Manolo Vizcaíno y Quique Pina, en una imagen de archivo.
Manolo Vizcaíno y Quique Pina, en una imagen de archivo.

Cádiz CF

La vida sigue igual en el Cádiz CF

La relación entre Vizcaíno y Pina sigue siendo la misma y el murciano seguirá apoyando al club gaditano desde Granada

Por  10:00 h.

El ‘cachorro’ Salinas empujaba el balón sobre la línea de gol de la portería de fondo sur que defendía el Cádiz CF y por quinto año consecutivo las nubes negras se amontonaban sobre Carranza. El cadismo, desolado de nuevo, volvía a mirarse a la cara y comenzaba a dudar. Otra vez se repetía la misma y triste historia. El enésimo fracaso del equipo hundía las esperanzas de una entidad amparada por una masa social sin la cual, sin duda, ya habría desaparecido del mapa.

Otros años, con leyes concursales de por medio, problemas económicos en el club, impagos a la plantilla y más argumentos negros sobre la mesa, siempre, la sombra de la desaparición aparecía cada vez que el Cádiz CF la pifiaba en el campo y se quedaba con sus huesos en el pozo de la Segunda División B. sin embargo, desde la llegada de Manuel Vizcaíno, la afición como que se ha tranquilizado en la institucional y tan solo se deprime por lo deportivo. Algo es algo, la verdad. Ya en Hospitalet, hace un año y poco, y recién golpeado el Cádiz CF tras recibir un varapalo enorme en forma de eliminación ‘in extremis’ contra el conjunto catalán en la primera eliminatoria por el ascenso, salió a escena el presidente Vizcaíno para mandar, raudo y veloz, un mensaje de optimismo a una afición que en esos momentos aún se encontraba tirada en la grada, en el asiento de su casa, a los pies del autobús del equipo o donde fuese tras volver a recibir un mazazo ‘made in Anduva’ o similar. Las palabras de Vizcaíno restando importancia al nuevo fiasco sonaron más bien frías y hasta distantes con una afición que en ese momento se estaba pegando cabezazos contra la pared, pero con el tiempo el discurso del presidente del Cádiz CF siempre ha sido el mismo. Levantar la cabeza justo en el momento en que el rival te hace doblar las rodillas. Y así se encaró una pretemporada y una temporada en la que Vizcaíno, junto a Pina, construyó un equipo de garantías para un ascenso que se desvaneció en el ‘play off’ tras un paseo a la ligera por el grupo IV.

¿Se cerró el grifo en el mercado invernal?

No obstante, este año parecía diferente. Varios informaciones apuntaban a que Quique Pina había decidido cerrar el grifo y la prueba evidente de esa medida fue ver lo poco que se reforzó el Cádiz CF en el mercado invernal cuando la temporada pedía a gritos fichajes para fortalecer la defensa. Por entonces, las arcas del club tampoco estaban muy saneadas y hacer un desembolso no estaba previsto. Finalmente, Hugo fue el único refiuerzo y procedía de La Hoya Lorca. Por tanto, no es que se tirase la casa por la ventana.

Siguiendo esa misma hipótesis, sobre el entorno del Cádiz CF revoloteó la idea de que en el caso de que los de Claudio Barragán no consiguiesen el ascenso, Quique Pina dejaría de implicarse en el proyecto de Vizcaíno y, por consiguiente, el equipo se vería seriamente dañado. Sabedor de ello, el presidente del Cádiz CF no tardó en manifestar a los medios que sus amigos no son de los que se bajan del barco a las primeras de cambio.

Estas palabras también han tenido su reacción en Granada, donde Pina, al margen por completo de las críticas que despierta entre su afición sus devaneos con el Cádiz CF, ha vuelto a romper una lanza por el equipo gaditano y en declaraciones a El Desmarque despejó las dudas por completo. De entrada, aprobó los cinco primeros fichajes que el Cádiz CF hizo oficial el pasado fin de semana. “Yo sé que el Cádiz CF hará un equipo mejor que el del año pasado. Los fichajes que han llegado hasta ahora no son de mucho nombre, pero los conozco y son jugadores de nivel alto para la categoría”.

Y por si existiera alguna duda, remató diciendo que conoce “a quien dirige el Cádiz CF en lo deportivo (Jorge Cordero) y en lo presidencial (Manuel Vizcaíno) y tengo claro que van a por todas”. Y aunque no da pistas sobre la continuidad o no de sus jugadores cedidos esta temporada en el Cádiz CF (Navarrete, Migue García, Jona o Garrido), sí que reafirma su compromiso con el club amarillo. “Yo siempre ayudaré al Cádiz CF en la cesión de jugadores. Los nombres se irán viendo. De momento creo que todos los que he llevado han demostrado que son buenos”.

Pues bien, la pronta llegada del central canario Aridane, proveniente del Olot, es su primera señal de lo que él confirma como inevitable: su ayuda al Cádiz CF, club en el que la vida sigue igual.