Cádiz CF

Las Palmas – Cádiz (0-3) Machís es oro en la plata

Tres goles del venezolano dan los tres puntos a los de Cervera tras 84 minutos de feliz aburrimiento

Por  23:00 h.
Las Palmas
0
Cádiz
3
UD Las Palmas: Raúl Fernández (Nauzet, 82'), Eric Curbelo, Aythami, Deivid (Toni Robaina, 45'), De la Bella, Timor, Castellano, Lemos, Fidel, Srnic (Rafa Mir, 67') y Rubén Castro.
Cádiz CF: Cifuentes, Correa, Sergio González, Kecojevic, Matos, Edu Ramos (Garrido, 45'), José Mari, Machís, Jairo, Akexte (Álex, 88') y Manu Vallejo (Jovanovic, 71').
Goles: 0-1: Machís (84'); 0-2: Machís (87'); 0-3: Machís (92').
Árbitro: Santiago Varón Aceitón (balear). Amonestó a los locales de Deivid, Fidel, Por los cadistas, enseñó cartulinas amarillas a Edu Ramos, Garrido, Jovanovic
Incidencias: Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del exfutbolista canario Ernesto Aparicio.
Estadio Nuevo Insular.

Darwin debe ser un nombre típico en otra galaxia, de donde viene Machís, un jugador que marca las diferencias en Segunda que no se entiende que no esté en Primera. El jugador venezolano ya estaba siendo el mejor de los suyos en mitad de un encuentro que estaba siendo soporífero hasta que el jugador cadista comenzó a golear. ¡Y de qué manera! Machís es oro en la categoría de plata. Se desconoce si el Cádiz CF estará a o no en ‘play off’, pero en el caso de estarlo Vizcaíno ya debe ir contratanto a un comando que secuestre al mejor jugador de Segunda para que no acuda con su selección a la víspera de la maldita Copa América. Hoy por hoy, si este Cádiz CF tiene opciones de todos las tiene por tener al mejor jugador de la categoría.

Sacaba un once Cervera arriesgado y motivado por las circunstancias debido a las molestias que arrastraban aún Marcos Mauro y Garrido, ninguno de ellos para jugar un partido al completo. Debido a ello, el técnico se la jugaba con el canterano Sergio González, que a los dos minutos ya sufría el robo de la cartera por parte de Rubén Castro, que tras irse cómodamente del defensor cadista estrelló el balón en el palo tras encontrarse con Cifuentes. Menudo bautizo en la retaguardia…

No habían pasado ni dos minutos cuando Sergio volvió a irse al suelo en un cuerpo a cuerpo con Fidel, al que le llegó el balón tras un error garrafal de Kecojevic en el control de un balón. Tras dejar atrás al canterano, el disparo raso con la zurda de Fidel se iba lamiendo el palo izquierdo de Cervera. Ni cinco minutos habían pasado y Las Palmas ya se había aprovechado hasta en dos ocasiones claras de una defensa cadista de lo más vulnerable.

El primer acercamiento cadista fue en el minuto 9 y tras un centro por la derecha que se comió Eric Curbelo y que empalmó con la zurda Machís sin encontrar puerta. Fue esa ocasión el comienzo de la reacción gaditana porque al menos Las Palmas frenó un poco en la intensidad. Equilibrada la cosa, Machís se inventó un jugadón con el que el Cádiz CF se plantó en el área ‘pío pió’ para que Jairo, que dobló bien al venezolano, chutase fuerte y raso para que Raúl Fernández repeliese el esférico con alguna dificultad.

La pena de todo, de tener un gran ataque, es que este Cádiz CF se ha convertido en coladero importante atrás. ¿Quién lo diría? Pero lo cierto es que Las Palmas, con muy poco, se metía en campo gaditano con muchísima facilidad para mayor ronquera de Cifuentes.

