Cervera en el banquillo dando instrucciones
Cervera en el banquillo dando instrucciones

CÁDIZ CF

El rompecabezas de Cervera

Cinco futbolistas para los cuatro puestos de ataque; el míster tendrá que mover ficha

Por  17:25 h.

Álvaro Cervera. Todas las miradas se fijan en él. El héroe del ascenso, el constructor del milagro, es el objeto de la frustración del cadista al ver a su querido equipo en posiciones de descenso a Segunda. Empatado a puntos con la permanencia, con 31 jornadas (93 puntos) por delante; pero la locura del fútbol no entiende de lógicas y desde la grada se pide de forma inmisericorde la cabeza de los entrenadores. Para el palco es la solución fácil, la mejor manera de ganar tiempo.

De la maestría del técnico depende su futuro. No hay ultimatum como tal, pues en el seno de la entidad guardan silencio, pero una derrota flagrante en el Anxo Carro, con mala imagen como la de Vallecas, podría suponer el fin del míster en el banquillo de Carranza.

No lo tendrá fácil. El CD Lugo se encuentra en la cabeza de la tabla, mientras que los amarillos, tocados psicológicamente por el empate sobre la bocina ante el UCAM, cuentan con bajas importantes y futbolistas entre algodones por la exigencia física del propio Cervera.

En defensa se sentirá la baja de Aridane, imperial, suplida probablemente por un nervioso Servando. Y en la izquierda saldrá Brian Oliván, en un buen momento de forma, para dar cabida a Luis Ruiz, una incógnita en el Cádiz CF tras ascender el pasado curso con el Leganés.

En el medio, ante la duda de Garrido, que fuerza para hacer pareja con José Mari, lo lógico es que repita el roteño con Abdullah una vez olvidadas las molestias del francés.

Poco más que escoger. Cervera tirará de lo que tiene. Pero donde realmente debe partirse la cabeza es en la línea ofensiva. El técnico cuenta con numerosas alternativas para los cuatro jugadores que componen la vanguardia. Hay futbolistas con mayor peso y otros en mejor racha; peloteros que ofrecen unas prestaciones diferentes a los otros, con más velocidad y menos combinación y todo lo contrario. Los dos últimos goles de Gorka Santamaría y el regreso de Ortuño tras su sanción abren el debate del 9, pero la polivalencia de ciertos jugadores es fundamental para mover las distintas piezas en este puzle que ha de componer el entrenador. Con Cervera en el banco, nadie puede descartar la sorpresa.

Salvi y Ortuño, el regreso de dos hombres clave

once-titular-ataque

El entrenador recupera para esta jornada dominical a dos hombres claves en el plantel, con calidad y galones. El pichichi Alfredo Ortuño regresa tras su sanción de un partido por la expulsión en Tenerife, mientras que Salvi sumará casi dos semanas entrenando a buen nivel. Además, la roja a Carlos Calvo en el último duelo deja vacante esa banda derecha y el sanluqueño tiene casi todas las papeletas para volver a ser titular después de un mes en el dique seco.

Es quizás la opción más lógica sobre el papel. Los entrenadores suelen recurrir a sus mejores hombres en momentos desesperados y, aunque no estén en buen momento, son titulares indiscutibles desde el verano. En la banda izquierda la participación de Álvaro García es segura, y en mediapunta continuaría Rubén Cruz. El sevillano representa ese mediapunta que pide Cervera, con trabajo, calidad y llegada, además de envergadura para atajar el juego directo y el balón parado del adversario.

Los jugadores en racha piden su sitio, sea donde sea

once-titular-racha

En algunas ocasiones, el preparador cadista se ha referido a la necesidad de alinear a los peloteros que estén en mejor forma, aunque para ello los tenga que cambiar de posición. Eso hizo para dar entrada a Servando, Migue y Aridane en el ‘play off’. Quitar a Santamaría, después de dos goles consecutivos en los dos últimos encuentros, se antoja una temeridad para un equipo necesitado de pólvora. Pero a su vez, Ortuño es el killer, el jugador franquicia y el que ha demostrado estar por encima de sus compañeros.

La solución pasaría por retrasar al vasco y que compartiera ataque con el de Yecla, cambiando en cierto modo el dibujo para jugar con dos delanteros. Así se fraguó la gran primera media hora de Miranda de Ebro. En la izquierda continuaría Álvaro, y en la derecha se abriría la pugna entre Rubén Cruz y Salvi. el sevillano se va asentando en el equipo (el sanluqueño acaba de salir de una lesión) y su estilo de juego en la banda se asemejaría al de Calvo, actuando como otro centrocampista, jugando por dentro.

Cervera ha rechazado en las últimas fechas jugar con las dos bandas abiertas pues, cuando un equipo pierde confianza, debe estar más juntito sobre el césped. Una novedosa alineación que no puede descartarse, pues daría continuidad a lo visto en las jornadas precedentes y que ha gustado al técnico amarillo.

Sin Ortuño y con los dos extremos por banda

once-titular-sin-ortuño

El sacrificado esta jornada podría ser Ortuño. Así el míster mantendría el dibujo, apostando por Santamaría, en buena forma, y dejando al murciano en la grada como advertencia después de sus últimas malas actuaciones, donde se ha mostrado demasiado egoísta. A su vez, lo tendría como solución de lujo desde el banquillo.

Rubén se mantendría en la mediapunta, y se jugaría con los dos extremos puros, con los pequeñitos, para hacer daño al Lugo al contragolpe. Una buena opción si la idea es darle la pelota al rival, como se espera en el Anxo Carro.

Salvi, Álvaro, Santamaría, Rubén Cruz y Ortuño. Cinco nombres para cuatro puestos. Cervera moverá las fichas para encontrar la mejor solución. Todas son válidas a priori pero la sentencia la marcará el juego y sobre todo el resultado final. Porque esto es fútbol.