Garrido y Álex Fernández intentan recuperar un balón en un partido ante el Reus.
Garrido y Álex Fernández intentan recuperar un balón en un partido ante el Reus.

Cádiz CF

La prioridad, más que Salvi y Alvarito, es blindar la sala de máquinas

Cordero trabaja en prolongar los contratos de Garrido y Álex Fernández mientras escuchará ofertas por los extremos

Por  10:34 h.

Aunque las palabras de Manuel Vizcaíno, presidente del Cádiz CF, fueron rotundas, lo cierto es que por mucho que diga el máximo mandatario las ventas, sin tener que recaudar la cláusula de rescisión, de Álvaro García y Salvi Sánchez se consideran más que factible en el despacho de quien gobierna la plantilla del Cádiz CF, y ese no es otro que el director deportivo Juan Carlos Cordero.

Ya se conoce que Vizcaíno puede que se convierta a lo largo de este verano en esclavo de sus palabras tras asegurar la semana pasada en Canal Sur que ambos jugadores solo saldrán del Cádiz CF si el club que los quiere suelta los ocho millones de euros que ambos tienen como cláusula de rescisión.

Hasta ahí las palabras del presidente, que como ya ha demostrado varias veces no suele meterse en aspectos deportivos. El último ejemplo ha sido la salida de Barral, un jugador que Vizcaíno hubiera renovado al quedarse solo a un partido de prolongar su contrato pero al que ni entrenador ni director deportivo querían en el nuevo proyecto. Por tanto, se intuye que el final de ambos jugadores está próximo después de que Cordero advirtiera el pasado martes que él sí escucharía ofertas (fuera de la cláusula) por ambos jugadores aunque manifestaba que la última decisión a él no le compete dado que para eso hay un presidente.

Sin embargo, y como se ha podido comprobar con el tema de David Barral, no parece que Vizcaíno quiera entrar en una guerra de criterios con un director deportivo con el que quiere contar dada la tremenda confianza que le da el murciano desde que ha trabajado con él.

De entrada, y antes de afrontar el tercer año consecutivo en la Segunda División, el Cádiz CF comienza a sufrir lo que viene siendo las exigencias del guión. Y eso no es otra cosa que la necesidad de firmar a jugadores adelantándose a otros equipos que, pese a lo que se diga en forma de objetivos, también luchan por el ascenso. Por tanto, las posibles ventas de ambos jugadores dejarían la economía del club presta y dispuesta para poder reforzar al equipo de cara a la nueva campaña que se avecina.

La pasada jornada Cordero admitía que el mercado invernal ha resultado un fracaso, y aunque no ponía excusas, sí que advertía las complicaciones para fichar debido al límite presupuestario que LaLiga pone a los equipos para prevenir posibles ruinas económicas y desapariciones de clubes que ya se han visto más de una.

Por todo ello, desde la dirección deportiva se ha colgado el cartel de ‘transferibles’ a los dos mejores jugadores que tiene el equipo y de los que ha dependido en los tres últimas temporadas. Una vez que Cordero ha enseñado la patita, se espera que a lo largo de estos días se le amontonen las ofertas por ambos jugadores y, una vez recopiladas todos, el director deportivo se presentará en el despacho de su presidente para analizar los pros y contras que dejaría la marcha de dos jugadores con sueños más grandes.

Renovaciones

Y si las cosas las tiene claras Cordero respecto a Salvi y Álvaro García, igual las tiene con dos jugadores con los que está negociando su prolongación de contrato. Son los casos de los mediocentros Garrido y Álex Fernández, ambos con un año por delante con contrato. Tanto el vasco como el madrileño quieren seguir en el Cádiz CF y mucho tendrían que cambiar el tono de las conversaciones como para que ambos no firmen más años de amarillo. Ahora mismo, la prioridad de Cordero no es otra que blindar a dos jugadores en donde se quiere fundamentar el nuevo Cádiz CF 2018/19.