Manu Vallejo celebra el gol ante el Reus.
Manu Vallejo celebra el gol ante el Reus.

CÁDIZ CF

La diáspora amarilla: de Cádiz a cualquier lugar

Casi 50 jugadores que han formado parte del Cádiz CF durante las últimas temporadas en Segunda viven ahora nuevas experiencias

Por  17:25 h.

Desde que el Cádiz CF volviese a competir en la categoría de plata en la temporada 2016/2017, numerosos han sido los jugadores que han pasado por sus filas. A punto de comenzar la cuarta temporada consecutiva en Segunda, siempre a las órdenes de Álvaro Cervera, muchos futbolistas han abandonado la disciplina cadista.

Saltos de categoría, jugosos traspasos, cesiones, cartas de libertad, viajes de ida y vuelta, paso a los banquillos… Casi 50 historias diferentes, con diferentes directores deportivos al mando, que podrían continuar con nuevas marchas en los próximos días. Eso sí, si algo queda claro es que de Cadiz se puede pasar a cualquier lugar. Así es la diáspora amarilla de los últimos años.

Rubén Yáñez: El guardameta formado en la cantera madridista apenas tuvo minutos en Cádiz. Fue otro de los damnificados por el buen papel de Alberto Cifuentes. Ahora, con 25 años, está en el Getafe, equipo de Primera que jugará la Europa League, a la espera de una posible llegada al Málaga. Estaba disputando minutos junto a Chichizola ante las ausencias de David Soria (ya ha debutado) y Manojlovic, pero teóricamente no cuenta para Pepe Bordalás.

Jesús Fernández: Otro portero formado en Valdebebas del que hablan bastante bien, pero que nunca se hace indiscutible. En Cádiz se encontró con Cifuentes, en la Cultural Leonesa no triunfó y ahora juega con el CFR Cluj en Rumanía. Es cierto que se ha proclamado campeón de Liga, pero lo ha vivido como un mero espectador. A sus 31 años sigue calentando el banquillo.

Álex Lázaro: El de Chipiona llegó a entrenar con el primer equipo del Cádiz CF, aunque no defendió el marco cadista en Segunda, y ahora, a sus 23 años, es el segundo portero del Recreativo de Huelva en el Grupo IV de Segunda B. La temporada pasada, en la que el Decano se proclamó campeón pero no logró subir a Segunda, estuvo a la sombra de Marc Martínez. Ahora será el recambio de Nauzet Pérez.

Carpio: A sus 35 años juega en Segunda B con el Salamanca UDS, uno de los equipos de su tierra. El charro dejó buen recuerdo en el Carranza y fue titularísimo para Cervera hasta su recta final. Entonces Rober Correa le ganó el puesto. Ahora tiene competencia en el lateral derecho con Álex Tirlea, un hispano-rumano cedido por el Real Madrid.

Iván Malón: A punto de cumplir 33 años, el de Gandía no ha encontrado acomodo desde que se fue del Cádiz CF, equipo en el que sólo estuvo medio curso de la temporada 2016-2017. Acaba de fichar por el Badalona (Segunda B), pero en los últimos años también ha pasado por Recreativo de Huelva y Ermis Aradippou (Chipre).

Rober Correa: El extremeño llegó sin hacer ruido hace dos temporadas y al término de la primera se hizo con el lateral derecho del Cádiz CF. Su última temporada fue espectacular, obviando el ‘episodio del cajero’. Representado por Joaquín Vigueras, al final no renovó y se marchó libre al Eibar. Jugará en Primera este curso. En el mes de septiembre cumplirá 27 años.

David Carmona: El lateral derecho cordobés apenas ha estado una temporada en el primer equipo cadista y siempre a la sombra de Rober Correa. Con 22 años se ha marchado cedido al Racing de Santander hasta el final de la temporada.

