Onésimo, acalorado, en la sala de prensa del Rico Pérez, nada más caer eliminado ante el Hércules.
Onésimo, acalorado, en la sala de prensa del Rico Pérez, nada más caer eliminado ante el Hércules.

Cádiz CF

El excadista Onésimo avisa de la “jerarquía” del Hércules

El entrenador del Toledo, que cayó eliminado en el Rico Pérez, cree que el 1-0 le da "mucha ventaja" al Cádiz CF

Por  8:00 h.

Onésimo era un jugador de dibujitos animados. Chiquitito, proclive a engordar, pero con un fútbol que, por momentos, maravilló en Cádiz el año que se pasó prestado por el Valladolid. También lo disfrutaron en Valladolid, Barcelona (el mismísimo Johan Cruijff lo pidió cedido al club de Pucela), Sevilla o Burgos. Podría decirse que era algo parecido a Cervera, pero en diestro y mucho menos disciplinado, más irregular pero, puede incluso que más espectacular. Llevaba el balón como si fuera de trapo, pegado al pie, como los mejores y menudos futbolistas que Cádiz ha dado para el fútbol sala. Enseñaba la bola al rival, empleaba sus pies para el engaño y salía disparado por cualquiera del espacio que el defensa menos podía imaginar. En Cádiz estuvo un año y, aunque no brilló con regularidad, sí que se le recuerda por muchas jugadas en las que era capaz de irse de dos contrarios en una losa. Se estrenó en un Carranza y la afición se frotaba las manos. No era para menos, tener al Mago y a Onésimo Sánchez en el mismo equipo era el mejor pretexto para llevar dos pañuelos a Carranza. Uno para airearlo y el otro, pues para lo otro.

Fue la temporada 1988/89 y en el banquillo de Carranza comenzó estando el austriaco Helmut Senekowitsch, que apenas estuvo las primeras siete jornadas. Lo sustituyó David Vidal, que enderezó la nave y acabó dejando al Cádiz CF clasificado en la decimoquinta posición con tres puntos más que el Español, que promocionó junto al Betis. Bajaron Murcia y Elche.

“Por aquel año le guardo un cariño muy especial al Cádiz CF”, recuerda el hoy entrenador del Toledo. “Disfruté mucho de una gran afición y siempre podré decir que compartí vestuario con el Mágico González. Fue increíble. También coincidí con Villa, Enrique Moreno, Linares, Manolito…”, responde de memoria.

Poco le ha faltado para cruzar su destino, otra vez, con el Cádiz CF. A un paso se ha quedado. Y se quedó en el mismo campo donde se detiene la historia del Cádiz CF este domingo. Exacto. El Rico Pérez de Alicante, donde ya hace ocho años el Cádiz CF perdía la categoría que el 26J volverá a buscar.

Onésimo conoce bien al Hércules. Sin ir más lejos, tuvo que enfrentarse a él en la segunda ronda de un ‘play off’ de ascenso del que salió eliminado su Toledo. «Fue una eliminatoria rara», recuerda de entrada el técnico vallisoletano. La resume de la siguiente manera. «A pesar de que en nuestra casa perdimos 0-1 y en el Rico Pérez empatamos 2-2, fuimos muy superiores a ellos en los dos partidos», dice sin invento alguno ya que las crónicas, tantos manchegas como alicantinas, confirman la superioridad del once toledano en ambos encuentros.

Eso sí, Onésimo no resta mérito al cuadro de Vicente Mir. «Demostraron jerarquía para saber defenderse», recuerda de un equipo, el Hércules, que hasta recurrió al juego sucio para perder tiempo con el lanzamiento de balones desde el banquillo para parar el juego en unos minutos finales en los que el Rico Pérez pidió la hora ante un Toledo en inferioridad numérica.

Onésimo ha armado a un Toledo con un fútbol vistoso, un equipo de toque y que se asocia en todas las partes del campo para llegar al área contraria. Y así le jugaron al Hércules. «Cuando un equipo como el nuestro propone y tiene más fútbol que el rival, es normal que este opte por saber defenderse. Los dos partidos lo planteamos igual y ellos supieron usar bien sus armas en defensa». Igualmente, aconseja, aunque sin ánimo de ello, que «puede ser contraproducente variar de estilo en un partido clave. Hay que jugar como se ha jugado durante todo el año», piensa el leonés.

A diferencia de ellos, que fueron al Rico Pérez con un 0-1 adverso, «el Cádiz CF, con ese golazo de Carlos Calvo, tiene mucha ventaja en el Rico Pérez». Eso sí, avisa que «el Hércules tiene mucho potencial de mediocampo adelante con jugadores como Mainz, Javi Flores, Chechu o Miñano, que cobran especial protagonismo en partidos de este tipo».

Pero eso no quiere decir que Onésimo se olvide de la retaguardia herculana. Todo lo contrario. «Creo que se mantienen y han llegado donde están gracias a la zaga, en especial, al central Atienza y a su portero Chema. Fueron básicos contra nosotros para pasar la eliminatoria», apunta el entrenador del Toledo, club con el que tiene contrato para el curso que viene aunque no descarta escuchar ofertas de superior categoría tras su buen año.

Dentro de las virtudes del Toledo en su eliminatoria ante el Hércules se encuentra la presión adelantada que hicieron los hombres de Onésimo. «No queríamos que jugasen cerca de nuestra portería bajo ningún concepto. Por eso le presionamos muy arriba y, la verdad, es que robamos muchos balones y le creamos bastantes problemas. De tener mejor puntería, hubiéramos pasado», opina el que fuera jugador cadista a finales de los 80.

Sobre el ambiente que se respirará en el Rico Pérez vaticina que «será un espectáculo. Meterán cerca de 20.000 personas y, como el Carranza, ese estadio empuja mucho», avisa uno que lo sufrió.

Por último, Onésimo cree que Hércules y Cádiz CF “son dos clubes y equipos que se parecen mucho, incluso en las aficiones y sus estadios. No deberían estar en Segunda B”.