Ortuño fue una pesadilla para la defensa del Córdoba CF.
Ortuño fue una pesadilla para la defensa del Córdoba CF.

CÁDIZ CF

Los jugadores del Cádiz CF, uno a uno: No diga gol, diga Ortuño

El 'killer' cadista remonta el encuentro ante el Córdoba sacando a relucir el manual de goleador idílico

Por  17:45 h.

Ortuño fue determinante en la remontada de un Cádiz CF que sueña con alcanzar cotas mayores. El Córdoba CF fue esta vez su víctima (1-3) en una cita en la que Cifuentes, Álvaro, Brian y Aitor también dejaron huella.

Cifuentes (4): No pudo parar el penalti lanzado por Rodri y que significó el 1-0, pero por lo demás estuvo inconmensurable. De haberlo detenido su actuación hubiese sido de matrícula de honor. Decisivo una vez más al filo del descanso al salvar el gol cordobesista tras un remate acrobático de Rodri a bocajarro. Aclamado por la parroquia amarilla. No es para menos. Sufrió un choque fortuito con su compañero Aridane en la primera jugada del encuentro, aunque no le condicionó. Si el Cádiz CF está donde está, gran parte de culpa la tiene Cifuentes.

Carpio (2): Le tocó tapar las internadas de Javi Galán, uno de los canteranos que Luis Miguel Carrión ha subido al primer equipo, y sufrió bastante. Vivió una pesadilla constante hasta que su rival fue sustituido. Intentó cumplir.

Aridane (3): Regresaba al once inicial y tuvo que lidiar con la amenaza de Rodri. Atento en varias ocasiones, el insular estuvo algo blando y demasiado contemplativo en otras. No fue sencillo para él cuando el Córdoba apretó, aunque mantuvo el tipo. Al final, él y Sankaré tuvieron una doble amenaza, ya que a Rodri se unió Piovaccari.

Sankaré (3): Cometió el polémico penalti (con amarilla incluida) sobre Rodri Ríos. Picó y cayó en la trampa del delantero soriano, uno de los más peligrosos y astutos de la categoría. Providencial en ocasiones pero desbordado en otras, el central africano tiró de ímpetu y se sumó al ataque en las jugadas a balón parado para buscar el gol. Tuvo dos ocasiones para conseguirlo. En la segunda, muy clara, su disparo se marchó muy desviado.

Brian Oliván (4): Su centro a Ortuño fue medio gol en el 1-2. Tiene un guante en su pierna izquierda. Al contrario que Carpio, el lateral izquierdo se asomó más por el ataque y así llegó el gol de la remontada. También lo intentó a balón parado y vio una amarilla.

Garrido (3): Clave en la presión asfixiante del Cádiz CF al principio del encuentro, fue perdiendo peso cuando empujó el Córdoba. Desbordado en ocasiones por el empuje local. Contundente cuando era necesario. Vio la amarilla en la recta final.

Eddy Silvestre (0): Gris, obtuso, desaparecido, superado… Sin calificativos. Cervera apostó por él para ocupar la vacante del roteño José Mari. Regresaba al Nuevo Arcángel y tenía una difícil papeleta un futbolista que no es del agrado de la parroquia cadista. Pese a ello, el míster le dio minutos para demostrar su valía y, una vez más, nada de nada. Vio una amarilla en la segunda parte. Relevado en el 65′ por Aitor. Luego llegó la remontada.

Abdullah (3): Muy activo durante los primeros compases e implicado en la presión cuando los locales trataban de sacar el esférico. Completó 20 minutos muy positivos, aunque su participación fue decreciendo con el paso de los minutos por el empuje local. Al final, como sus compañeros, remontó el vuelo.

Salvi (1): Muy lejos de su mejor versión. No fue el día del sanluqueño, que estuvo totalmente desaparecido. No empezó mal pero se diluyó y pasó despercibido hasta su sustitución. Fue cambiado por Cervera poco antes de la hora de partido y dejó su sitio a Rubén Cruz.

Álvaro García (4): Determinante en la jugada del gol del empate. Asistencia magnífica para que Ortuño no fallara ante Kieszek. Trabajador y con talento. Apretó e incomodó a los blanquiverdes en la salida de balón al inicio, y provocó la amarilla de Antoñito antes de la media hora. Al final pudo liquidar el partido antes de que Aitor lo hiciese. Sustituido en el alargue.

Rubén Cruz (3): Fue la primera carta que sacó Cervera para cambiar la dinámica, aún con empate a cero en el marcador. Lo intentó y ayudó en la remontada. Gran cambio de orientación en el 1-3.

Aitor (4): Entró por Eddy Silvestre, ya con 1-0 en el electrónico, y completó una brillante actuación. Buena prueba de ello es que cerró el partido con el tercer tanto, otro golazo de su cosecha. Experto en goles de bellísima factura.

Nico (s. c.): Entró en los últimos minutos por Álvaro García. Sin tiempo para nada.

EL MEJOR

Ortuño (5): KILLER CON MAYÚSCULAS. El gol corre por sus venas. No hay dudas de su condición de ‘Pichichi’ de Segunda (por ahora). Dos goles suyos hicieron posible la remontada. Primero batió a Kieszek en el mano a mano, tras ganarle la espalda a la zaga cordobesa y puso las tablas en el marcador cuando peor lo pasaba su equipo. Posteriormente colocó el cuero lejos del alcance del cancerbero con un ajustado testarazo, tras un gran centro de Brian. Pie y cabeza. Incansable e incombustible, el murciano es una auténtica garantía en la categoría de plata. Definición en estado puro.