Juanma Pavón, entrenador del Cádiz CF B.
Juanma Pavón, entrenador del Cádiz CF B.

Cádiz CF

Juan Manuel Pavón, un experto en filiales para el banquillo del Rosal

El onubense recoge el testigo de Mere, con el que coincidió en la etapa dorada del Racing Portuense

Por  11:10 h.

A rey muerto, rey puesto. Acabada la etapa de Mere en el Cádiz CF B, ahora llega el momento de Juan Manuel Pavón en el banquillo del filial gaditano. Cambio de cromos para un equipo que rozó la gesta en una temporada a la que sólo le faltó la guinda.

Dos títulos ligueros, un ascenso a Tercera y uno histórico que no pudo ser al quedarse a las puertas de Segunda B dejan muy alto el pabellón. Pero más allá de la estadística, el sentimiento de unión y la atracción por la cantera después de muchos años (El Rosal se ha llenado en varias citas del ‘play off’ de ascenso) han reactivado el interés por el Cádiz CF B. Condiciones más que evidentes para que Mere iniciara su tercera temporada al frente, siempre con el respaldo de Juan Carlos Cordero y el club. La oferta estaba encima de la mesa, pero el portuense, agradecido, la declinó. Las sensaciones mandaron y había que cambiar de aires.

Finalizado el periplo de Mere, el elegido es Juan Manuel Pavón. Desconocido para muchos, el onubense es un viejo conocido del balompié provincial que compartió vestuario con el propio Mere hace más de una década. Fue en el Racing Club Portuense y el ya extécnico del Cádiz CF B, retirado entonces por problemas físicos, se convertía en su segundo entrenador mientras José Luis Burgueña estaba al mando. Desde aquel momento congeniaron y se empezó a forjar una importante amistad.
Fueron temporadas históricas en el José del Cuvillo. En la primera (2005/2006) se firmó un histórico ascenso a Segunda B con Pavón en la sala de máquinas junto a jugadores como Pepe Masegosa. En la segunda, lastrado por las lesiones que le llevaron a su retirada, no pudo competir lo que quisiera en un ejercicio inolvidable en el que los rojiblancos rozaron la categoría de plata y llegaron lejos en la Copa del Rey. También hizo historia con el Algeciras de José Luis Montes en 2003 al subir a Segunda.

Experto en ascensos

Nacido en Huelva en febrero de 1976, Pavón también es de esos entrenadores que comenzó su formación desde el terreno de juego. El que fuese mediocentro de Recreativo de Huelva, Ceuta, Algeciras, Badajoz, Alcalá y Racing Portuense sigue en ese sentido la línea de Mere.

Apasionado del balompié, atento, implicado y observador, el nuevo míster del filial gaditano ya apuntaba maneras de gestión y dirección técnica. El tiempo lo corroboró.

Coleccionista de ascensos sobre el verde, Pavón saboreó pronto el éxito. Fue con el salto a Segunda con el Recre, club en el que le hizo debutar Joaquín Caparrós, cuando era canterano. Luego llegaron las proezas en la provincia de Cádiz. De ahí adquirió ese gen competitivo un futbolista que también estuvo a las órdenes de Lucas Alcaraz o Julio Peguero, entre otros. Además, aunque estaba ya en el Algeciras, había formado parte de la plantilla del Decano que subió a Primera en el año 2002.

Su periplo en los banquillos comenzó en la cantera del Decano después de su retirada. Hombre de la casa en el Nuevo Colombino, Juan Manuel Pavón fue requerido durante el curso 2014/2015 para sustituir de manera temporal a José Luis Oltra en el primer equipo onubense en la categoría de bronce. Pablo Comas apostó por él hasta que Luso Domínguez tomó las riendas. Pavón ya había tenido una trayectoria brillante con los juveniles albiazules e incluso ascendió con el filial a la División de Honor de Andalucía.

Dos cursos después, ya con 40 años, tomó el relevo de Alejandro Ceballos en la undécima jornada y entrenó al Recre. Lo que no había podido ser a principios de temporada por cuestiones burocráticas (el Recre no podía inscribir a sus jugadores debido al ‘Affaire Ceballos’) tuvo lugar después. Y lo hizo entrenando al Decano desde la grada por esos asuntos.

El ‘Molowny Onubense’ da el paso

Sin embargo, y tras cumplir una vez más su rol en la versión ‘Molowny Onubense’, dijo adiós el verano pasado al no ser elegido cuando tenía un año de contrato en vigor. Ahí se acabó su etapa en Huelva en busca de nuevos aires que le llevaron a Cataluña para entrenar a La Pobla de Mafumet, el filial del Nástic. Una aventura que emprendió el 20 de octubre de 2017 cuando Rodri (segundo de Raúl Agné en el Cádiz CF) subió al primer equipo tarraconense. Un reto al que sólo le faltó la guinda, ya que sus hombres se quedaron a un paso de acceder al ‘play off’ de ascenso a Segunda B desde el Grupo V de Tercera.
Técnico de vocación y en continuo aprendizaje, Pavón suele apostar por el juego combinativo, aunando formación y competición. Y es que su experiencia en filiales da aún más seguridad a un míster atento y en continuo contacto con la plantilla.

En El Rosal tendrá una misión apasionante. Pavón coge las riendas con una ilusión tremenda. La misma ilusión de aquel futbolista que dejó su nombre escrito en la historia del Decano con el primer gol en el Nuevo Colombino. La misma pasión por la que es reconocido por los medios onubenses para nombrarle el ‘Mejor Técnico’ de la zona en la recién acabada temporada. Ya sólo falta que ruede el balón. Eso sí, el listón dejado por su amigo Mere está muy alto. Continuar con la misma línea puede ser la mejor apuesta