Juan Cala ha entrado con buen pie en el Cádiz CF.
Juan Cala ha entrado con buen pie en el Cádiz CF.

Cádiz CF

(I parte) Juan Cala: “Me he bajado un 80% de mi salario por jugar en el Cádiz CF”

El central sevillano tiene claro que ascenderá a Primera Divisíón con un equipo que le daba "algo que nadie le podía dar"

Por  13:03 h.

Juan Torres Ruiz, conocido como el niño del Cala, su padre, aquel por el que llegó al fútbol y al que le debe su amor a un deporte que le ha dado todo. Nacido en Lebrija hace 29 años, el central llegó el pasado verano al Cádiz CF tras dejar de ganar mucho dinero pero asegurarse un contrato de cinco años cerca de los suyos, la razón por la que vestirá de amarillo las próximas temporadas.

Acaba de terminar el entrenamiento a puerta cerrada del pasado jueves. La derrota en Alcorcón, donde él descansó, apenas permanece en un equipo donde todo es normalidad y rutina. Lo único que importa ahora es el Deportivo y se considera el tropiezo en Santo Domingo como un pequeño borrón al que apenas hay que echarle cuentas.

Juan Cala atiende a CANAL AMARILLO en la sala de prensa del Rosal, donde poco antes ha hablado Querol, uno de los titulares en Alcorcón. Antes de pasar a la actualidad, a Cala se le hace recordar sus inicios en esto del balón.

-Me viene de familia, de mi padre, por el que tomo el nombre futbolístico. Él jugó en el Antoniano y en el Sevilla Atlético. Cuando él se retira mi padre refunda el Lebrija, al separar el Antoniano  de la Balompédica. Él era el secretario técnico hasta que llegó a Tercera el club y ya se quitó. He mamado fútbol desde pequeño y por eso me gusta mucho el fútbol amateur desde siempre porque ha estado en mi casa.

-¿Cómo llega al Sevilla?

-A los once años, mientras jugaba en el Antoniano de mediapunta, Pablo Blanco, coordinador de la cantera del Sevilla, habla con mi padre y me voy al Sevilla, donde estoy hasta debutar con el primer equipo.

-Un debut de Champions…

-Contra el Glasgow Rangers (un 9 de diciembre de 2009). Era en la fase de grupos y nos clasificamos con ese triunfo ante un equipo inferior. Lo recuerdo de manera muy especial porque yo había estado lesionado el año antes por una triada y empecé esa temporada con el filial, donde Manolo (Jiménez) comenzó a tirar de mí hasta que debuté en el primer equipo. Fue, la verdad, un debut soñado y que celebré con toda mi familia.

-Habla de Manolo Jiménez. ¿Cómo de importante ha sido en su carrera?

-Es uno de mis padres deportivos. Yo aprendí mucho de él en mis inicios, que es donde más te puede marcar un entrenador. Él fue el que me subió al filial del juvenil, me hizo debutar en el primer equipo, me llevó a Grecia (AEK), también a Las Palmas… Junto a Bordalás, Emery y ahora creo que también Cervera ha sido uno de los entrenadores que más me ha marcado y mejor rendimiento me ha sacado. Manolo (Jiménez) premia el orden táctico y ha ido mejorando en su carrera haciéndose más de ataque aunque sin perder el equilibrio y la seguridad defensiva. No lo voy a descubrir yo; es un entrenador de elite que ha ganado títulos.

-Recientemente ha dicho que con Bordalás y Cervera ha sido con los entrenadores que más ha currado. ¿Cómo es el trabajo de estos entrenadores?

-Es con los entrenadores que más se trabaja en los entrenamientos y se asemejan mucho. Cervera me recuerda mucho a Pepe (Bordalás), con el que estuve tres años. Se parecen en la intensidad de los ejercicios y en como plantean los entrenamientos. Además, ese sistema a mí me viene muy bien. Tanto, que fue uno de los ‘pros’ que tenía cuando tomé la decisión de venir al Cádiz CF. Porque el defensa al fin y al cabo es defensa y tiene unas prioridades y quiere no sufrir, estar arropado y que los once corran y aquí lo hacen como leones. Vengo de una temporada mala y me venía muy bien este sistema de trabajo porque yo ya lo había vivido con Bordalás y Cervera, todo el mundo lo puede ver, es un técnico que te exprime al cien por cien.

