José Mari durante el Lugo-Cádiz CF, último duelo disputado.
José Mari durante el Lugo-Cádiz CF, último duelo disputado.

Cádiz CF

La Liga estudia un nuevo puzle

Partidos entre semana, fútbol en Navidad o jugar a puerta cerrada son algunas de las ideas que se están formulando

Por  11:21 h.

El coronavirus ha hecho saltar por los aires todos los calendarios del personal. Desde el de las empresas hasta el del currito más humilde. Nadie sabe ni pregunta por sus vacaciones, todos rezan por su trabajo y, como es obvio, son pocos los que se preocupan de puertas para afuera por estas demandas que pertenecen a cualquiera de los derechos del trabajador pero que ahora quedan en un tercer o sexto plano dadas las circunstancias. En otras palabras, es tan grave la crisis sanitaria que se está sufriendo que todo aquel que mire en estos momentos por su bienestar podría ser considerado egoísta. Y con razón. Lo primero es lo primero y luego ya habrá tiempo de ajustar cuentas, cuadrantes, vacaciones, calendarios y demás. Y en esas están los órganos rectores del balompié nacional.

Por eso mismo, desde la Liga apenas hay confirmaciones oficiales sobre nuevas fechas o ideas que se están planteando desde dentro del organismo.¿Para qué? Sería del todo absurdo. De hecho, esta misma semana tanto la Federación de Rubiales como la Liga de Tebas, enemigos irreconciliables, coincidieron en alinearse juntos para aclarar que las competiciones volverán única y exclusivamente cuando se tenga el visto bueno del Gobierno. No es para menos.

Pero todo lo anterior no quita para que los directivos de dichas instituciones trabajen en planteamientos que deberán tomarse tan pronto como la pandemia sea superada.

Según una información de Cadena Cope, el retorno a las competiciones se alargará entre diez  y quince días más una vez se levante el estado de alarma. La razón es bien sencilla y como ya apuntaban los distintos preparadores físicos de cada equipo no es otra que la realización obligada de una pretemporada de dos semanas antes de ponerse a competir debido al importante y duradero estado de inactividad por la que han pasado todos los futbolistas. Esta merma obliga a la competición profesional a adecuar el estado físico óptimo para que los profesionales vuelvan al lío con un mínimo de prestaciones adecuadas.

Igualmente, se da por hecho que la Liga se asiente en el mes de julio una vez se confirme que la FIFA prolongará la ventana del 30 de junio para que los jugadores que cumplan contrato en dicha fecha no lo hagan y acaben sus contratos con el final de Liga, sea cuando sea. La ventaja que proporcionará la FIFA será que el mercado de fichajes no sea interrumpido hasta enero dando así facilidades a los profesionales en su búsqueda de nuevos equipos.

Por último, también es más que factible que la temporada 2020/21 comience más tarde para que los jugadores puedan tomar un descanso. De la misma manera que habría Liga en Navidad así como que se celebrarían muchas jornadas entre semana para aligerar un calendario que nuevamente estaría ‘estresado’ por la Eurocopa, que se ha desplazado al verano de 2021.

No a jugar a puerta cerrada

En otro orden de cosas pero sin salir de las discrepancias que mantienen Liga y Federación, Tebas sigue en sus trece de jugar a puerta cerrada en el supuesto de que las autoridades lo dejasen para cumplir con los derechos televisivos, algo que choca de manera frontal con la posición de Rubiales, que ya ha dicho que el fútbol modesto (de Segunda B hacia abajo) no prevé este escenario bajo ningún concepto debido a la dependencia económica de muchos clubes.