Este Cádiz CF es de récord.
Este Cádiz CF es de récord.

Cádiz CF

Málaga-Cádiz CF (1-2): Este Cádiz CF no tiene techo

El líder logra su noveno triunfo en La Rosaleda con una nueva exhibición de eficacia y solidez ante un rival necesitado

Por  20:19 h.
Málaga
1
Cádiz
2
Kellyan; Diego González, Luis Hernández, Lombán, Cristo; Benkhemassa (Antoñín, 60'), Luis Muñoz, Rolón (Cifu, 46'); Keko Gontán, Boulahroud y Sadiku
1-2: Antoñín (83')
Cifuentes, Iza, Fali, Cala, Espino; José Mari, Álex, Salvi, Perea (Edu Ramos, 65'); Nano Mesa (Alejo, 75') y Lozano (Caye, 61')
0-1: Lozano (32') 0-2: Caye (72')
David Pérez Pallás (Colegio Gallego). Amonestó a los locales Lombán y Rolón, y a los cadistas Lozano e Iza.
Partido correspondiente al partido de la 11 jornada de liga en Segunda división.
Estadio La Rosaleda

Van nueve, pero este líder parece no tener techo. El Cádiz CF sumó en La Rosaleda su noveno triunfo de la temporada para alcanzar los 28 puntos en la clasificación de 33 posibles, una cifra récord para el conjunto de Álvaro Cervera que maneja a la perfección los partidos, incluso el de este sábado que parecía tener trampa. Esta vez, el escenario del frenazo de la pasada temporada, La Rosaleda, también fue propicio para los intereses cadistas. Con oficio, pero no exento de brillantez, el Cádiz CF sigue superando a cuantos rivales se cruzan en su camino, tanto los de arriba (Zaragoza, Almería, Huesca o Girona) como los de la zona baja. En la cita de Málaga los de Cervera mostraron su asombrosa solidez para estos comienzos de la temporada aunque tuvieron que seguir sufriendo en los minutos finales ante un rival admirable por el empuje que realiza pese a su delicada situación institucional.

Consciente de su teórica superioridad, Cervera dio más mordiente al once inicial con la entrada de un segundo delantero de inicio. Nano Mesa ‘ejerció’ de Álex, que pasó al doble pivote por la ausencia de Garrido, como enganche con Lozano. Eso sí, el esqueleto habitual se mantenía, por lo que parece claro que será difícil que se repita una revolución como la de Alcorcón.

La presión inicial del Cádiz en tres cuartos de cancha no impidió que el Málaga tomara la iniciativa en el arranque del partido. El líder aguardaba bien posicionado para salir al contragolpe. Salvi mostró los dientes a los cinco minutos con un centro medido a la cabeza de Lozano que el hondureño pusiera en peligro por primera vez  la meta de Kellyan. El Choco volvió a poner a prueba, minutos más tarde, al meta valenciano desde la frontal.

El partido transcurría con algunas alternativas en el juego, aunque el Cádiz CF se dejaba dominar por un Málaga impulsivo pero con escasa mordiente. Tiene mérito su empuje, pero la realidad parece oscura para los inquilinos de La Rosaleda. Los envíos largos de Lombán buscaban el juego directo, un terreno donde los de Álvaro Cervera se mueven con relativa comodidad. Los golpes francos suponían los mejores acercamientos de los locales, que con buena presencia de canteranos buscaba, con más corazón de cabeza, la meta de Cifuentes.

A medida que se cumplía el primer tercio del primer tiempo, el partido parecía calentarse con una dura entrada de Rolón a Iza en la medular, pero el Cádiz CF controlaba la situación pese a la mayor posesión del rival, consciente de que sus oportunidades acabarían llegando. Perea recibía otra dos entradas más en la medular a la media hora en otro intento de contragolpe abortado por los malaguistas, que tenían muy claro por dónde podría llegar el mayor peligro del líder.

Y así llegó el gol del Cádiz CF. Salvi (el sanluqueño está en un excelente momento de forma) inicia una internada espectacular desde la banda derecha. Deja sentado a Cristo y se interna en el área. Su centro-chut lo recoge Lozano que remata a la red, aunque Nano Mesa toca en línea de gol. La jugada permaneció en revisión durante unos minutos revisada por el VAR que finalmente dio validez al tanto que se adjudicó el hondureño, el cuarto de la temporada, todos ellos conseguidos de manera consecutiva. El gol tranquilizó al líder, que comenzó a desplegar su mejor juego en los minutos finales de la primera mitad. Un disparo de Nano Mesa lo blocó Kellyan minutos después.

La segunda parte comenzó con un Málaga más brioso que lo intentó por la derecha, pero el remate de Saliko se marchó alto. El Cádiz CF aguantaba el empuje local con relativa suficiencia. Balones aéreos en los que tanto Fali como Cala mostraban su poderío, pero en las llegadas malaguistas también estaba atenta al corte la pareja de centrales. Cifuentes tampoco se despistaba en el remate de Keko, que ponía en aprietos a Espino en el área con un par de recortes. El ímpetu del equipo de Víctor Sánchez comenzó a diluirse conforme pasaban los minutos, aunque los locales agotaban los cambios para buscar la reacción. Entraba Antoñín por Benkhemassa y el canterano destacó. Pero el Cádiz CF seguía a lo suyo y en otra rápida contra Nano Mesa se internaba por la izquierda y servía a Perea, aunque su disparo lo repelía la zaga. Álvaro Cervera cambiaba al goleador Lozano tras recibir una amarilla y daba entrada a Caye Quintana.

Iza se complicaba la vida en un despeje y terminaba perdiendo el balón en la medular. Su falta le costó amonestación. La ocasión más clara para los locales llegaba precisamente con un centro que Antoñín rematada cruzado junto al palo cuando estaba solo frente a Cifuentes. Corría el minuto 64 y el aviso puso en alerta al Cádiz CF. Cervera hacía debutar a Edu Ramos para encontrar mayor poder de contención en el doble pivote. La entrada del malagueño por Perea provocaba un movimiento de piezas. Nano Mesa pasaba a la derecha y Álex adelantaba su posición a la mediapunta habitual.

De la sentencia al sufrimiento

Cuando el Málaga más apretaba, una acción individual de Caye Quintana prácticamente sentenciaba el partido. El onubense bailó a su par en carrera y superó al portero con poquísimo ángulo en el 73′. Cervera introducía el tercer y último cambio, dando entrada a Alejo por Nano Mesa. El vallisoletano, un hombre de banda diestra, buscaba mayor velocidad para seguir creando peligro a la contra y nada más entrar colgó el primer balón desde la banda.

Sin embargo, en los últimos minutos, un cabezazo de Antoñín batió a Cifuentes, ante la pasividad del eje de la zaga. El partido se ponía apretado. Minutos después Keko mandaba un soberbio disparo al larguero y posteriormente lo volvía a intentar pero su chut se iba desviado. Fue precisamente este jugador el que tuvo en sus botas el gol del empate, pero su forzado disparo se marchó alto para respiro de Cifuentes y de todo el cadismo que celebra la novena victoria en once jornadas de liga. Hay líder para rato.