Antonio Muñoz y Alessandro Gaucci, el día de la venta.
Antonio Muñoz y Alessandro Gaucci, el día de la venta.

Cádiz CF

La justicia aparta al Cádiz CF de Sinergy y Antonio Muñoz

El club gaditano no tendrá que restituir las acciones al grupo italiano pese a la subasta anulada

Por  14:48 h.

Un nuevo capítulo en el ‘caso Sinergy’ se ha conocido este miércoles, a través de Diario de Cádiz, después de conocerse una providencia del magistrado Pablo Sánchez, titular del Juzgado de Primera Instancia Número 1 de Cádiz, por la que tumba el requerimiento de Sinergy para inscribir las acciones que debían volver a sus manos tras la anulación de la subasta por la que Locos por el Balón se hizo con el control del Cádiz CF.

Por tanto, malas noticias para Sinergy, que aunque sigue contando con el apoyo de la justicia en la impugnación de la subasta por la que le quitaron del poder, en la actualidad no hay una forma legal de devolverle las acciones que perdieron tras dicha subasta al no tener el Cádiz CF que inscribirlas a su nombre en el libro del club.

Por tanto, dicho requerimiento de Sinergy para que las acciones volvieran a su poder ha quedado sin efecto alguno.”A la vista del escrito presentado por el secretario general del Cádiz CF (Martín José García Marichal), debe accederse a lo solicitado y en consecuencia procede dejar sin efecto el requerimiento efectuado a dicha entidad de fecha 18 de mayo de 2017 y a la vista de lo solicitado por la entidad actora, relativo a la restitución de las acciones que fueron subastadas, procede efectuar dicho requerimiento a los demandados”, señala el juez en la providencia.

Sale así al paso de esta polémica el club cadista, que como ha repetido varias veces su presidente Manuel Vizcaíno, se “trataba de un problema entre Sinergy y Antonio Muñoz, en ningún momento el Cádiz CF”. Y es que por dicha providencia al Cádiz CF no le corresponde restituir las acciones, sino a la parte demandada por Sinergy, que es Antonio Muñoz.

Eso sí, la sentencia que anulaba la subasta de las acciones celebradas a principios de diciembre de 2013 sigue en pie, y es precisamente a ella a la que se agarra como un clavo ardiendo el abogado de la mercantil británica que llegó a Cádiz con Gaucci como cabeza visible.