Dejan Lekic, en el entrenamiento del Cádiz CF.
Dejan Lekic, en el entrenamiento del Cádiz CF.

Cádiz CF

Extremadura-Cádiz CF (Previa) Sin margen para el error

Un triunfo amarillo devolvería algo de crédito a un Cervera en la cuerda floja

Por  7:00 h.
Extremadura
0
Cádiz
0
Extremadura: Álvaro Fernández, Álex Diez, Íñigo López, Djalo, Pomares, Zarfino, Olabe, Chuli, Renella, Valverde o Diego Capel y Enric Gallego.
Cádiz CF: Cifuentes, Correa, Edu Ramos, Kecojevic, Matos, José Mari, Álex, Agra, Manu Vallejo, Aketxe y Lekic.
Árbitro: Ávalos Barrera.
Estadio Francisco de la Hera

Al partido de hoy no se le puede llamar ‘trampa’ porque el Cádiz CF llega ya al Francisco de la Hera entrampado hasta las cejas. Por tanto, al partido de hoy se acude como debiera acudirse a un callejón oscuro repleto de malhechores. Con cuidado, con sumo cuidado. Con respeto, con máximo respeto. Con responsabilidad, con alta seguridad. Pero con valor, siempre con valor. Porque el campo que le espera hoy al Cádiz CF, que tiene a su entrenador subido al patíbulo, puede ser lo más parecido a esas encerronas en las que tanto sufren equipos acostumbrados a otros estadios más amplios y con las gradas mas separadas del verde.

Para colmo, el Francisco de la Hera vive los momentos más bonitos que le toca vivir a cualquier estadio de una localidad pequeña. La fiebre del ascenso que se propaga por toda una ciudad colapsa la ciudad extremeña los días de partido. Almendralejo vive los mejores tiempos que se recuerdan desde que su equipo no estaba en Primera allá por los 90. La ciudad anda volcada con su equipo y eso que todavía los de Juan Sabas no han podido regalar ninguna victoria en su estadio.
Al Francisco de la Hera suelen acudir en torno a 10.000 almas. Lo que viene a ser que uno de cada cuatro almendralejenses –hay 35.000– va al estadio. Cierto es que también se acerca mucha gente de los pueblos cercanos, pero Almendralejo se ha tomado el reciente ascenso como un regalo y así se entiende el optimismo que hay.

Por todo ello, el ruido va a ser de los que inquieta a cualquier rival que llega con la soga al cuello. Poco o nada importará que el Extremadura sea el colista porque en su casa, pese a no haber ganado aún, se va a sentir como un coloso ante el Cádiz CF.
De todo ello les habrá hablado a sus chicos Cervera, que habrá hecho hincapié en que si se comete menos errores que el principiante en la categoría los tres puntos deben volverse para Cádiz.

Al margen de si hay ultimátum o no a Cervera, el Cádiz CF no puede permitirse el lujo de caer en el campo del colista porque a Manuel Vizcaíno se la pondría botando la situación para finiquitar el contrato del entrenador. Total, otro más poco le importará al presidente cadista.

Nadie quiere verse en la situación de recibir la siguiente jornada al Sporting en puestos de descenso. Y para que eso no ocurra Cervera ha intentado motivar a los suyos en pos de que sigan el mismo camino que los primeros veinte minutos ante el Nàstic la semana pasada. Además, para este encuentro el técnico cadista confía más que nunca en la reserva ya que Jairo parece engrasado y Garrido relevará a José Mari en la medular. Si el equipo ha trabajado bien el orden y el sacrificio, hoy debería comenzar a reaccionar.