Álvaro García, en El Rosal.
Álvaro García, en El Rosal.

Cádiz CF

El Getafe regresa a por su niño

El club madrileño presentará una oferta forma por Álvaro García un año después

Por  17:21 h.

«Es un chico que nos gusta. Ya el año pasado hicimos una oferta al Cádiz y ahora es verdad que hemos hablado con los representantes pero todavía no hay nada en esa posición porque aún tenemos que dejar hueco. Es un futbolista que a mí me ha gustado desde hace tiempo». Estas palabras pertenecen al presidente del Getafe, Ángel Torres, que el pasado miércoles atendió la llamada de El Transistor de Onda Cero para evidenciar lo que es un hecho. El Getafe vuelve a por el niño que estuvo cerca de conseguir el pasado verano y cuando el mercado veraniego iba cerrando sus puertas.

Todo cadista recordará, sin duda, cómo fue esa última semana de agosto en la que incluso Cervera apartó del equipo a Alvarito para que no se pudiera lesionar y jorobase un posible traspaso que en esos momentos se encontraban negociando. Entonces, el entrenador cadista entendió al chaval de Utrera y le dio permiso para no entrenar y no convocarlo para el partido de Lugo, donde por cierto se ganó con un gol de penalti de Barral.

En cuanto se dio a conocer que Álvaro García no entrenaba esa semana que acabó en el Anxo Carro la afición cadista ya se hizo a la idea de que no seguiría contando con uno de los ídolos del ascenso a Segunda y el mejor jugador del equipo. Pero los días continuaron y el Cádiz CF se plantó. Primero con el jugador. Y segundo, ante el Getafe, al que le remitió a la cláusula. La entidad cadista mejoró el contrato al jugador y le prometió –sobre todo Pina– que escucharía ofertas el próximo año en el caso de que llegasen de Primera y le dieran más dinero a él. En definitiva, que si se diese las mismas circunstancias y que si él cumplía en el campo como ha cumplido pues escucharían ofertas por él que fueran beneficiosas para todas las partes implicadas. Y esa promesa ha llegado el momento de cumplirla y en ello está Juan Carlos Cordero, pese a las palabras de un Vizcaíno que volvió a asegurar que el extremo zurdo sólo saldría si el club que lo quisiera se retratase con los siete millones que marca su cláusula de rescisión.

Aquella semana fue muy dura para Álvaro García. No llevaba bien no entrenar, peor llevó las críticas de los típicos aficionados que tan pronto convierten en villano al que hace un día era un héroe. Era consciente de que se le podía escapar el tren de Primera si por cualquier cosa (lesión, irregular, suerte…) esta temporada (la pasada ya) no daba el nivel en el equipo en el que, para colmo, sentía (y se siente) muy feliz. Pero el sevillano cumplió en el papel que firmó para renovar con el Cádiz CF y siguió cumpliendo en el campo. Y eso le ha hecho ganarse lo que está volviendo a vivir. Aquella semana, como todo el cadismo recuerda, acabó en Carranza con una victoria ante el Nàstic en la que Alvarito marcaba el segundo gol. Su celebración ahí está para que todo el mundo pueda verla. El muchacho rompió a llorar después de unos días que se le hicieron tensos, estresantes, puñeteros y en los que tan pronto quería salir para Getafe y la gloria como quedarse e intentar el asalto al paraíso con la elástica amarilla y ganando menos.

Por todo ello, tanto a Pina como a Cordero no le sentaron nada bien las palabras de las que se ha hecho esclavo Manuel Vizcaíno y en las que dejaba claro que el club que pretenda a Alvarito debe soltar los ocho kilos que anuncia su cláusula. De momento, aún no no ha llegado una oferta formal pero es público y notorio que el Getafe va a volver a la puerta de Carranza con el deseo de Pepe Bordalás debajo del brazo.

Su presidente no lo ha podido dejar más claro y es muy factible que Vizcaíno se baje del burro para contentar tanto a Cordero como al propio jugador, que podría entrar en un estado de rebeldía nada agradable para nadie y menos para un club que podría ingresar cerca de los seis millones de euros, dependiendo de las variables y cláusulas que se acuerden en el traspaso. El Getafe no es el único club que lo ha pretendido. Ya antes un club chino ofreció una cantidad que fue desatendida por el Cádiz CF. Pero esta vez el Getafe viene a por su niño un verano más. Y este viene de verdad y con sólo una oferta.