Aridane: El majorero es, sin dudas, uno de los excadistas que más éxito ha tenido en este tiempo. En el mes de julio de 2017 recaló en el Osasuna por 1, 5 millones de euros, cifra que se vio incrementada en medio millón más por el ascenso a Primera. Después de un primer curso complicado, el pasado ejercicio saboreó el salto a la máxima categoría desde El Sadar. Ya tiene 30 años de edad.

Migue González: A sus 39 años, el veterano central catalán no renovará con el Sabadell, club al que llegó desde que se marchó del Cádiz CF en 2017 y que no cuenta con él para la próxima temporada.

Sankaré: El 15 de agosto cumplirá 35 años y sigue sin equipo. La grave lesión de rodilla sufrida cuando era jugador cadista le ha pasado factura. Después de su primera gran temporada en el Ramón de Carranza, el segundo año lo pasó en blanco por ese motivo.

Servando: Con 35 años, el excapitán cadista tuvo que colgar las botas al término de la pasada temporada y ahora forma parte del cuerpo técnico de Álvaro Cervera. Dejó su sello como futbolista del Cádiz CF y tuvo un adiós doloroso al lesionarse de gravedad en un choque fortuito con su compañero David Gil. Sigue formando parte del equipo pero con otras funciones.

Mikel Villanueva: Entrena con el Málaga a la espera de resolver su futuro. A sus 26 años es el hombre de las cesiones. Después de estar a préstamo en el Cádiz CF, y pasar con más pena que gloria, el curso pasado deambuló por Reus (eliminado) y Nástic (descendido).

Pantic: Llegó en el pasado mercado de invierno cedido por el Dinamo de Kiev, se presentó y nada más se supo de él. Lesionado con un problema de menisco, no jugo ningún minuto con el Cádiz CF. Cuenta con 27 años.

Luis Ruiz: Con 27 años recién cumplidos acaba de firmar con el Dépor por una temporada con opción a otra. No continuó en el CD Lugo, club en el que había militado desde que se marchó de la capital gaditana en 2018. Al lateral izquierdo onubense le ha perjudicado la llegada de Canella (ex del Sporting) al Anxo Carro.

Lucas Bijker: Sólo jugó una temporada en el Cádiz CF. Fue hace dos cursos, llegó con la carta de libertad bajo el brazo y era la primera experiencia en España del lateral izquierdo brasileño con nacionalidad holandesa. Cumplió sin alardes. Ahora tiene 26 años y compite en Bélgica con el KV Mechelen. Eso sí, el club cadista se aseguró un 15 por ciento de un futuro traspaso del futbolista.

Matos: 24 años tiene uno de los laterales izquierdos del Cádiz CF durante el pasado ejercicio. Desde el FC Twente de la Eredivisie (Primera holandesa) busca ahora retornar al club gaditano, que renovó su contrato hasta el 30 de junio de 2022.

Fausto Tienza: Uno de los refuerzos invernales de la temporada 2017-2018. Pasó prácticamente desapercibido y se marchó al Extremadura. En su tierra fue de los que más jugó, pero no renovó y ahora busca equipo. Ronda la treintena.

Eddy Silvestre: Acostumbrado a cambiar de aires con mucha frecuencia, este centrocampista de 27 años recién cumplidos ha pasado por Nástic y Alcorcón después de abandonar la capital gaditana. Su futuro parece estar cercano a Albacete, aunque también sonó el Zaragoza como refuerzo a principios de verano.

Mantecón: Fue uno de los jugadores que consiguieron el ascenso a la categoría de plata, en la que militó con el Cádiz CF. Después ha jugado en Lorca y se ha terminado retirando. Lo hizo con 37 años, ahora tiene 39 y es el secretario técnico del Elche, otro de sus antiguos equipos.

Juanpe: Sólo disputó 13 minutos con el Cádiz CF en Segunda (debut de la temporada 2016/2017 en Almería), un concurso testimonial a todas luces, pero era uno de los canteranos a seguir en El Rosal. El centrocampista jerezano pasó después por el Atlético Mancha Real (cedido) hasta llegar a la cantera del Sevilla. Allí ha jugado en el Sevilla Atlético, ha renovado con el club de Nervión hasta el 30 de junio de 2020 e incluso fue llamado por Julen Lopetegui para la pretemporada del primer equipo. Cuenta actualmente con 23 años de edad.

