Gorka Santamaría y Dani Güiza pelean por el puesto dejado por Ortuño.
Gorka Santamaría y Dani Güiza pelean por el puesto dejado por Ortuño.

Cádiz CF

Güiza o Santamaria, esa es la cuestión

El entrenador del Cádiz CF deberá decidir entre la jerarquía y calidad del veterano y la pujanza del joven, que marcaba en Tenerife el gol del empate

Por  11:00 h.

La ratificación de la tarjeta roja a Alfredo Ortuño abre las alternativas a Álvaro Cervera, que por primera vez en la que va de Liga tendrá que buscarle un sustituto a su delantero preferido, el preferido de todos. Al menos, hasta el momento.

Y es que el ariete de Yecla es el máximo goleador del Cádiz CF y uno de los jugadores que más ha destacado en LaLiga1/2/3 en este arranque liguero. Con 5 goles, Ortuño rápido se ha convertido en la amenaza de todos los rivales del cuadro amarillo y, en honor a la verdad, los destellos del delantero murciano se han ido apagando en los últimos partidos.

Producto de su ansiedad por marcar y destacar, Ortuño vio la cartulina roja el pasado domingo ante el Tenerife. Y esa es la causa por la que este domingo ante el UCAM tendrá que ver el partido desde la grada.

Álvaro Cervera tiene dos claras opciones para la delantera. Una es Gorka Santamaría, el autor del gol del empate ante el cuadro chicharrero. La otra es Dani Güiza, actor secundario en Liga aunque en los partidos que ha disputado de Copa se ha reivindicado, primero, con un gol ante el Levante, y segundo, con mucha participación (y más errores) ante el Córdoba.

Ambos delanteros reúnen factores positivos y negativos para su inclusión en el once. Uno de ellos, con Rubén Cruz actuando de enganche, será con casi toda seguridad el delantero centro ante el UCAM. Seguramente, partidarios de que juegue uno u otro habrá en los dos bandos. Aquí, en CANAL AMARILLO, también.

Juega Güiza, por Alfonso Carbonell

Tiene que jugar. Por galones, por derecho natural, por escala, por jerarquía, por motivación, en definitiva, porque le toca a él. Es así. Y le toca porque, a pesar de que se ha quedado fuera de varias convocatorias ligueras, Dani Güiza es, en la mente de todos, el primer suplente del perfil de Ortuño. Para entenderlo mejor, es el segundo ‘9’ del Cádiz CF. Porque el jerezano es delantero nato, hombre de área, ‘matador’. Y lo es porque para Cervera lo está siendo. De hecho, hasta el momento, el entrenador cadista está ignorando las voces que aconsejan meter a Güiza de mediapunta dado que ya no está para llegar a esos metros finales donde la velocidad es un grado.

El perfil de Güiza es distinto al de Santamaría, al que le cuesta entrar en el engranaje de Cervera precisamente por eso, porque no llega a ser ni mediapunta ni delantero centro. Es lo que se le suele llamar, vagamente, un segundo delantero. De hecho, no sería descartable verlo jugar con Güiza aunque intercambiando sus posiciones según la ocasión y lo que requiera el partido.

Pero este año, afortunadamente, no hay en el banquillo un entrenador ‘tipo Claudio’ que por contentar a dos grandes delanteros (Airam y Jona) los hacía jugar a los dos en Carranza (donde en Segunda B se ganaba por decreto) y los alternaba fuera (aunque Jona jugaba los importantes) abocando al Cádiz CF a pifiarla en la gran cita ante el Oviedo en Carranza. Este año está Cervera y, por consiguiente, no se juega con el sistema como si fuese un rompecabezas. Se podrán cambiar las fichas, pero la filosofía y el dibujo es innegociable.

A los aspectos de preferencia, se le unen también los deportivos. Güiza da oxígeno al equipo y sabe templar la pelota a la espera de que los extremos se unan por banda para abrir el juego y, así, poder seguir atacando en bloque. Güiza se hace respetar por todas y cada una de las defensas contrarias, que ve en él parte de lo que fue. Güiza se ha ganado, con sus partidos en Copa, la confianza para suplir a Ortuño cuando el murciano no pueda estar. Güiza, en Carranza, debe sufrir menos que corriendo detrás del balón. Güiza tiene más fútbol que Santamaría y eso, ante un UCAM que regalará la pelota al Cádiz CF, siempre será un recurso más eficaz que no enviar balones a los pocos espacios que dejará el bloque universitario.

Sancionado Ortuño, le toca a Güiza.

Juega Santamaría, por José María Aguilera

Un delantero que acaba de marcar un gol. Ese atacante que en 15 minutos cambiaba la decoración en Tenerife con un tanto ratonero para sumar un punto providencial ¿lo vas a dejar en el banquillo? Gorka Santamaría tiene la chispa, ahora, se nota en los entrenamientos y se palpa en los partidos. Por eso Cervera le daba entrada en el Heliodoro, y por eso lo elogiaba antes del choque con el Girona. «Sí, quizás tenga que jugar más», reflexionaba en voz alta.

Indudablemente Güiza posee un mejor currículum que el vasco, pero también es mejor que el de Ortuño y el de Yecla es indiscutible. Es una cuestión de estado de forma. Al jerezano le pesan los años como a cualquiera mientras que su competidor salta con el brío de la juventud. Hay días que no aparece, pero cuando entra en contacto con la bola con frecuencia, cuando se siente cómodo, el Cádiz CF lo nota.

El míster lo tiene claro. Güiza le aporta cuando sale desde el banquillo, con los adversarios mermados por el cansancio. Entonces, con su inteligencia, que no con su velocidad ni físico, desborda a los zagueros. Pero Santamaría posee gasolina para aguantar desde el inicio al pitido final, siendo el primero en la presión y combinando con sus compañeros por la calidad que tiene en sus botas. No sólo es un rematador y puede intercambiar posición con Álvaro o Rubén Cruz en la punta de ataque.

Con Santamaría en el once se firmaron los mejores minutos de esta temporada, en Miranda de Ebro, hasta que Saúl Ais Reig lo retiraba del campo y el Cádiz CF perdía el norte. Su entrenador ya ha dicho que no hubo castigo, que fue injusta esa expulsión. A su favor juega la experiencia del año pasado en Segunda, donde sería uno de los mejores cachorros del Bilbao Athletic pese al descenso de categoría, anotando siete goles. No tiene que adaptarse a una división que ya conoce.

Es un delantero con mucha movilidad que hará sufrir a los centrales del UCAM Murcia, fuertes pero lentos y ahora inseguros tras las últimas actuaciones.

Ha jugado algunos minutos más esta campaña liguera que su competidor y con sólo un disparo ya ha celebrado un gol. Que su envergadura no engañe: es un 9. Polivalente, pero un 9, y bien lo sabe el Cádiz CF por el descosido que le hizo en San Mamés. Después de ese tanto en Las Islas, todo se aclara. Santamaría tendrá la oportunidad del inicio, esa que viene reclamando en las ruedas de prensa y sobre el terreno de juego. Güiza aportará desde el banquillo. Y todos contentos.