El director deportivo Óscar Arias y David Navarro, en El Rosal.
El director deportivo Óscar Arias y David Navarro, en El Rosal.

Cádiz CF

La puerta de Óscar Arias comienza a sonar

Al director deportivo del Cádiz CF le espera un final de año lleno de negociaciones

Por  8:00 h.

Se aproxima el mes de enero, fecha en la que a partir de ahí muchos jugadores que acaban contrato en junio pueden comenzar a negociar con otros clubes con tal de tener asegurado su futuro una vez finiquiten sus contratos con el club en el que en ese momento están.

Lo mejor, como en todo, suele ser no esperar hasta el final por muchos motivos, entre otros, una lesión que frustre cualquier operación tanto de renovación como de nuevo equipo. Ese está siendo el caso de Álex Fernández, que se encuentra muy cerca de cerrar su renovación con el Cádiz CF después de cantidad de conversaciones entre su representante, el exjugador colchonero Juanma López y el director deportivo actual, Óscar Arias, y el de hace poco más de dos meses, Juan Carlos Cordero.

El caso es que la negociación entre una parte y otra ha pasado por cantidad de momentos. Desde el acercamiento al distanciamiento, pasando por el estancamiento. Las conversaciones las comenzó Cordero, que siempre se mantuvo en sus trece de no poder dar el paso que parece va a dar su sucesor en el cargo. Y es que el cartagenero, siguiendo su política de equilibrio económico dentro del vestuario, no era (ni es) muy amigo de dar a un mediocentro, incluso de la calidad de Álex, lo que en teoría, y acorde al presupuesto de un club de clase media-baja de Segunda, debe recaer en un delantero ‘Top’, que al fin y al cabo es que el suele ganar los partidos. La regla de tres es bien sencilla. Si al centrocampista se va a dar ‘equis’ haciéndole -como va a ser el caso del de Alcalá de Henares, ¿cuánto no se le va a tener que dar al delantero que marque las diferencias? El que eche las cuentas se dará cuenta de que la caja del Cádiz CF, ahora a rebosar por lo ingresado por Alvarito, con este tipo de renovaciones, pronto se quedará temblando.

El caso es que la política de Arias, bajo el consentimiento de Manuel Vizcaíno, es muy distinta a la austera de Cordero. El presidente del Cádiz CF ha dado órdenes de reforzar al equipo con fichajes que garanticen lo que está aportando, por ejemplo, Sergio Sánchez, que ha dado un liderazgo increíble a una defensa necesitada de ello. Tan bien está respondiendo el central barcelonés que ni siquiera puede criticarse con certeza los 250.000 euros que ganará este año un defensa que ha dado al equipo la seguridad de la que carecía.

Pero claro, estando como están las cosas, por el despacho del director deportivo deben pasar otros jugadores importantes para Álvaro Cervera que, viendo lo que se está conociendo, pedirán subidas en sus contratos como pueden ser los casos de dos jugadores que en breve llamarán a la puerta del director deportivo para hablar de lo suyo.

Mejoras de contrato

El primero de ello es Salvi Sánchez, que ya levantó la voz la pasada semana después de quejarse de que no le dejasen salir del club el pasado verano. Con el representante del sanluqueño ya está hablando Arias desde hace unas semanas. El extremo, que ya fue renovado por el anterior director deportivo se le mejoró el contrato, alargándolo hasta 2022, aunque bajo la promesa de que escucharían ofertas por él. Finalemente, el cadista se quedó vestido de amarillo, pero es público y notorio que no está cómodo con su situación. Por eso mismo, Salvi ha pedido que se le dé una vuelta a su contrato con el objetivo de sentirse más valorado por un club que no le ha dejado salir en verano debido a que no llegaban clubes pagando la utópica cláusula de rescisión de seis millones de euros que el club pide por él.

Otro jugador que en breve pedirá que se revise su contrato es el argentino Marcos Mauro, que aunque cumple contrato en 2020, ve como su ficha se encuentra muy por debajo de lo que él está viendo en el vestuario siendo un jugador muy utilizado por Cervera. El jugador procedente del Villarreal está en una cantidad cercana a 80.000 euros y espera convencer a Arias para que se le suba el salario debido a lo que aporta en el campo. Idéntico caso es el de Kecojevic, que también cumple en 2020, si bien el montenegrino no considera urgente reunirse.

Más allá de los jugadores que pedirán al director deportivo una mejora en sus emolumentos, también se encuentra otro compañeros que tienen prisa en saber la idea del club con ellos. Así, el meta Cifuentes, Correa o el capitán Servando deberán llamar en breve a la puerta del director deportivo para conocer su situación a medio plazo ya que todos ellos acaban contrato el próximo mes de junio de 2019 y tienen desde enero para poder contactar con otros clubes.

Más tranquilos se encuentran los renovados y Garrido, José Mari y Manu Vallejo, todos ellos llegaron a un acuerdo con el anterior director deportivo para estampar la firma en su renovación. El roteño y el vasco tienen hasta 2020, mientras que al canterano se le ató hasta 2021.