Kike Márquez celebra un gol con el Cádiz CF
Kike Márquez celebra un gol con el Cádiz CF

CÁDIZ CF

Kike Márquez filmará su trilogía

Llegó hace dos veranos con la intención de «cumplir un sueño»; el club le otorga esa confianza para que sea protagonista en los duelos claves del equipo gaditano

Por  0:00 h.

Llegó en silencio. Tan callado, que hasta negó más veces que San Pedro cuando se le insistía en que reconociera su fichaje. Alessandro Gaucci le pidió que cerrara el pico y el de Sanlúcar fue un alumno aplicado y muy obediente. Así evitó mayores especulaciones pues el Cádiz precisamente se salvaba esa campaña del descenso en El Palmar con este mediapunta de verdiblanco.

Realizó ese corto camino que separa la tierra de la Manzanilla de la Tacita de plata en el verano de 2013, hace casi dos años, con la ilusión de «cumplir un sueño» al vestir los colores del equipo de su vida. En plena batalla de Sinergy con los administradores concursales, lo presentaron de ‘tapaíllo’ junto a Gato en la Ciudad Deportiva, sin fastos ni grandes alardes. Además, venía de un club humilde y el protagonismo se lo llevaban otros.

Pero nada más vestirse de corto, Kike comenzó a sorprender. Era distinto. Poseía una calidad de superior categoría, y sin embargo no terminaba de cuajar con Raúl Agné. Demasiado irregular, y con un perfil de jugador talentoso pero poco sacrificado en defensa, cuando el de Mequinenza pedía gladiadores como su tocayo López.

Aún así, algo verían los Locos por el Balón, que renovaban su contrato y se acogían a esa campaña opcional (había firmado una temporada con opción a otra ya con las cifras estipuladas negro sobre blanco). Participó en 32 partidos, 21 de ellos como titular, y anotó cinco goles. Curiosamente, este año calca esos números aunque con más minutos y un ‘play off’ por delante en el que amenaza con ser protagonista.

Calderón le pide sacrificio a Kike

Antonio Calderón lo quiso ganar para su causa. El técnico gaditano lo motivaba mostrándole el espejo de Isco, que cuando había comenzado a trabajar defensivamente en el Real Madrid se había hecho insustituible. El de Sanlúcar tiene al malagueño como referencia indiscutible.

Comenzaba a volar, y justo entonces otro cambio de entrenador. De nuevo al banquillo, por momentos a la grada. Claudio, al igual que su antecesor, intenta encajar a los dos delanteros y el sanluqueño no tiene sitio. Pero Kike ya está en plena madurez, y de nuevo en silencio convencía al técnico de Manises que desea una plaza preferencial en el autobús del ascenso.

Desde el golazo de falta ante el Melilla ya no ha perdido su sitio más que por las típicas rotaciones para no cargarle demasiado de partidos, pues ha de ser clave. Este mediapunta, que se ha criado en las canteras de Villarreal, Almería, Recreativo y Betis, destaca por la potencia de su zancada, su calidad técnica, su visión de juego y su olfato de gol. Buen uno contra uno, buen disparo, solo necesitaba regularidad y confianza. La primera se la ha otorgado el entrenador.

La segunda además el propio Cádiz, que ayer informaba de la renovación de Kike Márquez. El año que viene vestirá de amarillo y es posible que en la categoría de plata, donde confía en explotar aún más sus virtudes.

Convence a Claudio Barragán

Hoy se sentará en la Ciudad Deportiva del Rosal junto al director deportivo Jorge Cordero para relatar los detalles de su nuevo contrato. Con 25 años (23/07/1989) se encuentra en un momento dulce y ofrece la sensación de que no ha tocado techo, sino que puede crecer mucho más. Y tiene que ser en el Cádiz CF.

Desde el club muestran su satisfacción. Han cerrado todos los debates externos, primero atando a Juan Villar y ahora al sanluqueño, además de a las promeses de la cantera Diego González y Pepe Castaño. El presente es amarillo y el futuro se tinta también de ese color.