Nico deja el peto tras 'cumplir servicio'.
Nico deja el peto tras 'cumplir servicio'.

Cádiz CF

El filial, una fábrica de repuestos fiable, servicial y rentable

Cervera echó mano del canterano Nico, al que le tocó doble e intensa ración de trabajo

Por  18:41 h.

No es ninguna noticia decir que un filial está para servir al primer equipo cuando este necesita tirar de él. Pero sí que lo es que haya años en los que se eche más veces a mano y con más confianza. Y desde el pasado año, Álvaro Cervera sabe muy bien que los canteranos responden cuando se les abre las puertas del primer equipo.

El entrenador cadista ya ha dado claras muestras de confiar en la cantera y gracias a su pericia por el primer equipo pasó fugazmente un Manu Vallejo que dejó bastante dinero en las arcas del club tras su traspaso al Valencia. Pero no solo Cervera ha echado mano del mejor jugador del filial, también, cuando se ha puesto a tiro no le ha temblado el pulso para subir al primer equipo al canterano que estuviese jugando en la demarcación donde un profesional se había caído.

El último y más reciente ha sido José Antonio Franco, que debutó ante el Deportivo por la sanción en Alcorcón de Espino y el mal estado de Quezada. El zaguero sevillano jugó los 90 minutos ante el conjunto gallego y a pesar de que el Cádiz CF no pasó del empate cuajo una más que satisfactoria labor. Unos días más tarde volvió a la rutina del filial. Cumplió cuando fue llamado y no hay mejor carta de presentación para volver a repetir.

De todos los canteranos hay varios que se han consolidado en los entrenamientos del primer equipo. Estos son los porteros Cristian Arco y Juan Flere y el centrocampista Sergio González, quien ya sabe lo que es jugar de forma oficial en el primer equipo. Este miércoles, sin embargo, a mitad de entrenamiento se incorporó otro.

Como es sabido, los entrenamientos del primer equipo coinciden con el de filial. Mientras en el campo principal Ramón Blanco se ejercitan los hombres de Cervera, arriba lo hacen los muchachos de Juanma Pavón, que este miércoles entrenaban duramente sobre uno de los dos campos de césped artificial. Por esos momentos, dirigía el entrenamiento del Cádiz CF B el míitico Raúl López, hoy segundo de Pavón. Con el jerezano al aparato, el ritmo de intensidad estaba siendo muy duro e intenso ya que los canteranos ensayaban el pase corto y la presión en una campo reducido. Sin tiempo para respirar siquiera, los pupilos de Pavón no cesaban un segundo cuando de repente aparece por el campo un ayudante del staff técnico de Cervera para pedir cuanto antes la presencia de un lateral derecho en el campo principal. Tan pronto como se le da la orden al secretario técnico Enrique Ortiz, que estaba observando el entrenamiento del filial, este daba una voz a Nico, que sin importarle un segundo el esfuerzo al que estaba siendo sometido puso pies en polvorosa con la ilusión por bandera. Eso sí, de camino al campo se permitió preguntar si podía cambiar los tacos para jugar en hierba natural. En apenas un minuto ahí estaba el jugador rumano llegado el pasado verano del Carabanchel.

Empapado en sudor era fácil diferenciarlo de los profesionales. Tan pronto como saludó a Cervera se puso manos a la obra para suplir a Iza, que había abandonado el entrenamiento por pequeñas molestias. Nico estuvo apenas veinte minutos con el primer equipo trabajando dos ejercicios donde nuevamente la intensidad era la protagonista. Una vez realizó los ejercicios para los que se necesitaba Cervera le dijo que ya estaba bien por hoy y abandonaba el campo entre los aplausos y las bromas de los mayores.

Una vez más, rápido y eficaz, el repuesto del filial volvió a servir a Cervera de apoyo para un día de trabajo y, de paso, para conocer poco a poco a los pupilos de Pavón. En este caso Nico no está siendo titular en el ‘B’ y aunque llegó como mediocentro también puede jugar como lateral diestro.