Una vez pasadas las primeras ocasiones para unos y otros, ambos equipos se dieron unos minutos de paz. Los de Cervera, que salieron con 4-4-2 claro aunque con libertad de movimientos casi que para los cuatro de arriba, consiguieron al menos apaciguar un partido que había empezado realmente mal. A pesar de la bisoñez defensiva, el Cádiz CF era lo suficientemente valiente, también puede verse como imprudente, como para irse a la presión arriba. Poco a poco, los amarillos, ayer con una elegante equipación azul y blanco, fueron serenando el partido, si bien, Las Palmas continuaba buscando las cosquillas a su rival volcando buena parte de su ataque por la banda de Matos.

Con empate a cero se llegó a un descanso que le vino bien al Cádiz CF para que Cervera metiese a su hombre más valioso, Garrido, que no competía desde que se lesionó el 10 de febrero en Alcorcón. Pese a la entrada del vasco, el equipo gaditano no consiguió mayor agresividad ni llegada. De hecho, era Las Palmas el primero en buscar fortuna después de que Timor, con un lanzamiento desde fuera del área que repelió Cifuentes dejando el balón a Lemos, que en su rechace se encontró con la pierna de Garrido para alivio del meta cadista.

Tuvo que ser otra vez una oportunidad canaria lo que hiciera despertar al Cádiz CF, que se quedó de piedra cuando el colegiado no vio un penalti claro sobre Manu Vallejo cuando el chiclanero se disponía a rematar a bocajarro un centro a la boca de gol de Machís.

Un penalti claro sobre Manu Vallejo

Seguía la misma cadencia el partido, que igual sorprendía con una ocasión gaditana como con otra canaria, como una de Timor, que remató asombrosamente solo desde el balcón del área para ver como su potente zurdazo se iba por poco fuera.

Aburridos pasaban los minutos con la sensación de un Cádiz CF instalado en la comodidad de no dar un paso al frente confiando demasiado en sus individualidades, que tampoco conseguían ningún tipo de asociación interesante.

Lo cierto es que este Cádiz CF aburre someramente. Solo cuando el balón le llega a Machís con espacios el cadista de a pie se incorpora en el sofá con la esperanza de ver algo inaudito. Normalmente siempre ve algo, pero el fútbol no es tan fácil como para que el venezolano haga gol como su tuviese una varita mágica.

Y pese a que el partido del Cádiz CF estaba siendo muy similar a sus últimos encuentros, lo mejor era que Las Palmas está aún peor que los de Cervera, que sin hacer prácticamente nada se colaban en la última media hora de juego con el asunto más o menos controlado.

A diez del final, Las Palmas gastaba su tercer cambio y lo tenía que hacer para cambiar al portero Raúl Fernández, que se llevó un golpe tremendo por culpa de un Jovanovic recién entrado en el campo que no midió nada bien su acción ante el portero local, que dejaba su puesto a Nauzet.

El cambio no le sentó nada bien al equipo local, que se tomó un respiro, el que aprovechó el Cádiz CF para entre Correa y Aketxe por banda derecha dejar un balón en el corazón del área para que Machís, quien si no, se sacase un derechazo ajustado a la cepa del para que Nauzet tuviese que recoger el balón de la portería como su primera intervención del partido.

El gol dispersó aún más al conjunto canario, que en su torpe intento de irse arriba se vio sorprendido de nuevo por la banda derecha del Cádiz CF. Otra vez Correa resurgía para meter un pase de la muerte a Machís que el venezolano no desperdició para sentenciar un encuentro que el Cádiz CF ganó por llevar sus grandes dosis de aburrimiento a un rival que acabó contagiado, desenchufado y literalmente dormido. Tan dormido como para que Machís se frotase las manos para terminar de ejecutar a un rival que contemplaba como el ‘vinotinto’ firmaba su ‘hat trick’ con una vaselina perfecta sobre Nauzet, que por tener tuvo el mismo papel que una sandía.

Es lo que tiene entrar en el juego de un Cervera al que sin duda le vendrá de perlas esta victoria para seguir creyendo en lo que hace, seguir perfeccionado el método, continuar aburriendo a su feliz hinchada, pero todo, caminito de Primera. Si es por la mayoría de la parroquia, seguro que tiene luz verde para mantenerse firme en sus efectivos y acertados planteamientos.