José Mari en el momento en el que cayó lesionado en Córdoba
José Mari en el momento en el que cayó lesionado en Córdoba

Cádiz CF

La eterna lesión de José Mari

Un edema en un tobillo es el quebradero de cabeza del centrocampista roteño que seguirá al menos dos semanas más en el dique seco

Por  18:19 h.

¿Qué le pasa a José Mari? ¿Qué ha sucedido para que el centrocampista de Rota jugara de titular en Córdoba media hora y desde entonces haya desaparecido en combate?

La lesión de José Mari se está convirtiendo en un problema para Álvaro Cervera. Lo es por una razón bien sencilla; es un jugador clave en el esquema del entrenador del Cádiz CF y gran parte del juego amarillo pasa por sus botas.

Con esta premisa, que el futbolista solo haya disputado apenas treinta minutos de lo que va de competición hace que su vuelta a los ruedos futbolísticos se antoje como fundamental. Ya la pasada temporada el futbolista tardó en entrar en la dinámica del equipo y cuando lo hizo se comprobó lo bueno y mucho que podía dar sobre el verde.

El caso es que un edema en el tobillo que no termina de desaparecer es el gran quebradero de cabeza del jugador cadista. Dolencia que prácticamente arrastra de la pretemporada. Un golpe en uno de los partidos del Trofeo Carranza fue el origen de una lesión que se agravó en el choque de El Arcángel ante el Córdoba.

Cuando parecía la semana pasada que poco a poco recobraba la sonrisa y comenzaba a entrenar con el resto de compañeros, de nuevo una recaída ha privado al futbolista de seguir ejercitándose como uno más.

Álvaro Cervera es claro cuando habla del futbolista y lo hace de manera resignada. “José Mari no mejora. Los jugadores pasan por fases y él ahora está en la peor. No le ve salida a esto”.

Así las cosas, el jugador intenta no perder el ánimo sabiendo que necesita volver a los terrenos de juego cuanto antes. Desde los servicios médicos del club se afanan en cuidar a un jugador importante dentro del equipo. De hecho, esperan que en dos semanas el futbolista vuelva a entrenar con sus compañeros y poco a poco pueda ver luz al final de una lesión que se está convirtiendo en eterna.