Jon Ander Garrido, en el partido disputado en Oviedo.
Jon Ander Garrido, en el partido disputado en Oviedo.

Cádiz CF

El mejor ‘fichaje’ del Cádiz CF

Garrido podrá jugar la vuelta en Carranza gracias al recurso del departamento jurídico

Por  19:26 h.

Alegría en Cádiz, indignación en Oviedo. Justicia en Madrid. La cosa va por barrios, pero esta vez al Cádiz CF le ha tocado sonreír tras una decisión del Juez Único de Competición, que ha levantado la sanción a Garrido después de que el equipo jurídico del Cádiz CF recurriera la segunda tarjeta amarilla que vio en el Tartiere y que le condenaba a vivir el partido de vuelta desde la grada de Carranza. Pero podrá jugar. El recurso, bien fundamentado por Martín José García Marichal, que ha tenido el apoyo de los directivos Fran Canal, Diego García y el vicepresidente Jorge Cobo, todos letrados, ha sido bien acogido por la justicia deportiva, que no vio, como indicaba el acta del colegiado Alfonso Moral, «acción temeraria» en el empujón de Garrido a Cervero, que pese a ser traumatólogo estaba asistiendo de la peor manera posible a Mantecón, al que se le había subido un gemelo en una imagen que todo cadista se sabe ya de memoria.

La defensa jurídica del Cádiz CF ha consistido en tres pasos. El primero y más importante en quitar peso al término «temerario» que había empleado el colegiado. Según la RAE, temerario significa «excesivamente imprudente arrostrando peligros». Nada que ver con lo ocurrido ya que Garrido, al percatarse de que Cervero está dañando a su compañero más que asistirlo, lo que hace es «apartarlo» y no empujarlo para que dejase de causarle dolor.

El segundo punto para reforzar la defensa es aludir a los conocimientos médicos del jugador implicado, Cervero es doctor especializado en traumatología, por lo que debería saber que para estirar un gemelo lo peor que puede hacer es lo que hizo. Y por último, desde el Cádiz se contextualiza la acción y se explica que el árbitro, tapado por Cervero, no pudo ver lo que estaba haciendo el delantero a Mantecón, por lo que no pudo interpretar bien el ‘empujón’ de Garrido al jugador rival.

El caso es que el recurso del Cádiz CF ha prosperado y que Claudio podrá tener este domingo a Jon Ander Garrido en el centro del campo. Todo un baluarte para el Cádiz CF y un soplo de tranquilidad para la afición, que lamentó casi igual el gol de Cervero que el color rojo en la tarjeta que vio cuando el trencilla se dirigió a Garrido.

Clave para el equipo

Porque Garrido es clave. Se mire por donde se mire. Nada más que hace falta echar un simple vistazo a los partidos que se ha perdido el vasco. Siendo Calderón el técnico, ‘Garri’ se perdió el pírrico empate en casa (0-0) ante La Roda de la tercera jornada. No volvería a ausentarse hasta la jornada 23, en la que el Cádiz goleaba (5-0) al Marbella en lo que fue un resultado, cuanto menos, engañoso porque el conjunto de la Costa del Sol falló un penalti poco antes del descanso cuando el marcador iba 0-0. Poco después, Rubio abría la sandía antes del descanso.

También sin Garrido, aunque fuera de casa, el Cádiz CF ganó al Cacereño (0-3), al San Roque de Lepe (0-2), empató a El Palo (0-0) y sucumbió –con permiso, eso sí– ante el Arroyo (3-0).
Pero lo preocupante viene, mejor dicho, venía ahora. Los dos últimos partidos que el Cádiz CF no había sacado adelante en su casa fueron en la jornada 29 ante el Sevilla Atlético (0-2) y en la jornada 33 ante la Balona (2-2). Y ambos, bajo la ausencia de Garrido. El Cádiz CF sufrió una barbaridad en el centro del campo y no eran pocos ya los que se estaban poniendo en lo peor este domingo. Y es que Garrido se comió literalmente a Erice y Ogmba en el Tartiere y es más que posible que, tras el mal partido de Héctor Font, en Carranza juegue de inicio Generelo para aportar algo más de contención a un centro del campo donde el vasco mandó tanto por alto como por bajo.