El excadista Jesús Imaz posa con una camiseta del Cádiz CF. Foto: Jakub Wachalski.
El excadista Jesús Imaz posa con una camiseta del Cádiz CF. Foto: Jakub Wachalski.

CÁDIZ CF

Imaz: «El mejor recuerdo que tengo del Cádiz CF es que su vestuario era una familia»

«Mi relación con Cervera siempre fue correcta y cordial», asegura el futbolista ilerdense, que apenas tuvo oportunidades con la casaca amarilla

Por  7:57 h.

Jesús Imaz no se olvida del Cádiz CF desde la distancia. Por eso, y a miles de kilómetros de distancia, se alegra al ver al equipo de Álvaro Cervera tan seguro en la clasificación. Fueron pocos meses en La Tacita de Plata, pero de allí también sacó buenas experiencias.

Ahora busca nuevos retos en Polonia. Eso sí, mirando de reojo al Cádiz CF, ese club del que Jesús Imaz también defendió su escudo en la categoría de plata del fútbol español.

-¿Qué aspiraciones tiene el Cádiz CF en esta temporada?

El Cádiz CF desde que subió a Segunda hace unos años y con la mentalidad que tiene Álvaro Cervera, que tiene claro el fútbol que hace, siempre es un aspirante al ascenso. Cada año al final se refuerzan bien y tienen jugadores capacitados para conseguirlo. Luchará por ascender a Primera.

-¿Qué cree que ha cambiado del Cádiz CF que dejó al de ahora?

-En cuanto a los objetivos siguen siendo los mismos porque creo que es un club que piensa bien las cosas, es consciente que la Segunda es una liga muy competitiva y que lo primero que hay que conseguir es la salvación, ponerse objetivos a corto plazo y a partir de ahí ser ambiciosos y luchar por posiciones más altas. Sí es cierto que dentro del organigrama del club ha habido cambios, ya no está Juan Carlos Cordero como director deportivo, pero la mentalidad del club sigue siendo la misma.

-¿Qué se le pasa por la cabeza cuando escucha Cádiz?

Fútbol. Hablar de Cádiz es hablar de la esencia del fútbol. La gente lo vive al máximo nivel, vas por la calle y te reconocen, saben quién eres porque siguen mucho al equipo, hablan contigo…Cuando las cosas van bien es una ciudad que te empuja al máximo y cuando van mal te exigen mucho, pero lo hacen por el bien del equipo, para arreglar la situación.

-¿Qué balance hace de sus meses en el Cádiz CF?

Llegué al Cádiz CF por circunstancias. El míster me quería, el director deportivo también y jugué los primeros partidos, pero poco a poco Cervera fue confiando en otros jugadores y no tuve la suerte de seguir jugando.

-¿Cómo fue su relación personal con Álvaro Cervera?

Fue una relación entrenador-jugador buena, había momentos de broma, otros momentos que no teníamos tanta relación porque yo no estaba tan predispuesto a tener bromas con el entrenador porque no estaba jugando, pero eso nunca ha quitado que la relación haya sido correcta y cordial.

-¿Cómo es el Álvaro Cervera que trata al jugador en el vestuario, en los entrenamientos…?

-Es un entrenador exigente que te pide el máximo en todos los entrenamientos. Él tiene una idea muy clara y todos los jugadores saben qué camino hay que seguir, saben la intensidad y los movimientos dentro del campo que te pide. Él tiene una filosofía muy definida, si la sigues a rajatabla vas a tener muchas posibilidades de jugar.

-De acuerdo a esas ideas futbolísticas que tiene de Cervera, ¿ello le pudo perjudicar a Jesús Imaz durante su periplo en el Cádiz CF?

-Puede ser. Quizá no tuve la oportunidad de jugar tanto porque yo soy un futbolista más creativo que defensivo, también le pasó la anterior temporada a Alberto Perea, un jugador que tiene mucha calidad y que al final tuvo que salir cedido. De todas formas, durante una temporada hay muchas circunstancias que ocurren, y en determinadas situaciones tendrá que cambiar el sistema porque los equipos le conocen.

-¿Cuál es su mejor recuerdo de su etapa en el Cádiz CF?

-Pues sobre todo el vestuario. Es lo que hace al final que un equipo esté arriba o no, de hecho los meses que estuve allí se demostró que ese equipo dentro del vestuario es una familia, todos van a una, tanto el que juega como el que no está bien dentro del vestuario.

-¿Cómo cree que le recuerdan en Cádiz?

-Cierto es que no he sido el jugador que más jugué en el Cádiz CF, pero sí que me recuerdan. La afición es muy cálida y siempre tienen en cuenta a los que pasaron por el club.

-¿Con qué jugador se llevaba mejor en el Cádiz CF?

Alberto Cifuentes, por ejemplo, me sorprendió mucho por la profesionalidad que tiene, es un veterano pero es increíble cómo se cuida y cómo entrena, no se deja ir a pesar de que sepa que va a jugar todos los partidos. También me llevaba muy bien con Ager Aketxe.

-¿Y de la plantilla actual se lleva bien con alguno?

-Pues sí, con David Querol al que ya conocía cuando jugaba en el Llagostera.

-Visto su éxito en el fútbol polaco, ¿fue una buena decisión irse del Cádiz CF?

-Hablando a día de hoy que me va tan bien en Polonia, pues sí, fue una buena decisión irme. Eso no quiere decir que fuera fácil salir, de hecho fue difícil porque era la primera vez que salía de España, pero tuve la suerte de que en el Wisla Cracovia había más españoles con lo que la llegada y la adaptación a Polonia fue más fácil.

-¿Volvería al Cádiz CF?

-Nunca diría que no a ningún sitio y sobre todo al Cádiz CF. Aunque no jugara mucho en mi etapa allí tengo un buen recuerdo porque además jugamos un ‘play off’ de ascenso a Primera y casi lo conseguimos. No me importaría volver.

-¿Qué diferencia ve entre el Cádiz CF y sus equipos anteriores al amarillo (Lleida, Llagostera y UCAM)?

Sobre todo la masa social que mueve el Cádiz CF, la afición, el sentimiento que tienen, el Carranza que es solo entrar y ya huele a fútbol… En el Cádiz CF y en la ciudad se vive el fútbol al máximo nivel y se nota cuando vas a jugar al estadio que hay mucha gente animándote, pero que te va a exigir bastante, aunque vayas perdiendo 3-0 en el minuto 90 no puedes dejar de correr.

-¿Qué diferencia ve entre el Cádiz CF y los equipos polacos donde ha estado?

Son parecidos si hablamos de cómo viven el fútbol. Aquí en Polonia cuando llegué al Wisla Cracovia la afición no paraba de animar durante los 90 minutos, aunque vayas perdiendo no para un momento, no ven que el partido está perdido hasta que el árbitro pita el final y eso ayuda mucho al jugador dentro del campo, a no dejarte ir, a no bajar los brazos. Así que mis sensaciones entre el Cádiz CF y los equipos polacos que estuve, el Wisla Cracovia y el Jagiellonia Bialystok, son similares por el ambiente de fútbol que hay y por la afición que siempre te apoya incondicionalmente.