Manuel Vizcaíno acompañó a Enrique Montero en el acto de homenaje del Sevilla FC. Foto: Cádiz CF.
Manuel Vizcaíno acompañó a Enrique Montero en el acto de homenaje del Sevilla FC. Foto: Cádiz CF.

CÁDIZ CF

El excadista Enrique Montero, dorsal sevillista de leyenda

El presidente cadista Manuel Vizcaíno estuvo presente en el acto de homenaje organizado por el Sevilla FC al que también fue jugador del Cádiz CF

Por  18:18 h.

Enrique Montero ya forma parte del ‘Olimpo Sevillista’. Así ha quedado confirmado con la entrega del ‘Dorsal de Leyenda’ por parte del Sevilla FC, una distinción que la entidad del Ramón Sánchez Pizjuán únicamente concede a insignes figuras futbolísticas de su historia.

Natural de El Puerto de Santa María, ciudad en la que reside tras su retirada de los terrenos de juego en la década de los 90, Enrique Montero dejó huella en el Sevilla FC después de once temporadas defendiendo su elástica. La primera de ellas en Segunda División (73-74) y las diez restantes (entre 1976 y 1986) en Primera después de dos años en el San Fernando CD.

Luego llegó su paso por el Ramón de Carranza antes de retirarse en el Racing Club Portuense, el club de su localidad y con el que logró un histórico ascenso a Segunda B a principios de la década de los 90. Y es que el talentoso futbolista portuense jugó cuatro temporadas en el Cádiz CF, todas ellas en la máxima categoría del fútbol español, entre 1986 y 1990. Como amarillo disputó más de 120 encuentros ligueros en los que fue el autor de tres goles.

Por esa razón, el presidente cadista Manuel Vizcaíno (exdirectivo de un Sevilla FC del que se declara seguidor confeso) estuvo presente en el acto celebrado en la capital andaluza. Admirador de la clase de Enrique Montero desde su infancia, Manuel Vizcaíno recordó el buen papel del portuense como cadista, al tiempo que entregó un obsequio en el que se representa la provincia gaditana. Todo un detalle.

Tampoco faltó a la cita David de la Encina, alcalde de El Puerto de Santa María, que se deshizo en elogios hacia Montero. Sin olvidar a Eduardo Herrera, presidente de la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF), que condecoró al portuense con la insignia de oro del organismo andaluz.

Un fatídico ‘Trofeo de los Trofeos’

Asimismo, el presidente sevillista José Castro reconoció con ese ‘Dorsal de Leyenda’ la trayectoria de Enrique Montero, un futbolista que vio cortada su carrera deportiva casi de cuajo debido a una gravísima lesión de rodilla de la que pocos habrían logrado salir. Es verdad que pudo continuar jugando, pero su trayectoria daría un giro para siempre. Y es que, aunque fue internacional con la selección española, se quedó sin ir al Mundial de 1982 en el territorio nacional.

Una lesión que, curiosamente, tuvo lugar en un Trofeo Carranza. “La lesión me cambió la vida, unas horas antes había sido vendido al Barcelona”, relataba Enrique Montero en 2007 a ABC. Aquel día, un brasileño llamado Polozi truncó su trayectoria. Nada fue igual desde entonces.

Un merecidísimo homenaje que sólo reciben mitos del sevillismo. Enrique Montero es el décimo tras Juan Arza, José María Busto, Marcelo Campanal, Ignacio Achucarro, Antonio Valero, Paco Gallego, Enrique Lora, Curro Sanjosé y Antonio Álvarez.