Juan Carlos Cordero, junto a Paco López, gerente del club.
Juan Carlos Cordero, junto a Paco López, gerente del club.

Cádiz CF

Las prioridades de Cordero

El director deportivo sabe muy bien las demarcaciones donde debe apostar con fuerza

Por  12:50 h.

Aunque Juan Carlos Cordero sigue liado con la operación salida, con el permiso del fichaje del ariete Mario Barco, el director deportivo no para de darle vueltas a quiénes pueden ser los jugadores con los que contar el próximo año y que respondan a lo que él en estos momentos cree que son las prioridades de un Cádiz CF que se reforzará a marchas forzadas para cubrir las muchas bajas que se han conocido y que se seguirán conociendo.

En la cabeza de todos los cadistas está claramente qué posiciones deben ser las principales que Cordero debe preocuparse de reforzar con jugadores que ‘lo valgan’, lo que se vaya a gastar se entiende. Después, como en todas las plantillas, ya habrá otras demarcaciones para rellenar, pero lo primero es lo primero.

Sin embargo, más allá de fáciles conjeturas, Cordero se imagina un Cádiz CF distinto al que se puede imaginar cualquier cadista medianamente informado. Porque, por ejemplo, a Cordero no le importa en absoluto no reforzar con un fichaje potente el centro del campo ya que su confianza está plenamente volcada en los tres jugadores que tiene ahora mismo en esa demarcación como son Garrido, Álex y José Mari, este último sigue recuperándose de la lesión que sufrió en Zaragoza y se espera que comience la pretemporada como uno más. Eso sí, Cordero espera poder seguir contando con Garrido y álex, con los que sigue negociando la prolongación de sus contratos a la espera de que la Fiorentina o cualquier otro club no pague (o sí) la cláusula de tres millones de euros por el madrileño.

Sabido eso, Juan Carlos Cordero está volcando sus aspiraciones en reforzar seis demarcaciones. La primera de ellas es la portería, donde únicamente se encuentra un Cifuentes recién renovado pero con una edad como para ser consecuente con su retirada de camino al banquillo. Por eso mismo, el director deportivo confía en hacer llegar a Carranza a un portero que no solo pueda competir con el veterano arquero sino que se consolide en la portería cadista una vez pase esta temporada en la que acaba el contrato de Cifuentes. Ahora mismo, el internacional por Marruecos Munir es el mejor colocado, con el permiso de otros clubes.

Si ha habido esta temporada pasada una posición que siempre ha estado en disputa esa ha sido los dos laterales. Cervera se ha empeñado en mostrarlo semana tras semana en el lateral zurdo y no menos en el derecho, donde Carpio comenzó siendo dueño y señor hasta que en la segunda vuelta y tras una lesión del charro, al que se le renovó sorprendentemente, irrumpió Rober Correa. Lo de la banda izquierda fue más flagrante ya que ni Lucas Bijker, ya en el fútbol belga, ni Brian, con ofertas de Primera ahora, convencieron al técnico cadista. Por eso mismo, Cordero tiene tarea extra en esta demarcación ya que todo parece indicar que Brian seguirá el camino de salida si persiste el interés del Alavés. En el caso de confirmarse su salida, deberían llegar al Cádiz CF dos laterales zurdos ya que aunque el algecireño Tomás regrese de su cesión en el Toledo, club con el que ha descendido a Tercera pese a su gran aportación, no tendrá muchas opciones de seguir en el Cádiz CF a  no ser que le resulte interesante a Cervera. En la banda derecha el tema está de la siguiente manera: Correa es muy factible que siga aunque se busca un lateral contrastado y potencialmente titular ya que Carpio ha acabado no siendo del agrado del entrenador.

Otra posición que se busca reforzar concienzudamente son las bandas. Aquí, como no puede ser de otro modo, hay que esperar a conocer si Álvaro García y Salvi salen traspasados o no. Lo más seguro es que ambos extremos salgan de un equipo que espera como agua de mayo la llegada de dos hombres de ataque que refresque el juego ofensivo de un equipo anquilosado en un sistema caduco. Es ahí donde Cordero está quemando todas las naves porque en estos momentos tan solo cuenta con Moha, Aitor y Nico, tres jugadores que han decepcionado mucho la pasada campaña. Por tanto, deberían llegar dos hombres de banda abiertos, uno por banda, en definitva, dos extremos puros y del estilo de los dos jugadores por los que ahora se escuchan ofertas.

Por último, debe venir un delantero contrastado además de Barco, que llega para cumplir el papel de Carrillo, que seguirá aunque con etiqueta de ‘comodín’ ya que a Cervera le gusta tenerlo en la plantilla por su aportación tanto en la delantera como en la banda derecha. El gol es lo más caro y Cordero confía en que su elección mejore las prestaciones que dio su última adquisición en la figura de Barral, que nunca fue ese delantero que hiciera olvidar a Ortuño. La posición de mediapunta se le sigue confiando a Perea y Romera, ambos tendrán una segunda oportunidad.