carranza. Explotó en Ferrol tras su paso por el Zamora, Cerceda y Pontevedra (en Tercera) y se consolidó en Segunda División con el Alavés, siendo nominado incluso el mejor jugador de la Liga en la campaña 2014-15, que terminó con 13 goles.

Barreiro conserva esa planta. Jugador muy espigado (1,92) pero que se aleja del ‘cliché’ de delantero tanque, pues es muy delgado y no va bien de cabeza. No obstante, posee mucha movilidad, llega perfectamente al remate y hasta lanza las faltas con calidad y eficacia. Tiene talento. Son las características por las que alguno en el club estaría encantado de contar con sus servicios.

Ha firmado otra gran temporada que ha rubricado con el ascenso del Alavés a Primera División. En el éxito está precisamente el problema: quizás en la entidad babazorra entiendan que no tiene el nivel para la élite y le busquen una salida. Eso es lo que piensa la prensa, pues el club vitoriano no lo ha incluido en la lista de descartes y ya trabaja en pretemporada a las órdenes de Mauricio Pellegrino.

En Huesca aseguran que la entidad aragonesa lo tiene en su agenda como prioridad y que peleará por su fichaje con el Cádiz CF y el Elche. Probablemente no esté tan cerca como parece ni mucho menos, y dependerá del aprobado de Cordero y Pina. Para los cadistas será raro reencontrarse con un futbolista que les transmitía malas sensaciones, pero que ha sido una de las estrellas de los últimos años en Segunda División.