Alberto Quintana: Era una de las grandes esperanzas de la cantera cadista, pero no llegó a triunfar en el Ramón de Carranza. Desde entonces ha pasado por Cartagena, Rayo Majadahonda y Atlético Levante en la categoría de bronce del balompié nacional. Ya cuenta con 23 años.

Abel Gómez: Colgó las botas de manera inesperada para empezar su andadura en el banquillo (de un día a otro) y no le ha ido nada mal. Ha conseguido mantener al Atlético Sanluqueño en Segunda B y se ha ganado a pulso la continuidad en El Palmar. Aunque a sus 37 años es más joven que él, ahora es el técnico de su excompañero Dani Güiza, entre otros. Experto en ascensos como futbolista, terminó su trayectoria después de pasar por Lorca FC, UCAM y Atlético Sanluqueño.

Eugeni: Apenas estuvo media temporada en Cádiz en la que marcó algún gol de bella factura y dejó algunos detalles. El Huesca, entonces en Primera, se hizo el verano con sus servicios y lo cedió al Albacete, donde cuajó un buen papel. Ahora regresa a El Alcoraz con un cuarto de siglo recién cumplido y quiere ser importante para Míchel, su nuevo entrenador.

Abdullah: Es uno de los jugadores con más talento que han pasado por Cádiz últimamente, pero al mismo tiempo es tremendamente irregular. Se fue hace un año al Waasland-Beveren belga con la carta de libertad y el pasado mes de enero se le asoció sin éxito al Albacete. Típico diamante en bruto que se queda en una ilusión óptica. Ya ha cumplido su primer cuarto de siglo.

Karim Azamoum: El galo llegó hace un año de la mano de Juan Carlos Cordero y aunque no fue indiscutible, no dejó malas sensaciones en su primera aventura en España. En enero se fue cedido al Elche y ahora, con 29 años, se marcha al Albacete. Firma para tres temporadas en una operación en la que el club amarillo se guarda el 20% de una futura transferencia del club manchego a un tercero.

Moha Traoré: Fue un fichaje de futuro que no tuvo éxito en el Cádiz CF. Llegó joven a La Tacita y se marchó a Croacia (NK Istra). De ahí regresó a España para jugar en la UD Melilla. Ahora seguirá compitiendo en Segunda B, aunque se pasa al Grupo III con el Hércules. A final de año cumplirá 25.

Nico Hidalgo: «En el Racing he encontrado la felicidad». Esta frase lo resume todo en la trayectoria de un futbolista que estuvo a la sombra de Salvi en el Cádiz CF. El curso pasado se fue a Santander cedido y hace unos días que ya es propiedad de los cántabros, que serán rivales del equipo cadista en Segunda. El club gaditano se reserva un 25 por ciento de una futura operación del jugador.  Tiene 27 años y firma por dos temporadas.

Agra: Estuvo cedido media temporada por el Benfica y se marchó antes de tiempo rumbo a Polonia. Camino de los 28 años, el Legia Varsovia es el duodécimo club de su carrera deportiva.

Carlos Calvo: 34 años cumplirá en septiembre uno de los héroes del último ascenso del Cádiz CF. En Segunda no tuvo esa misma fortuna y abandonó la capital gaditana. Desde entonces ha pasado por el Recreativo de Huelva y por el Jamshedpur FC de la Superliga India. Es uno de los muchos futbolistas españoles que juegan allí.

Álvaro García: Ha dejado 4,5 millones de euros en las arcas del Cádiz CF (y en un futuro pueden ser más). Ahora el club gaditano cuenta con el 32,5% de los derechos del futbolista. Sus galopadas por la banda izquierda del Ramón de Carranza siempre se recordarán, pues allí consiguió un ascenso a Segunda B y brilló en la categoría de plata. Después de varias ofertas, el utrerano acabó a finales del pasado verano con el Rayo Vallecano en Primera. Tiene firmado hasta 2023 con los franjirrojos, pero ahora están en Segunda y hay clubes como Alavés, Osasuna y Valladolid que han puesto sus ojos en él. Cerca de cumplir 27 años de edad.