–¿Son dos entrenadores que dependen mucho del rival a la hora de preparar un partido durante la semana?

No, son dos entrenadores que dentro de su sistema de trabajo tienen que cambiar algún matiz para tal partido, se cambia, pero su base la respetan al máximo. Por lo que yo veo desde fuera y ahora desde dentro, el Cádiz CF no ha cambiado su forma de jugar en este comienzo de Liga, aunque sí ha habido matices y diferentes perfiles de jugadores. No creo que ningún entrenador cambie cien por cien su forma de jugar de uno a otro partido.

-Lleva el nombre del segundo apellido de su padre, pero no quiso que así se le conociera en el fútbol. Por lo que se ve, no lo consiguió. ¿Por qué?

-Pablo Blanco, que aún sigue de responsable de la cantera del Sevilla, conocía a mi padre pero yo le dije que yo no era Cala, que yo era Torres Ruiz y me contestó que ‘mira, Juan Torres no llega a Primera División pero Juan Cala sí pude llegar’.

-Está muy unido a su pueblo, Lebrija, de 28000 habitantes. Y como es del Sevilla, también se siente muy orgulloso de ser del Antoniano. ¿Cómo se vive en una localidad pequeña tener dos equipos?

-Yo creo que esa rivalidad es la que hace que estén vivos los dos clubes que comparten el mismo campo. Sin esa rivalidad no vivirían dos clubes en Tercera. Muchos dicen que se unan pero ya lo hicieron en el 86 y en el 92 se separaron. Soy socio número 1 del Antoniano porque cuando se fundó en el 92 mi padre era de la junta directiva y me lo cedió a mí. Actualmente no lo sigo tanto debido a que no comparto la gestión que realiza el actual presidente… Además, también tengo mi propio club que fundé aqu en Lebrija…

-El ALMA…

-Sí, tenemos 200 niños y una cantera muy grande que no solo se dedica al fútbol sino que fomentamos más deportes. Es un club multidisciplinar.

-Es un amante del fútbol base y amateur pero el fútbol profesional le ha dado mucho pero también le ha quitado en otras facetas. ¿Qué pesa más a la hora de tomar las decisiones?

-He tomado muchas y no todas las he centrado en el aspecto deportivo. Y casualmente, en las que me he centrado en lo económico me ha salido mal. Cuando me fui a la Premier me llevó el dinero sin aceptar una oferta de renovación en el Sevilla y aunque hubo un aumento salarial importante no salio bien. De allí me vine al Getafe sin anteponer el aspecto económico y pasé los mejores momentos de mi carrera deportiva y también me fui a China con una oferta irrechazable para la familia. Aquí incluso rechacé dos ofertas pero a una tercera dije que sí porque ya eran unas cantidades desorbitadas. Aquello tampoco salió bien. Todo eso me ha dicho que lo económico no es lo más importante y que hay que buscar un equilibrio y es por eso por lo que estoy en el Cádiz CF.

-¿Cómo se vive estar tranquilo en lo económico pero a la vez no estar disfrutando del trabajo?

-Mal. La familia está lejos y te preguntan muchas veces si merece la pena irse tan lejos, sobre todo en China porque al fin y al cabo Inglaterra está aquí al lado como quien dice y no salió deportivamente bien, pero no es lo mismo que irte a China, donde hay una diferencia horaria de diez horas, estaba solo, en un hotel metido que iba del entreno al trabajo y vuelta. No es fácil. Aunque hay matices dependiendo de la ciudad donde te toque y es lo que le digo a compañeros que me llaman para preguntarme. No es lo mismo Shangai, que es un espectáculo, porque es como el Nueva York de allí y te puedes ir con la familia entera y vas a disfrutar. Pero donde me tocó a mí fue Zhengzhou, donde casi nadie sabe inglés y todo el mundo habla chino. Y claro, cómo dejas a tu familia allí porque si vas tú solo pues siempre tienes a alguien del club pero entrenar mientras dejas a tu familia en casa es siempre más complicado. Pero bueno, me llevo una experiencia más.

