Alvarito y Salvi celebran el segundo gol del Cádiz en Córdoba en la primera jornada de la temporada pasada.
Alvarito y Salvi celebran el segundo gol del Cádiz en Córdoba en la primera jornada de la temporada pasada.

Cádiz CF

La pizarra: Velocidad arriba y seguridad atrás

La portería, las bandas y la delantera, claves en la victoria en el Nuevo Arcángel de Córdoba

Por  20:10 h.

En los diferentes análisis que han aparecido este verano en La Voz de los amistosos de pretemporada se llegaba a un denominador común: el equipo tenía más opciones de ganar si explotaba su velocidad en las bandas y se mantenía sólido en la línea defensiva. Muchas son las conclusiones positivas que se pueden sacar del partido disputado el sábado en el Nuevo Arcángel. La principal, que los jugadores siguen obedeciendo a Álvaro Cervera.

LAS BANDAS

El Cádiz CF fue el equipo que mejor aprovechó su juego por bandas la temporada pasada y ha comenzado la competición de la misma manera. Álvaro y Salvi ya mostraron en el Trofeo Carranza que estaban en plena forma. Ambos mostraron un gran nivel ante Las Palmas y Villarreal y volvieron a exhibirlo ante el Córdoba. En el único apartado en el que podían mejorar, los centros al área, en esta ocasión no fallaron. Dos fueron los balones claros que tuvo Salvi por la banda y dos fueron los tantos que anotó el equipo amarillo. El sanluqueño, pretendido por varios equipos de Primera durante todo el verano, mostró el sábado en el Nuevo Arcángel lo mejor de su repertorio: velocidad, desborde y precisión en el pase. Álvaro García, por su parte, no estuvo tan activo por la izquierda como suele, aunque estuvo intercambiándose durante todo el choque la posición con Aitor. Sin embargo, hizo lo que más le cuesta: marcar.

LA PORTERÍA

Si hubo alguien que dudó de Alberto Cifuentes por la final de consolación del pasado Trofeo Carranza, tras lo del sábado debe dejar de hacerlo. El veterano guardameta manchego, apenas un par de días después de la llegada de Yáñez, quiso poner las cosas en su sitio con una actuación soberbia que deja muy a las claras que tiene cuerda para rato pese a los 38 años que señala su documento de identidad. Hasta en cuatro ocasiones salvó la meta amarilla a remates peligrosos de los delanteros cordobeses. Algunos pedían el año pasado su relevo por Jesús Fernández, que debutó con la Cultural y Deportiva Leonesa comiéndose un gol olímpico. Tendrá que sudar mucho en los entrenamientos Rubén Yáñez para sacar de la portería a Cifuentes.

EL DELANTERO

El otro elemento clave en el ataque amarillo fue David Barral. El isleño no pudo debutar mejor con la elástica del Cádiz CF. Más allá de su gol a los 37 segundos de partido, su presión constante y su pelea continua por cada balón resultaron decisivas para la victoria final. Barral es el delantero soñado por Álvaro Cervera. Trabajador por encima de todo. Deja cada gramo que tiene sobre el terreno de juego. A diez minutos del final sufrió una fuerte torcedura de tobillo. Cualquier otro jugador no hubiera vuelto al terreno de juego. Barral, sin embargo, tras un par de minutos de atenciones médicas, regresó al campo como si nada. Siguió presionando y luchando por cada balón hasta el minuto 95. Mucho tendrá que trabajar Dani Romera para apartar al isleño del once titular.

LAS LESIONES

El choque de Córdoba tuvo un único elemento negativo: las lesiones. Por un lado, la ya mencionada de David Barral, que sufrió un esguince, pero que pudo volver al terreno de juego. La más preocupante es la de José Mari. El líder del centro del campo amarillo estaba dando una clase magistral de juego en la medular cuando tuvo que retirarse del terreno de juego por culpa de unas molestias en el tobillo. Aguantó en el campo algo más de media hora y es duda para el choque de esta semana frente al Alcorcón en el Ramón de Carranza. Este Cádiz no es el mismo sin José Mari liderando el centro del campo.