Hernández Cifuentes, en un partido de aquella temporada.
Hernández Cifuentes, en un partido de aquella temporada.

Cádiz CF

Hernández Cifuentes entona el ‘mea culpa’ cuatro años después

El árbitro del Cádiz CF-Lugo admite sus errores y recuerda que recibió amenazas por teléfono

Por  21:43 h.

«Me di cuenta de que había perjudicado al Cádiz CF y me sentí muy mal. Yo acabé el partido con buenas sensaciones, pero después comprobé lo que había pasado». Estas palabras pertenecen al árbitro del partido que el Cádiz CF perdió 3-1 en el Anxo Carro en la ida del último ‘play off’ de ascenso de hace cuatro temporadas y que a la postre supuso una carga inasumible por un Cádiz CF que acarició el ascenso para dejárselo desde los once metros en una tanda de penaltis que se llevó el conjunto gallego que visita nuevamente este domingo.

En una entrevista concedida a ‘El Desmarque’, el vallisoletano José Ignacio Hernández Cifuentes confiesa que una vez repasadas las imágenes lo pasó mal. No era para menos, su nombre estaba en los futuribles como árbitros que ascenderían de categoría y tras el polémica arbitraje ante el Cádiz CF desapareció del mapa arbitral.

Asimismo, el trencilla castellano-leonés dice que recibió amenazas de aficionados cadistas. «Llamaron a mi casa, pero no hice mucho caso y se terminaron cansando. Yo tengo muy claro que la afición del Cádiz CF es espectacular, siempre va dando ejemplo de comportamiento y aquel mismo día pude comprobarlo. Yo siento haber fallado en contra del Cádiz CF y por eso me alegro de verlo en Segunda», dice este colegiado de infausto recuerdo para el cadismo.

“Las jugadas en las que fallé eran más responsabilidad de mis asistentes porque fueron acciones de fuera de juego en las que yo no podía estar tan bien situados como ellos. En cualquier caso, es un trabajo de equipo, yo era el máximo responsable y lo asumo”, cuenta.

Desde Cádiz se le acusó de que, además de sus errores, trató con desdén a los jugadores y cuerpo técnico del equipo. De hecho, expulsó a Jose González. “Eso no lo sabía, pero creo que forma parte de la polémica que se genera tras un partido así. Yo reconozco que fallé en el partido, pero no le hablé mal a nadie porque no es mi estilo. Todos podemos perder las formas en un momento de nervios, pero no recuerdo nada de ese estilo. Mi respeto a los profesionales siempre ha sido máxima y más a un club histórico como el Cádiz”.

Por cierto, aún se dedica al arbitraje, aunque en categorías provinciales. “Después del partido del Cádiz estuve un año más en Segunda B y coincidió con el nacimiento de mi hija. Llegó el momento de decidir si me dedicaba al arbitraje profesional y opté por dejarlo a ese nivel porque me resultaba complicado compatibilizarlo”, explica el vallisoletano.