Mágico González deja su firma junto a su imagen en el Fondo Sur de Carranza
Mágico González deja su firma junto a su imagen en el Fondo Sur de Carranza

Cádiz CF

Y Mágico se despidió, ¿para siempre?

El salvadoreño puso fin a días de pasión y cariño que quien sabe si serán los últimos en su segunda tierra

Por  12:18 h.

“Esto es de locos pero tiene que ser cosa de diosito lindo”. La frase de Jorge ‘Mágico’ González ante la enorme multitud que lo contemplaba, cuál estrella del rock, reflejaba lo que habían sido días de auténtica pasión y amor por un futbolista que se fue físicamente pero que nunca se marchó de corazón. Su rostro, cansado y emocionado, ante el centenar de peñistas amarillos lo decía todo.

El último día de Mágico en Cádiz estuvo una vez más condicionado por su forma de ser impredecible, a la par que informal, todo hay que decirlo. Pero ni por esas, Jorge deja de ser Jorge y despierta algo que solo se puede describir con las imágenes que se vivieron en el Estadio Ramón de Carranza.

Casi una semana de estancia en Cádiz que ha estado marcada por el propio Mago. Aunque el club había preparado una agenda de actos para casi todos los días, la forma de ser del propio protagonista ha impedido que se cumpliera una agenda que ha quedado a expensas del exfutbolista. Algo que ha repercutido negativamente para un Cádiz CF que ha hecho lo que buenamente ha podido con el salvadoreño.

El ídolo se despedía del cadismo en su feudo, el de él y el de todos. Aquel en el que deslumbró al mundo a la vez que acrecentó el mito. Su frase en el mural con su cara en Fondo Sur queda ya para la posteridad. Frase en la que no podía faltar la palabra que más veces ha repetido estos días: corazón.

Sobre las doce de la noche el salvadoreño y toda la comitiva de su país abandonaba Cádiz destino a Madrid donde en la mañana de hoy tomaban el vuelo con destino al país centroamericano. Un viaje de vuelta que podría ser el último de Mágico.

Y es que una vez que levantó sus pies de suelo gaditano, la pregunta ya rondaba a todo el cadismo. ¿Volverá? Pregunta difícilmente contestable. Han sido 17 años de espera, y solo un evento relacionado con sus 60 primaveras ha sido capaz de conquistarlo para volver a su segunda tierra.

La lógica dice que este viaje del astro a Cádiz ha sido el último de su vida. Pero cuando se habla de Mágico, la lógica parece algo irrisorio a la que solo se le puede mirar con una sonrisa en los labios. Ni él mismo sabe si volverá.