Matos lleva dos partidos en el once.
Matos lleva dos partidos en el once.

Cádiz CF

Los laterales ya calman a Cervera

Es la primera vez desde que está en Cádiz que el técnico se siente seguro con sus defensas de banda

Por  19:10 h.

Desde su primer día en Carranza como entrenador del equipo local, a Álvaro Cervera ya se le veía obsesionado con los laterales. ¿Quién no recuerda acaso aquella milagrosa fase de ascenso que comenzó con un once sorprendentemente (acertado) en el que aparecían dos laterales inéditos en el momento más importante de tan ardua temporada? Hasta ese momento, antes de recibir al Racing de Ferrol en Carranza en un encuentro que acabó con tablas y sin goles, el técnico cadista había mantenido el ‘statu quo’ en los laterales de Claudio Barragán. Es decir, Juanjo en la banda derecha y Andrés Sánchez en la izquierda, con contada presencia de Luis Pavez en la última jornada de la temporada regular en la que se ganó al Jaén 0-1. Pues bien, cuatro jornadas le sirvieron a Cervera para percatarse de que tenía que hacer algo para cambiar al equipo desde su base. Y vaya si lo hizo porque nada más conocerse su primer y glorioso once de aquel ‘play off’ aparecían como carrileros Servando en la izquierda y Carmona en la derecha.

El resultado no le pudo salir mejor. Andrés Sánchez ni olió aquel ‘play off’ pese a contar con el apoyo de la grada y Servando se hizo con el carril zurdo en unos seis partidos en los que fue de más a menos. Sí efectuó, mediada la fase de ascenso, un cambio en el otro flanco. Carmona jugó los tres partidos primeros y Juanjo remató el ‘play off’ ante Racing y Hércules.

Una vez ascendido, a Cervera le reforzaron el equipo. Se quedó con Juanjo, pero apenas le dio carrete y acabó marchándose en el mercado de invierno a Murcia. Carpio, que venía del Alavés, fue el lateral derecho fijo una temporada que acabó de suplente el fichaje invernal Iván Malón. Más cambios hubo en el flanco izquierdo, donde Brian obtuvo mucho más protagonismo que un Luis Ruiz que de vez en cuando aparecía por el once para incredulidad de muchos. Parecía raro, pero tan solo Cervera comenzaba a estar enseñando la patita de que el lateral barcelonés no terminaba de gustarle. Desde entonces, a Brian se le ha estado buscando salida sin mucho éxito.

Mucho más cambiante fue la pasada temporada en la que Cervera comenzó con Carpio y Correa como laterales derechos y Brian Oliván y Lucas Bijker como zurdos. Por un lado, el lateral salmantino comenzó siendo dueño y señor del lateral diestro mientras Rober Correa apenas contaba con protagonismo hasta que de la noche a la mañana, y sin un aparente bajón de rendimiento de Carpio, Cervera los rotó y el pacense fue el que terminó jugando como titular mientras Carpio acababa saliendo del club por la puerta trasera después de haberse ganado el cariño y el respeto de una afición que todavía se pregunta el por qué de ese portazo que recibió el ex del Alavés por parte de Álvaro Cervera.

Temporada pasada

Y si las cosas variaron, aunque de una manera equilibrada en la derecha, en la izquierda fue constante el cambio de cromos de Cervera con Brian Oliván y Lucas Bijker, dos carrileros que a veces evidenciaban en el campo sus continuas dudas de qué hacer o no hacer en función de las circunstancias. Fueron tantos los cambios que realizó el técnico amarillo que no podría afirmase a ciencia cierta quién de los dos era el titular.
De hecho, con tantas dudas acabó aquel año Cervera que no dudó en pedir al entonces director deportivo que le buscase salida a Brian y dejase salir a Lucas Bijker en cuanto llegó una oferta del fútbol europeo. El lateral holandés sí salió fácil pero la marcha del catalán volvía a enquistarse para desesperación de un Cervera que no dudó en castigarle con el ostracismo en las primeras jornadas de Liga en beneficio de Matos.

Mientras en la banda derecha, Correa seguía un año más aunque le tocaba dejar hueco en el once a David Carmona, que como Matos, llegaban del Sevilla Atlético, con el que acababan de descender a Segunda B.
La Liga comenzó como se sabe de una manera muy irregular siendo los laterales titulares los sevillistas Matos y Carmona, a los que les pasó por encima la debilidad inicial del equipo en los primeros compases de la competición. Tan mal iban los resultados que pronto Cervera comenzó a mover sus fichas. Al primero que metió en detrimento de Carmona fue a Rober Correa, que volvió para quedarse y está demostrando en estos momentos un rendimiento increíble.

El lateral extremeño es indiscutible y Carmona, la verdad, apenas le puede hacer sombra. Pero las cosas seguían sin funcionar en la banda izquierda y Cervera daba su brazo a torcer dejando entrar a Brian, que en Copa del Rey ya cumplía con creces, en un once del que solo ha salido en las dos últimas semanas por molestias musculares y después, por enésima vez, de que el club le haya buscado una salida en el mercado invernal sin conseguírsela finalmente. Debido a esa idea llegó Espino, que hasta el momento observa desde la grada como tanto Matos, ahora, como Correa, tienen calmado a un entrenador que parece haberse olvidado de su obsesión.