Brian Oliván golpea el balón durante un entrenamiento celebrado en El Rosal.
Brian Oliván golpea el balón durante un entrenamiento celebrado en El Rosal.

Cádiz CF

¿La última oportunidad de Brian?

La lesión de Juan Hernández podría abrirle las puertas al lateral para ‘poder atacar’ como extremo

Por  17:30 h.

Es una posibilidad. Solo una, pero está ahí. La lesión de Juan Hernández ha dejado a Cervera con solo a Manu Vallejo como extremo zurdo ya que Jairo sigue lesionado y aún le queda, como mínimo, tres semanas más de recuperación y fuera de la competición.

Y sí. Puede que a alguien del cuerpo técnico se le haya encendido la luz y haya pensado en Brian Oliván como ‘parche’ para que el canterano cadista no se vea cargado de minutos en la banda izquierda. La teoría es cuanto menos razonable. Y es que si a Cervera no le gusta Brian Oliván porque el catalán sube mucho la banda y se olvida de sus quehaceres defensivos, ¿qué más le dará probarlo como extremo y que el chico suba y suba lo que le dé la gana y, además, eche un cable en defensa?

Que se dé o no la circunstancia, el caso es que Cervera ha notado una mejoría tanto en la actitud como en la aptitud del defensa con aires de extremo. Ayer mismo, el entrenador del Cádiz CF admitió que Brian ha comenzado la temporada trabajando como el que más y asumiendo las duras palabras que le dedicó y que tan poco gustó tanto en la dirección deportiva como al propio jugador. «Mi relación con él es la misma, lo único que yo hago es tomar una decisión. La mía con él es que yo soy su entrenador, ser honrado y luego tomar una decisión. Si cada jugador se va a enfadar conmigo pues imagina…», dijo en alusión a las declaraciones de pretemporada en las que vino a decir que tanto a Brian como a él le venía bien no verse las caras por el bien de ambos.

«Hemos tenido algún problema, pero más por su situación que por el propio jugador. Mi relación con él es como con cualquier otro. Tengo que tomar decisiones. Mi relación con Brian es entrenar», confesó el preparador amarillo.
Sin embargo, las cosas parecen haber mejorado entre un entrenador que, quiera o no, está obligado a seguir contando con él por el bien general del equipo. «Ha habido un momento en el que no iba a jugar aquí por el camino que íbamos, pero ahora lo veo mucho más centrado y bien. Hubo momentos en los que los futbolistas creo que se equivocan y toman una reacción contraria. Ahora lo veo más tranquilo», manifestó esperanzado.