-Le gusta invertir en negocios más allá del fútbol.

-Tengo una sociedad con mi compañero Koke, donde precisamente no tiene nada que ver con el fútbol y está ligado a la hostelería con salones de celebraciones, catering, inversiones inmobiliarias… Tenemos una sede en Lebrija y otra en Jerez y también tenemos varias startup… Y por otro lado tengo el centro deportivo en mi pueblo, relacionado con el deporte y la formación.

-El Getafe le dio mucho y por eso lo defiende tanto. ¿Cómo puede explicar a un aficionado neutro qué es ser del Getafe?

-La afición del Getafe es única. Está claro que no tiene tanta como otros clubes como puede ser el Cádiz CF, pero es una minoría bastante importante y que con los años se está haciendo cada vez más porque es cuestión de lógica que al estar a lo largo de su historia en Segunda B todo el que le gustaba el fútbol siendo de Getafe pues se hacía del Madrid o el Atlético. Una vez que ha pasado por Primera y se consolida ya todos los que nacen en Getafe son del Getafe porque es tu equipo y juega arriba también. Esa afición irá creciendo. Yo he sido muy feliz allí, me he sentido muy cómodo porque es un club familiar que lo controla solo una persona. Tengo una magnífica recuerdo de una afición que como ellos dicen son una grandiosa minoría. Es muy fiel y me siento muy orgulloso de haber estado allí y ser uno de ellos.

-Sale de Las Palmas y se publica que es porque Pepe Mel no le quiere en la plantilla después de que el presidente lo dijera en una rueda de prensa. Parece que fue un mal entendido. ¿Qué ocurrió y cuál es su verdad?

-Eso es mentira. Yo de hecho lo pregunté cuando eso salió y así me lo confirmó el presidente. Yo salí de allí por una simple razón y es que no me podían pagar lo que estipulaba mi contrato y al cambiar las condiciones de un año a otro no estaba de acuerdo. Y en ese momento yo tenía claro que quería estar cerca de casa. En los dos últimos años he perdido dos familiares y lo he sufrido mucho fuera de casa. Entonces Manolo (Vizcaíno) me pone esta oportunidad por delante de jugar en el Cádiz CF viviendo en mi casa, en Lebrija y con los míos. Podía tener muchas ofertas mejores pero lo que me daba el Cádiz CF no me lo daba nadie.

De hecho, durante el verano, su fichaje fue un secreto a voces pero no terminaba de concretarse. ¿Por qué? ¿Qué faltaba para sellar el compromiso? ¿Estaba esperando un ‘primera’? ¿Cómo vivió esas semanas?

-Las viví tranquilo porque yo tenía un acuerdo verbal con el Cádiz CF y con Manolo (Vizcaíno) desde prácticamente que comenzaron las vacaciones. Pero claro, ellos también tenían que reorganizar su plantilla un poco y yo mientras esperaba estando en el mercado y claro que escuchaba ofertas pero era algo así como que las escuchaba pese a tener claro donde iba a terminar porque había algo en el Cádiz CF que nadie me lo podía dar.

-¿Ese ‘algo’ son los cinco años?

-No, ese ‘algo’ es estar cerca de mi familia. Los cinco años es anecdótico por así decirlo, pero es que de un año a otro me bajo el 80% del salario y en algo se me tiene que compensar. Tenía cosas de aquí, de Primera, de Segunda, del extranjero, pero me apetecía estar aquí porque veo como está avanzando este proyecto y quiero estar dentro. Yo he estado aquí como aficionado, hasta entrenando (para coger la forma) y he visto un Cádiz CF-Oviedo que no se asciende. Creo que este proyecto se está afianzando y creo que es a largo plazo. Es una apuesta larga porque creo que en esos cinco años vamos a subir a Primera. Era una cuestión de que ambas partes apostasemos por la otra y en ese sentido fue muy fácil.