Jona en un partido con el UCAM.
Jona en un partido con el UCAM.

Cádiz CF

Jona: «No celebraría en Carranza ni el gol de la victoria en el descuento»

El delantero hondureño vuelve este domingo al que fue su estadio, tras un verano en el que "no se contempló en ningún momento regresar a Cádiz"

Por  20:00 h.

Jonathan Mejía ‘Jona’ (Málaga, 7 de enero de 1989) vuelve al Ramón de Carranza. Su primer regreso como futbolista, dentro del rectángulo de juego, pero hace bien poco que el hispano-hondureño animaba a los amarillos desde el fondo norte, como un hincha más. El ariete festejó el tanto de Carlos Calvo en casa y siete días después tenía su hueco reservado en el Rico Pérez de Alicante para festejar el tanto del ascenso de Dani Güiza.

Es malagueño, de padre sudamericano, pero el Cádiz le ha calado. Y eso que tan sólo vistió durante una temporada la camisola amarilla, bañada en lágrimas por las pérdidas decisivas ante Oviedo y Bilbao Athletic. Su hermano Antonio Moreno le abrió el camino y él quiso devolverle el cariño fraternal quitándole la espinita y logrando el ascenso. No lo consiguió, como tantos otros. Pero la herida cicatrizó un año después con el éxito de Alicante.

Este domingo se paseará por su antiguo hogar con una zamarra diferente. Defiende los colores del UCAM Murcia tras su fallido paso por Albacete. El de este domingo, no será un partido más para Jona. «Desde que empezó la Liga es uno de esos partidos que marcas en rojo en el calendario. Es un partido que afronto con mucha ilusión y con ganas de hacerlo bien».

«Será raro porque nunca había pisado Carranza hasta que jugué en el Cádiz y será extraño hacerlo con otra camiseta. El primer recuerdo será el más feo el del último partido de la fase de ascenso». Jona es sincero. Tiene esa derrota marcada a fuego y cuando habla de su paso por el Cádiz CF toda su alegría se turbia por los acontecimientos vividos, y sufridos, esa fatídica tarde.

«Uno se queda con que no se consiguió el ascenso. Yo fiché con la ilusión de ascender, si hubiera marcado 33 goles me habría dado igual. Me fui muy jodido».

Es su peor día en una temporada inolvidable repleta de buenos momentos. «El mejor recuerdo de aquella temporada fue vivir los partidos en Carranza. Se lo he contado a los compañeros y todo el que juega allí nos tenemos que sentir unos privilegiados». El estadio amarillo motiva a cualquiera, y el ariete ha insistido en el vestuario con la necesidad de dejar atrás miedos y complejos para disfrutar. Si bien en esa plantilla hay alguno que asaltó el coliseo amarillo la pasada campaña.

Jona aprovechaba los micrófonos de la Cadena Cope para dirigirse a la hinchada amarilla. «Tengo que agradecer todo el apoyo que he recibido; incluso la temporada pasada muchos cadistas me animaban estando en el Albacete. Lo único que puedo es darle las gracias a todo el cadismo». Lo pasó muy mal en La Mancha. En lo deportivo las cosas fueron mal, a nivel individual y colectivo, y se enfangaron aún más con una lesión que le impidió dar su mejor versión y puso en pie de guerra a muchos seguidores del Carlos Belmonte.

Superada esa etapa, el malagueño se alegró «mucho del ascenso del Cádiz. El fútbol es así y por eso es bonito. Fue una temporada dura y consiguió el ascenso cuando menos lo esperaba. Estuve en la última eliminatoria tanto en Carranza como en Alicante».

De Jona a Dani Güiza

Jona marcó 18 goles con la camiseta del Cádiz CF. Curiosamente, su sustituto en la disciplina amarilla sería el jerezano. «Hablar de Dani Güiza son palabras mayores. De Jona a Güiza, imagínate. Cualquier equipo que lo tenga debe disfrutar. Todo lo que hace es para que los demás aprendamos. Ha sido uno de los mejores delanteros de España y el Cádiz debe disfrutar de él».

En esta ocasión coincidirán sobre el terreno de juego si Cervera confía en el 9 cadista. «Sería un bonito duelo con Güiza el domingo. Aunque Ortuño me parece otro jugador fantástico». Y el tercero en discordia es Gorka Santamaría, quien le privara del ascenso con los dos tantos en San Mamés.

Tras el fiasco de la campaña 2014-15, el tridente se quebró. Villar marchó al Valladolid, Airam al fútbol polaco y Jona pasó al Albacete. Le hubiera gustado seguir, pero tenía la obligación de dar un paso más y firmar el mejor contrato de su carrera. Entonces se alejó demasiado. «En verano no hubo posibilidad de regresar al Cádiz. Acabé en Albacete y el UCAM habló conmigo y con mi representante y no me lo pensé. Que un equipo apueste por mí tras una mala temporada es para estar agradecidos».

Y eso que sueña con un regreso. «El Cádiz tiene una gran afición y una buena ciudad, a cualquier jugador le gustaría estar allí. Yo jugué en Segunda B y en Segunda habría sido un año bonito. Pero la dirección deportiva tenía otros jugadores en mente».

En entrevista en exclusiva para este medio, resta valor al duelo de esta jornada. «No creo que sea una final la del domingo pero, por mi experiencia, si te vas dejando te cuesta mucho salir. Los puntos hacen falta desde ya, independientemente de la jornada en la que estemos. Es un partido importante».

Y su última declaración de amor no puede ser más sincera. «Está claro que no lo celebraré si marco. Mi madre me enseñó a ser agradecido esta vida y nunca voy a celebrar un gol ante un equipo en el que he estado. No celebraría el gol de la victoria ni aunque fuera en el minuto 90».

Audio: Entrevista a Jona en Deportes Cope Cádiz