Álvaro Cervera da instrucciones.
Álvaro Cervera da instrucciones.

Cádiz CF

La renovación de Álvaro Cervera; una continuidad llena de factores

La continuidad del entrenador sigue a la espera con dos partes que están condenadas a entenderse

Por  19:09 h.

Hay calma, mucha calma en el actual Cádiz CF. No es para menos, la marcha deportiva del equipo es prácticamente inmaculada con un líder sólido y por momentos hasta sobrado en puntos en la clasificación. Una calma ganada a pulso pero que se convierte en tensa si se habla de la renovación del patrón y líder del barco, Álvaro Cervera.

Como es sabido, el entrenador cadista acaba contrato a finales de la pasada temporada. Una vinculación con el club que de no prolongarse podría fin a cuatro temporadas y un ‘play off’ que lo encumbrarían como el entrenador con más partidos en la historia del club, con más partidos ganados que perdidos y a la espera de lo que se pueda conseguir esta campaña.

Lo conseguido a nivel deportivo tiene seguramente los lunares de dos temporadas en las que se escapó la fase de ascenso a última hora. Ese lunar contrasta con el mayoritario cariño que gran parte de la hinchada amarilla tiene con el ‘gafa’. Y es que nunca antes se vio una admiración tan enorme por el entrenador del Cádiz CF por buena parte de la afición. 

Teniendo en cuenta estas premisas de dentro y fuera del campo, una de ellas condiciona que por ahora el técnico cadista no tenga encima de la mesa un contrato de renovación con el club. Al respecto, hay que aclarar en que la intención de la dirección deportiva y del Cádiz CF es que Cervera siga, pero con condicionantes que el club está valorando.

Uno de ellos es precisamente el lunar deportivo de Cervera en las dos últimas campañas. Quedarse fuera del ‘play off’ teniéndolo en la mano ha sido el principal déficit del trabajo del entrenador en su etapa cadista. Sobre todo la pasada campaña en la que con dos partidos ante rivales sin nada en juego, el Cádiz CF no fue capaz de sumar un solo punto. A ello hay que unir el esfuerzo que en el mercado invernal se hizo por reforzar el equipo con el fichaje, sobre todo, de Machís. Incorporación que en el club veían como clave para al menos luchar por el ascenso.

¿Por qué no se renueva ya a Cervera? Desde la entidad quieren que el entrenador evolucione como lo ha hecho el club y el propio equipo. El liderato del Cádiz CF es una baza a favor del entrenador y seguro que por ahí gana muchos enteros, pero desde la entidad son precavidos y esperan que pasen las jornadas para comprobar el rendimiento de un equipo, muy reforzado, a medio y largo plazo de esta temporada. Vizcaíno y Arias no son tontos, saben de lo que supone la figura del entrenador para todo el entorno amarillo, y son consientes que Cervera ha dado mucho al club en ese crecimiento, pero entienden que el momento de su renovación debe esperar, como aseguró hace semanas el propio Arias. 

La postura del entrenador

Y con esa tensa espera, Cervera ha optado, no le queda otra, por esperar. El técnico ya ha reconocido que “no hay nada de la renovación y yo me dedico a trabajar”. Eso sí, el míster amarillo también juega sus bazas.

La primera de ella es la trayectoria del equipo. Líder con 35 de 45 puntos y demostrando un nivel competitivo mayor que el de otras temporadas, Cervera sabe que ahora mismo no hay quien le tosa. No obstante, el técnico no olvida que aún queda mucho y que todavía tiene que llegar el mal momento, y será ahí cuando se compruebe la verdadera respuesta del líder.

Otro de los argumentos del entrenador es que entiende que su rendimiento en el club ha sido más positivo que negativo, y ahí están los resultados. Un ascenso y tres temporadas seguidas en la zona alta de la clasificación, más el liderato actual, son datos incontestables que avalan su trayectoria. Es cierto que se ha escapado el ‘play off’ dos veces, pero hay que valorar que desde que volvió a Segunda el equipo no ha sufrido ni por asomo el miedo del descenso. 

Y a todo lo anterior, no hay que olvidar las ‘novias’ que le pueden surgir a Cervera. A partir de enero, el técnico puede negociar con cualquier equipo y tiene cartel de sobra para entrenar a la mayoría de equipos de Segunda e incluso para dirigir a alguno en la máxima categoría. El entrenador está tranquilo porque sabe que trabajo no le va a faltar pero su primera idea es seguir de amarillo y si puede ser en Primera mucho mejor.

Una postura a la espera con una renovación en ‘stand by’ y molesta por declaraciones. El técnico ha reconocido públicamente que no le han gustado cosas que tanto Vizcaíno como Arias han dicho sobre su continuidad. Afirmaciones que Cervera pasa de largo pero no olvida, a la espera de sentarse con un presidente que, en el fondo, quiere renovarlo y un entrenador que, en el fondo, quiere seguir.

¿Están condenados a entenderse? Seguramente sí, pero a más victorias y a más días, el tiempo irá dictando sentencia.