Lozano celebra el gol de la victoria.
Lozano celebra el gol de la victoria.

Cádiz CF

Extremadura-Cádiz CF (0-1) La gloria, a un pasito

Un nuevo gol del Choco Lozano pone al conjunto gaditano con todo a su favor para ser de Primera este sábado en Carranza

Por  0:34 h.
Extremadura
0
Cádiz
1
Extremadura: Casto, Álex Diez, Fran Cruz (Cristian, 46'), Borja Granero, Bastos, Pardo (Lele, 87'), Rocha (Airam Cabrea, 46'), Pinchi (Carrasco, 52'), Nono, Zarfino y Alegría (Mosquera, 49').
Cádiz CF: Cifuentes, Iza, Marcos Mauro, Cala, Espino, Bodiger (Salvi, 64'), Sergio González, José Mari (Augusto Fernández, 46'), Perea (Jurado, 76'), Álvaro Giménez, (Malbasic, 76') y Lozano (Nano Mesa, 57').
Gol: 0-1: Lozano 22'.
Árbitro: Ortiz Arias, madrileño. Amonestó con amarilla a los locales Pardo y a los cadistas Espino, José Mari
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 39.
Estadio Francisco de la Hera, sin público pero con varios aficionados del Cádiz CF que siguieron el partido desde un hotel cercano.

Era un partido para ir a por la victoria desde el principio y eso hizo el Cádiz CF, que eso sí, salía con un once sorprendente ya que Cervera apostaba por lo que más resultado le ha dado en esta incierto final de Liga protagonizado por los partidos express, las lesiones y todo género de incertidumbres, como han sido de inciertos todos y cada uno de los equipos que ha sacado el entrenador del Cádiz CF desde que recibió en el estreno de esta miniliga al Rayo en Carranza.

Planteaba Cervera una batalla en el centro del campo, donde amontonaba en un triple pivote a Sergio González, titular tras su inconmensurable partido ante el Oviedo, Bodiger y José Mari para conseguir básicamente lo que mejor saben hacer sus hombres, es decir, no dejar al contrario jugar y que sobre el césped nada más que ocurran hechos fabricados por los de amarillo. Y la jugada, una vez más, le salía a Cervera, que ya ha repetido por activa y por pasiva que de este fútbol post-confinamiento no se fía nada de nada y que, por tanto, mientras más feo sea un partido, mejor para los suyos. Y tiene razón. Mucha. Tanta que el ascenso a la gloria espera este sábado en Carranza.

Iba el Cádiz CF a la desértica casa de un rival moribundo y camino de Segunda B y lo hacía con un planteamiento austero y responsable con lo que tenían entre mano, ni más ni menos que un ascenso. Nada dejaba a la improvisación Cervera y los primeros minutos marcaban el feliz devenir de los suyos, que en apenas quince minutos generaban un par de ocasiones y, lo más importante, una sensación de superioridad abismal sin desgaste alguno entre medias.

Así, el Extremadura tocaba sin peligro alguno para regocijo del Cádiz CF, que veía como de sus robos llegaba una primera ocasión para Lozano, que forzaba un saque de esquina con un primer disparo taponado por la defensa local. Del once de Almendralejo, apenas destaba la velocidad de Nono, que tuvo que ser parado en falta por Marcos Mauro tras una galopada con la que se iba colando en el área de Cifuentes. El libre directo de Zarfino se iba por poco fuera.

El Cádiz CF tenía todo controlado y lo que se le iba de las manos un poco no dudaba en deternelo con falta. Como la anterior del argentino sobre Nono y las siguientes, con tarjeta de por medio, de José Mari y Espino. Pero no por esas el Extremadura inquietaba al Cádiz CF, que seguía mandando y mandando bien.

Transcurría el partido controlado por el Cádiz CF, que al dominar territorialmente se acercaba por inercia al arco de Casto, que vio como en el minuto 22 el Choco Lozano le cabeceaba solo en su área tras un centro de José Mari al saque de una falta cerca del fuera de banda. El hondureño conseguía su décimo gol en Liga y ponía más cerca aún de Primera al conjunto gaditano, que gestionó con placer un primer tiempo que se iba al descanso sin nada más que destacar poco más allá del aburrimiento, lo que con acierto y trabajo trató de llevar en todo momento Cervera al césped del Francisco de la Hera.

No tenía otra Mosquera que arriesgar en la reanudación con la entrada de Cristian y el excadista Airam Cabrera para darle mayor mordiente a su equipo, que perdía en el primer minuto de la segunda parte a Alegría por lesión para lamento de un equipo sin fuelle ni fortuna. Por su parte, Cervera refrescaba su centro del campo dándole más minutos a Augusto por José Mari.

Mientras el balón corría, el Choco Lozano, poco antes de que se le subieran los gemelos y pidiera el cambio, seguía a lo suyo y con un disparo cruzado, forzado y con la intención de encontrar a Perea hacía esforzarse a Casto. Mantenía el Cádiz CF el tipo sin apenas inmutarse pero eso hasta que el Extremadura sacó algo de la vergüenza que le queda en su descenso a los infiernos.

Porque pasado un cuarto de hora de la segunda parte los extremeños consiguieron ligar sus mejores minutos para acercarse a las inmediaciones de Cifuentes. No tenían otra que hacerlo provocado, en parte por el conformismo del Cádiz CF, que por no preocuparse no se preocupó siquiera de matar un partido que lo pedía a gritos. Tanto se relajó el once gaditano que permitió a su rival conectarse al encuentro antes de que de nuevo los cambios despertasen al líder, que pudo sentenciar hasta en dos ocasiones después de que Nano Mesa fuera agarrado por el cuello en un claro que penalti que fue anulado por fuera de juego previo. Al rato, Malbasic perdonaba tras driblar a un defensa y chutar con su izquierda desviado.

Parecía poner sentido y calma el Cádiz CF, per volvió a bajar los brazos en los minutos finales poniendo en peligro la victoria ante un Extremadura que pudo empatar por mediación de Zarfino, que recibía solo dentro del área antes de que Iza corrigiera el error en la marca metiendo su pierna cuando el delantero local ya armaba la suya para fusilar a Cifuentes.

El añadido de ocho minutos pudo traer consigo el empate extremeño, pero el disparo desde la frontal de Lele se iba fuera una vez salvada la maraña de piernas que había en el área cadista.

El pitido final deja al Cádiz CF a un pasito, y en casa este sábado ante el Fuenlabrada, de la gloria. Los de Cervera han tardado en cogerle el truco a esta miniliga pero entre la racha del Choco, la severidad de Cala en defensa y los errores de unos perseguidores que nunca se han creído serlo han llegado justo a tiempo para no desaprovechar un colchón de puntos que con tanto esfuerzo y mejor resultado se labraron en una primera vuelta que este año sí dará por fin su recompensa.