Garrido celebró su gol con el Cádiz (Foto: CCF)
Garrido celebró su gol con el Cádiz (Foto: CCF)

Cádiz CF

La guardia pretoriana del sistema de Cervera

Álex, Garrido y José Mari interpretan a la perfección los planes del entrenador cadista, aportando intangibles que el técnico valora de sobremanera

Por  10:04 h.

El Cádiz CF nunca había tenido un arranque liguero tan espectacular. Álvaro Cervera ha conseguido esta temporada plasmar con más autoridad si cabe su estilo de juego sobre el campo y para ello se ha apoyado en tres pilares fundamentales a la hora de interpretarlo.

Tanto Garrido como José Mari encontraron acomodo rápidamente cuando el técnico desembarcó en el Cádiz CF el 18 de abril de 2016, y a ellos se le unió en la siguiente temporada Álex Fernández. El madrileño, junto al vasco y al roteño, se han convertido en los mejores marinos del capitán de una nave, la cadista, que navega viento en popa en este arranque del campeonato. Forman el triángulo esencial para que el equipo funcione a la perfección, tal y como desea Álvaro Cervera

Su mayor virtud es saber interpretar a la perfección el plan de juego del mister nacido en la isla de Fernando Poo. Compromiso, solidaridad, eficacia, sacrificio y un montón de adjetivos similares más podrían servir para definir su labor sobre el terreno de juego. «El equipo está concienciado en que esta forma de jugar es buena, que esto nos va a llevar arriba y que en ataque ya aparecerán ocasiones. Hemos creado un sistema defensivo que es bueno», subrayaba Cervera tras el partido contra el Girona disputado este sábado.

Defensivamente, de diez

Tal y como el propio mister indicaba tras el partido, «defensivamente, el equipo ha sido de diez. Garrido ha estado sensacional. Nosotros lo trabajamos desde hace tiempo». El centrocampista vasco es todo sacrificio en pos del equipo. Es el primero en salir a abortar una contra, cuando sus compañeros pierden el balón, y también a la hora de apretar los dientes y achuchar si la nave cadista se encuentra maltrecha. Si defensivamente, su sacrificio es encomiable, en labores ofensivas intenta no complicarse la vida y ceder el balón a compañeros mejor dotados técnicamente, aunque esta temporada se ha convertido ya en héroe al marcar el tanto de la victoria contra el Extremadura.

Su temporada, de momento es sobresaliente al ser titular en los cinco partidos, aportando además del gol, 86 pases buenos (17,20 por partido) y 26 recuperaciones. Sin embargo, aunque su labor siempre haya quedado en un segundo plano, los intangibles que aporta le han llevado a ser habitual en las tres temporadas anteriores, sumando 125 partidos jugados.

José Mari es otro de los pilares básicos para este Cádiz. Su labor en la medular, con mayor profundidad de balón que Garrido, también aporta equilibrio porque se sacrifica por encima de todo por la estabilidad del dibujo cadista sobre el terreno de juego. De momento ha sido titular en los cinco partidos con un rendimiento importante, ya que ha aportado 75 pases buenos (15 por partido) y 26 recuperaciones. En las tres campañas anteriores, con Cervera al frente, ha disputado un total de 106 partidos, pese a que hace casi dos años se lesionó de gravedad.

Álex Fernández completa el tridente esencial de este equipo. Su posición algo más adelantada, desde la mediapunta, es igual de sacrificada en beneficio del equipo. El madrileño, pese a su gran calidad es el primero a la hora de presionar a la defensa rival junto al delantero de turno, pero también se encarga de pedir el balón para abrir el juego a las bandas e incluso de rematar con acierto. Su labor hasta el momento es descomunal. De hecho esta campaña suma cuatro goles, el último logrado en el epílogo del partido contra el Girona que dio tranquilidad a la parroquia cadista. Sus números, en estos cinco partidos reflejan 196 pases buenos (39.20 por partido) y 24 recuperaciones.