Aitor García: Rocambolesca es la historia del extremo de Gibraleón, que en Cádiz brilló como revulsivo pero no como titular. Se marchó la temporada pasada del Carranza rumbo al Rayo Majadahonda como cedido y allí triunfo. Eso propició que recalara en el Sporting, también como cedido en un primer momento, aunque con opción obligatoria de compra. Ahora es propiedad de los gijoneses. Se estima que tras desembolsar el equipo asturiano en torno a un millón de euros. Ha firmado por cuatro temporadas a sus 25 años de edad.

Juan Hernández: Una grave lesión en el ligamento cruzado anterior y en el menisco interno de su rodilla truncó su experiencia cadista al ser cedido por el Celta. Ahora entrena con el primer equipo vigués pero podría volver de inmediato a la categoría de plata. Suena con fuerza para reforzar a otro equipo gallego: el CD Lugo. En diciembre cumplirá 25 años.

Jairo: Llegó cedido por el Girona y ahora, con el descenso del club catalán a Segunda, vuelve a su club. Ya sí podrá jugar con el club que el curso pasado lo fichó. En Cádiz, eso sí, ha dejado un gran recuerdo. Con 25 años, el extremo izquierdo insular tiene mucho fútbol en sus botas.

Machís: Fue el gran fichaje del Cádiz CF en el mercado invernal y una de las sensaciones de LaLiga 123. Ahora inicia una nueva etapa con el Granada y lo hace en la máxima categoría. El venezolano tiene 26 años y firma por cuatro temporadas. Ya ha sido presentado por la entidad nazarí.

Jesús Imaz: El ilerdense está haciendo carrera en Polonia desde que se marchara del club cadista, donde no fue protagonista. Ahora, sin embargo, es una de las estrellas de la Ekstraklasa a sus casi 29 años. De hecho, lo acaba de demostrar en Lubin ante el Zagłębie. Desde el mes de enero milita en el Jagiellonia (el Cádiz CF recibirá 75.000 euros por este traspaso) porque el Wisla Cracovia se vio obligado a venderlo debido a sus problemas económicos. También sonó como refuerzo de NY City (EEUU), Legia (Polonia) y Ferencvaros (Hungría).

Manu Vallejo: La gran perla de la cantera cadista. En apenas un año ha pasado de jugar en Tercera con el filial gaditano a luchar por hacerse un hueco en un Valencia de ‘Champions’ (puede quedarse o salir cedido a otro equipo de Primera), sin olvidar su recital con el Cádiz CF. Manuel Vizcaíno dejó entrever que su traspaso al club ché fue el más caro en toda la historia de Segunda. Además se ha proclamado campeón de Europa Sub 21 con España. A ver quién es capaz de empatar con él. El chiclanero apenas tiene 22 años y un futuro esperanzador por delante.

Aketxe: En dos etapas ha estado el vasco en el Cádiz CF, con más acierto en la primera que en la segunda. Ahora será adversario de los gaditanos desde las filas del Dépor, uno de los ‘gallitos’ de Segunda. El ‘francotirador’ de Getxo (nacido en el año 1993) llega a Riazor libre por una temporada, más otra opcional.

Rubén Cruz: Seguirá compitiendo en uno de los ‘gallitos’ del Grupo IV de Segunda B, aunque cambiado Cartagena por Huelva. El atacante de Utrera se marchó del Cádiz CF en enero de 2018 y recaló en Cartagonova, donde ha disputado dos ‘play off’ de ascenso en temporada y media, quedándose a las puertas de la gloria. Sobre todo en el primer intento. Aunque equipos como Balona y Hércules estaban interesados en su contratación, ya es jugador del Recre, donde coincidirá de nuevo con Alberto Monteagudo. Va camino de los 34 años.

