Mantecón y Álvaro realizan ejercicios pensando en el partido del Martínez Valero de Elche.
Mantecón y Álvaro realizan ejercicios pensando en el partido del Martínez Valero de Elche.

CÁDIZ CF

Elche-Cádiz CF: El cambio sólo en el calendario

El Cádiz CF inicia su andadura en este nuevo año con el reto de prolongar el camino marcado en el pasado

Por  8:00 h.
Elche
0
Cádiz
0
Elche: Juan Carlos; Correa, Armando, Pelegrín, Iriondo; Dorca, Álex Fernández, Pelayo; Guillermo, Hervías y Nino.
Cádiz CF: Cifuentes; Carpio, Aridane, Sankaré, Oliván; Garrido, Abdullah, Nico, Álvaro, Rubén Cruz; y Ortuño.
Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias (Navarra).
Campo y hora: Estadio Martínez Valero (18.00).

En el mejor momento. En el peor momento. El Cádiz CF despedía 2016 levitando de felicidad, en permanente éxtasis, en un estado de felicidad perpetua. En plena efervescencia se producía este ‘interruptus’ que desconcierta a la parroquia; al menos, las tres larguísimas semanas de descanso mental han servido para apreciar las bondades de un año histórico, relamerse y regodearse como no permite la frenética realidad diaria. Recuerdos, homenajes, premios… hasta hoy.

Porque el cambio sólo ha de producirse en el calendario. En la página del mes, en el último dígito, en los encabezados de las agendas. Sobre el césped, el Cádiz CF debe ser el de siempre desde que Cervera tomó los mandos: misma intensidad, ganas, concentración, competitividad, hambre y filosofía. Con ello se alcanzaba un ascenso inesperado y es el camino para acumular éxitos en cursos venideros.

Difícil mantener el nivel tras la relajación inevitable de estas fechas. La gran incógnita de esta tarde pasa por conocer la actitud de los futbolistas más allá de nombres o sistemas. Porque el entrenador va a calcar la alineación del último choque del año (goleada ante Sevilla Atlético) para no inducir a errores e ilustrar sobre el verde que nada ha de cambiar. Nico aventaja de partida a Salvi en la derecha para complicar la vida al sustituto de Albacar (probablemente Iriondo) y Rubén Cruz permanecerá como punta del triángulo por delante de Garrido y Abdullah. El conservadurismo es tal que hasta repite convocatoria con la única salvedad de Santamaría.

Racha espectacular

La racha cadista es mayúscula. Seis victorias y un empate en los últimos ocho encuentros, con tres triunfos consecutivos y diez goles en ellos. Impensable en un verano donde se asomaba por la nueva categoría envuelto en el pelaje del cordero y sin más deseo que la permanencia. Pero el fútbol, menos en Segunda, no entiende de previsiones y con el desarrollo mostrado las exigencias han cambiado, algo que ha apreciado bien el míster. Ya no vale sólo la salvación, hay que pelear por algo más.

De ahí que Cordero se haya embarcado en el mercado invernal dispuesto a mejorar un plantel con carencias visibles en el lateral diestro y la mediapunta, aunque sin los excesos de años anteriores y mucho menos las prisas de antaño. Cervera tiene tal intención de que sus chicos no noten el cambio de curso que se siguen viendo las mismas caras en el vestuario del Rosal.

Si la sonrisa es perenne en Carranza, también se estila con frecuencia en el Martínez Valero, donde el Elche no pierde desde septiembre. La irregularidad confunde. Los ilicitanos reúnen potencial para mejorar sus prestaciones en la segunda vuelta que se encuentra a la vuelta de la esquina. Les queda enganchar dos victorias seguidas y se han propuesto iniciar su despegue ante el Cádiz CF.

Problemas en ataque

Pelegrín, Dorca y Nino, columna vertebral de la escuadra franjiverde, desvelan las cualidades de un equipo que parte con la meta del regreso a una categoría perdida por cuestiones económicas y no deportivas. Esta tarde echarán de menos a su hombre franquicia, el lateral zurdo Edu Albacar, una institución en Elche, bastión en su carril y clave en la estrategia. Nico y Salvi han de aprovecharse de la inactividad de su sustituto Iriondo.

El combate entre dos rivales históricos presenta muchos ingredientes emocionales: Mantecón vuelve a casa y Josete se reencuentra con viejos compañeros y amigos tras su sorprendente salida de hace un año. El ascenso de 1981 todavía sigue marcando esta contienda, lo que indica la hazaña de aquellos gaditanos que se imponían al destino. Y futbolísticamente se vivirá un precioso duelo de pistoleros entre el citado Nino, perro viejo del fútbol español, y Alfredo Ortuño, uno de los aspirantes a sucederlo en el trono.

Dos buenas rachas enfrentadas. 2017 da el relevo a un año maravilloso y el deseo es que todo siga igual, que nada cambie. Sólo las hojas del calendario.