Álvaro Cervera y Víctor Espárrago, dos grandes entrenadores del Cádiz CF
Álvaro Cervera y Víctor Espárrago, dos grandes entrenadores del Cádiz CF

Cádiz CF

La renovación de Cervera, en el espejo de Espárrago días antes de ascender en Chapín

El actual técnico amarillo vive una situación similar a la del uruguayo que no confirmó su continuidad hasta dos jornadas antes de subir a Primera

Por  11:47 h.

Solo cuatro entrenadores de los 22 equipos de Segunda División tienen asegurada a día de hoy su continuidad en los banquillos de sus clubes la próxima temporada. De los cuatro, uno fichó poco antes del inicio de la pandemia por lo que su presencia la próxima campaña se podría dar hasta por lógica, mientras que los otros tres son técnicos que han aterrizado en sus equipos en esta misma campaña.

Sergio Pellicer en el Málaga, Luis Carrión en el Numancia, Fernando Vázquez en el Deportivo y José Ramón Sandoval en el Fuenlabrada, son los cuatro entrenadores que tienen garantizada su continuidad. Solo el técnico del cuadro soriano ha comenzado esta temporada con su equipo, mientras que los otros tres han fichado esta campaña. Todo ello muestra de que el caso que ahora se vive en el Cádiz CF no es algo descabellado ni tampoco una locura.

Cierto es que la situación que vive Álvaro Cervera en el conjunto cadista debería estar más que atajada desde hace meses. Por el trabajo del entrenador, su rendimiento en el conjunto cadista, la temporada que está haciendo el equipo…, todos ellos motivos de sobra para garantizar la continuidad del entrenador en el futuro cadista.

Sin embargo, también hay que resaltar que dicho todo lo anterior respecto al resto de equipos de Segunda División, lo que ahora se vive en el Cádiz CF no es una anomalía ni algo extraño, se puede considerar hasta normal teniendo en cuenta que hay 18 entrenadores que no saben donde estarán la próxima campaña.

Puntos de vista. Un entrenador que merece de sobra renovar, un club que quiere hacerlo cuando crea conveniente.

Situación esta que no es ni mucho menos una moda ni algo que se está haciendo ahora por casualidad. Se puede considerar que es algo habitual en el fútbol español, y por qué no decirlo, hasta en el Cádiz CF.

El voto de confianza de Antonio Muñoz

Álvaro Cervera y Manuel Vizcaíno tienen un espejo en el que mirarse, el de Víctor Espárrago y Antonio Muñoz en el año 2005. Por aquel entonces, el Cádiz CF vivía su segundo año consecutivo en Segunda tras haber abandonado el pozo de la categoría de bronce dos campañas antes en Las Palmas. Jose González había firmado el ascenso y una brillante permanencia en la categoría de plata sin pasar apuros, pero el técnico cadista encontró el premio de la Primera División en Albacete.

Fue entonces cuando Muñoz, presidente por entonces, confió el equipo cadista en un viejo conocido como Víctor Espárrago que aprovechó la base exitosa del Cádiz para hacer una temporada de ensueño y lograr el ascenso a Primera ante el eterno rival en Chapín.

El técnico uruguayo firmó por entonces por una temporada y mucho se habló de su renovación durante toda la temporada, teniendo en cuenta la gran campaña que el Cádiz CF estaba realizando. Situación totalmente similar a la actual.

Sin embargo, no fue hasta dos jornadas antes del final de campaña, y cuando el Cádiz CF se estaba jugando el ascenso de categoría, cuando Muñoz decidió renovar a su entrenador.

El presidente renovaba a su cuerpo técnico independientemente del resultado final. “Es una noticia que esperaba el cadismo, lo que ya ha hecho el equipo es un éxito“, decía Muñoz por entonces.  Y es que Espárrago, al igual que ahora Cervera, contaba con el total beneplácito de la hinchada amarilla.

Una apuesta de futuro y de confianza que podría darse en el Cádiz CF actual. Aunque las negociaciones sobre la renovación de Cervera están paradas a la espera de que se reanude la competición y del final de esta atípica temporada, nada puede descartarse sobre el futuro del entrenador cadista. Méritos ha hecho de sobra y renovarlo ahora sería, como hizo Muñoz con Espárrago, un voto de confianza total en el entrenador. No obstante, los tiempos ahora corren del lado de un club que tiene como objetivo único ascender a la máxima categoría.