Dani Güiza, determinante.
Dani Güiza, determinante.

CÁDIZ CF

Los jugadores del Cádiz CF, uno a uno: Güiza, de Alicante a Elche

Dos goles del jerezano en la recta final dan una épica victoria al Cádiz CF ante un equipo franjiverde superior con diez hombres

Por  20:43 h.

Álvaro Cervera optó por alinear a los mismos jugadores que acabaron con una sobresaliente actuación el año 2016. Un once idéntico al de la goleada al Sevilla Atlético se puso en liza en el Martínez Valero ante el Elche. Con un jugador más desde el minuto 24 por la expulsión del franjiverde Rober Correa, el Cádiz CF mostró una cara decepcionante en la segunda parte. Desbordado y superado por el Elche en el segundo asalto, sólo la magia de Abdullah y Güiza hicieron posible una victoria épica. Eso y el eterno idilio de Ortuño con el gol antes del descanso. Tres puntos más para soñar.

Alberto Cifuentes (3): Alternó grandes intervenciones con algunos momentos de dudas. Despejó un peligroso lanzamiento de Dorca, pero poco después no pudo evitar el gol de Pelayo (1-0). Volvió a aparecer en la segunda parte en un intento de Hervías y con una mano providencial tras disparo del incombustible Nino, que le puso en muchos apuros. Se volvió a cruzar en el camino de Hervías y en el de Armando, su verdugo en el 2-2, que no pudo sellar la igualada final. Tuvo demasiado trabajo.

Carpio (2): Tuvo trabajo por su banda con las acometidas de Iriondo y Hervías. Expeditivo en algunas acciones, se vio desbordado en otras. Luchó por mantener el tipo e incluso probó fortuna, sin demasiada fuerte, al final de la primera parte.

Aridane (1): No estuvo a su nivel. Falto de contundencia y totalmente desacertado en el primer gol del Elche, obra de Pelayo a los 15 minutos. Recordó al encajado hace algunas semanas en Tarragona. El omnipresente Nino (con 36 años) fue su peor pesadilla (sobre todo en la segunda parte). Desarbolado en muchas ocasiones, en otras intentó salvar a Cifuentes como pudo.

Sankaré (1): Más blando que de costumbre. Tampoco estuvo, ni de lejos, al nivel de los últimos partidos. Con su movilidad, Nino fue una auténtica pesadilla para él y Aridane al no tener una referencia estática a la que marcar. Eso sí, evitó un gol del veterano artillero tras una indecisión de Cifuentes.

Brian (2): Tiene un guante en su pie izquierdo. Cervera conoce sus condiciones a la perfección y las explota para sacar el mayor de los beneficios. También lo intentó con su disparo. En defensa sufrió más de la cuenta.

Garrido (3): El Cádiz CF perdió el norte sin él. Sólo jugó 45 minutos al ver la cartulina amarilla (los ilicitanos reclamaron algo más) por soltar el codo sobre Pelayo en la recta final del primer tiempo. Cervera no se la jugó (el Elche estaba con diez por expulsión de Rober Correa y se podía equilibrar el panorama en cualquier acción) y lo cambió por Eddy. Su ausencia en la segunda parte se noto en demasía y el Cádiz CF se vio desbordado por un Elche con un jugador menos. A día de hoy es clave en el engranaje del equipo y, sin embargo, no estará ante el Valladolid por acumulación de amonestaciones. El míster tendrá que buscar una solución de urgencia durante la semana.

Abdullah (3): Su pase sensacional a Güiza en el segundo gol vale oro. Estaba mostrando su versión más apática y, de buenas a primeras, Abdullah apareció. Desaparecido durante buena parte del encuentro e incómodo junto a Eddy, sacó su magia en el momento clave. También probó fotuna sin suerte. Vio una amarilla por un pisotón sobre Luis Pérez.

Nico Hidalgo (1): Le ha ganado la partida a Salvi en las últimas semanas. Sin embargo, en Elche no terminó de estar fino. Tardó casi media hora en crear su primera aproximación por banda. Antes había dejado un balón en los pies de Álvaro García, que culminó la jugada con un disparo. Y poco más. Dejó su lugar a Dani Güiza en el 60′. A la postre, decisión acertadísima de Cervera. Una más esta temporada.

Rubén Cruz (1): El esfuerzo no se le discute, pero no termina de dar un golpe sobre la mesa. Apareció poco sobre el césped del Martínez Valero. Pudo marcar al inicio de la segunda parte pero se topó con el zaguero Armando.

Álvaro García (3): Siempre es un quebradero de cabeza para las defensas rivales. Explosividad y desequilibrio en estado puro, provocó la primera amarilla del encuentro (sobre Rober, que poco después acabó expulsado) con una rápida internada, marca de la casa. Forma una sociedad ilimitada con Ortuño y el Cádiz CF lo agradece. De sus botas nació el 1-1. Nunca da por perdido un balón. En la segunda mitad bajó su rendimiento, aunque apareció en los minutos finales.

Ortuño (3): El de siempre salió al rescate del Cádiz CF en la primera parte. Año nuevo y las mismas costumbres. Un remate de cabeza inapelable tras un saque de esquina sirvió para colocar las tablas en el marcador a la media hora. Sigue su idilio con el gol. Además, el ariete motivó la segunda amarilla de Rober Correa en el minuto 24. Tuvo la primera ocasión a los cuatro minutos con un lanzamiento de falta que no vio puerta por poco. La segunda, al primer toque y tras centro de Álvaro, la detuvo Juan Carlos. A la tercera fue la vencida. Como el resto del equipo, desaparecido tras el intermedio. No le llegaron balones en el segundo asalto. Extenuado, dejó su lugar a Salvi en los últimos minutos.

Eddy (0): Tuvo medio tiempo para reivindicarse sobre el rectángulo de juego y sigue sin demostrar nada. Por si fuera poco, vio una amarilla por una dura entrada sobre Dorca. Su estilo de juego no es el de Garrido, pero con la marcha del vasco y su entrada, el equipo hizo aguas. Como si el Cádiz CF también hubiese jugado con diez en la segunda parte. Caótico.

Salvi (s. c.): Último cambio del Cádiz CF. Entró por Ortuño en la recta final para intentar aprovechar su velocidad a la contra. No tuvo demasiado tiempo.

EL MEJOR

Dani Güiza (5): Media hora estuvo sobre el césped, tiempo más que suficiente para sacar a relucir su magia. Parecía que no estaba y entonces… ¡zas! Dos goles como dos soles. A falta de diez minutos para el final, el jerezano aprovechó una asistencia magnífica de Abdullah y superó a Juan Carlos con una definición de otra categoría. Era el 1-2 Mucha clase en sus botas. Por si fuera poco, y tras el empate momentáneo de Armando, hizo el 2-3 con otra gran definición. Quien tuvo, retuvo. De Alicante a Elche, una nueva víctima. De otra galaxia.