Jona: Tiene contrato hasta el 30 de junio de 2021 con el Hércules, pese a que no entra en los planes de Lluís Planagumá. Después de la última etapa del hispano-hondureño en Cádiz (2018), que nada tuvo que ver con su experiencia en Segunda B, ya ha pasado por Córdoba y Lugo antes de jugar con el Hércules en la categoría de bronce. Ya ha entrado en la treintena.

Barral: El díscolo delantero isleño vivió una temporada convulsa en el Carranza (2017-2018) y puso rumbo a Japón. Su experiencia asiática duró poco y pasó a jugar con el Racing de Santander en Segunda B. Algunos goles, ascenso a Segunda y ahora será adversario del Cádiz CF. Cuenta ya con 36 años de edad.

Dani Güiza: En agosto cumplirá 39 años pero sigue dando batalla sobre el césped cuando las molestias se lo permiten. Este curso será rival del filial cadista en el Grupo IV, pues sigue en el Atlético Sanluqueño un año más. Ahora Abel Gómez, que es más joven que él, es su entrenador y Álex Geijo su compañero en la punta de lanza.

Gorka Santamaría: Después de ser ‘verdugo’ del Cádiz CF con el Bilbao Athletic, el delantero vasco recaló en el Ramón de Carranza y estuvo un curso cedido (2016/2017). No tuvo demasiado éxito y comenzó un periplo de viajes que le ha hecho pasar por Bilbao, Huelva y Gijón antes de aterrizar este verano en el Badajoz. Volverá a jugar en Segunda B. Pese a ser un ‘trotamundos’, sólo cuenta con 24 años en estos momentos.

Gastón del Castillo: El ‘Kuncito’ (tiene ahora 22 años de edad) llegó desde Independiente (con el que debutó), pero jamás se afianzó ni en el primer equipo ni en el filial del Cádiz CF. Luego regresó a Argentina para pasar a la reserva de Arsenal de Sarandí y Newell’s Old Boys. Nada que ver sobre el rectángulo de juego con el talento de su hermano. Lejos del césped, Gastón del Castillo fue detenido el pasado 23 de marzo tras haber sido denunciado por “entregar” a una joven para que abusaran sexualmente de ella.

David Toro: Uno de los canteranos que llegó a debutar con el primer equipo cadista (en Oviedo). Al no entrar definitivamente en los planes de Álvaro Cervera se marchó cedido al Barakaldo, regresó al Cádiz CF B y se fue otra vez cedido al Atlético Sanluqueño. Ahora jugará también cedido en el San Fernando CD, rival del filial cadista en el Grupo IV de Segunda B. 22 años en su DNI.

Ortuño: A sus 28 años es el auténtico ‘trotamundos’ de la Segunda División. De nuevo volvió a sonar este verano para llegar al Cádiz CF, club en el que dejó su sello, pero parece que está más cerca que nunca del Real Oviedo. También el Almería ha sonado como destino. Pertenece todavía al Albacete Balompié, aunque no entra en los planes de un equipo que dispone de Zozulya y Rey Manaj.

Carrillo: A sus 25 años, el delantero murciano, aunque internacional por Filipinas, prueba fortuna en el Hapoel Beer Sheva de Israel (ha firmado por tres temporadas). Se fue del Cádiz CF en enero para jugar en el Córdoba, pero no pudo conseguir la permanencia de los blanquiverdes en Segunda.

Rennella: Medio curso, el pasado, en el Cádiz CF en el que pasó sin dejar huella. El franco-italiano continúa ahora con su dinámica de viajes e iniciará una aventura en Grecia a los 30 años. Su destino, ya confirmado, es el Xanthi.

Mario Barco: Se ha marchado del Cádiz CF sin ver puerta. Dice adiós después de un año aciago a nivel individual y ahora le espera una nueva etapa en el Mirandés, un recién ascendido a Segunda. Con 26 años llega libre a Anduva y firma por las dos próximas temporadas.