Juan Carlos Cordero, Manuel Vizcaíno y David Navarro, en El Rosal.
Juan Carlos Cordero, Manuel Vizcaíno y David Navarro, en El Rosal.

Cádiz CF

La versión de Vizcaíno chirría en el seno del cuerpo técnico

El presidente del Cádiz CF dijo que "jamás se pisó el frenó" en materia de fichajes el pasado verano

Por  8:00 h.

Manuel Vizcaíno se mostró muy transparente el pasado lunes en el Ateneo, donde dijo, entre otras muchas cosas, que “jamás” le dijo a Juan Carlos Cordero que frenase de hacer fichajes durante el pasado mercado veraniego mientras no se vendiese a Álvaro García. “Le dije que tirara hacia delante. Jamás se levantó el pie”, manifestó rotundo ante una poblada sala de conferencias del Ateneo gaditano.

Pues bien, esta afirmación no liga muy bien con la versión que maneja buena parte del cuerpo técnico actual del Cádiz CF. Un cuerpo técnico que a tres días del comienzo liguero ante el Almería en Carranza tenía la preocupación de no poder disponer de los diez fichajes dado que el club aún no los había inscrito debido al límite salarial antes de la venta de Alvarito.

Pero de buenas a primeras, y por obra y gracia de Manuel Vizcaíno, que fue el que llevó la negociación del traspaso de Alvarito, el Cádiz CF cuelga en su web un comunicado el lunes 13 de agosto por la tarde-noche en el que anuncia que el Huesca ha adquirido el 50% de los derechos económicos del jugador garantizándose con ello el club cadista el ingreso de 500.000 euros adelantados (de los 3 que se firmaron en un principio) con los que Vizcaíno pudo inscribir a los fichajes para que pudiesen estar a disposición de Cervera la primera jornada.

Fue tal la alegría y la satisfacción, más bien el respiro, del presidente cadista que al día siguiente, martes 14, se presentó, acompañado del directivo Jorge Cobo, en la ciudad deportiva del Rosal para dar la buena nueva al cuerpo técnico encabezado por Cervera. Allí, en el vestuario que los técnicos tienen en El Rosal, Manuel Vizcaíno se dirigió a todos ellos, Álvaro Cervera, Roberto Perera, Lolo Bocardo, David Navarro, Javier Manzano y Juan Carlos Cordero, para decirles por fin que “ahora ya podemos inscribir a los fichajes” a tres días del debut liguero. De hecho, el sevillano acababa de llegar de LaLiga, donde le había aprobado el acuerdo recién sellado con la entidad del Alto Aragón.

Ahí no queda la cosa ya que, y aprovechando la presencia del entonces director deportivo, se dirigió a Cordero para exhortarle: “Eso sí, Juan Carlos, ahora está todo paralizado en el tema de los fichajes porque no podemos fichar. Ahora hay que parar. Es lo que tenemos”. Era 14 de agosto y al director deportivo se le cerraba las puertas de negociaciones importantes ya que aún quedaban delanteros ‘tops’ de Segunda como Álvaro Vàzquez, por ejemplo.

Era tal el alivio que presentó Vizcaíno aquella mañana en El Rosal que no dudo decirle a su cuerpo técnico que él tenía pensado ir a celebrar la media venta de Alvarito, por mucho que después el utrerano ni quisiera ir al Huesca ni hubiera firmado nada. Eso sí, el medio kilo llegó como anillo al dedo para poder inscribir a los fichajes cadistas.

Debido a ello, el Cádiz CF respiró y aunque Vizcaíno garantizase que, con dinero oscense o no, la inscripción de los fichajes era algo que tenía asegurado aunque fuese presentando un aval de su bolsillo, el caso es que su director deportivo no pudo ponerse manos a la obra en la búsqueda de un delantero hasta el día miércoles 22 de agosto por la tarde en la que el Rayo Vallecano paga cinco millones por Alvarito y da luz verde de nuevo a la dirección deportiva cadista para buscar un delantero que no llegó.