Chechu, el jugador más determinante del Hércules en su ataque.
Chechu, el jugador más determinante del Hércules en su ataque.

Cádiz CF

El doctor del Hércules cree en los milagros

Chechu, que salió en muletas del entrenamiento del jueves, podría jugar el partido ante el Cádiz CF del domingo

Por  14:21 h.

Quien viera a Chechu salir del entrenamiento del jueves del Hércules en el Rico Pérez hubiera apostado (y mucho) a que causará baja en el partido de ida de la semifinal de promoción de ascenso ante el Cádiz CF. El atacante blanquiazul salió con muletas y sin apoyar el pie para proteger lo máximo posible el dedo que tiene seriamente lesionado. Sin embargo, solo unas horas más tarde, tras revisarle meticulosamente, el doctor Pedro Luis Ripoll emitía un diagnóstico opuesto a esas sensaciones matinales. «Evoluciona favorablemente y creo que va a poder estar», sentenció el galeno.

En otro momento y con otro futbolista, posiblemente Ripoll hubiera rechazado la posibilidad de que un jugador compitiera en las condiciones en las que está Chechu, pero las ganas que tiene el jienense por participar en la eliminatoria ante el Cádiz CF seguramente pesan más que cualquier diagnóstico más conservador. La impresión tras hablar con el prestigioso médico es que Manolo Herrero podrá contar con Chechu, sobre todo porque éste es el primero que se va a dejar la piel para que así sea.

El doctor Ripoll, Diego Gómez, que es el que habitualmente está con el equipo, y Sigfrido Sastre estuvieron el jueves por la tarde trabajando para facilitar la presencia de Chechu sobre el terreno de juego el domingo. Para ello estuvieron trabajando en tres férulas con las que proteger el dedo lesionado, con el fin de comprobar cuál de ellas se acopla mejor al futbolista y le permite jugar más cómodo (si es que se puede jugar cómodo cuando apenas se puede poner el pie en el suelo).

La idea es que Chechu pueda probar cómo se siente en el entrenamiento que hoy realizará el Hércules a puerta cerrada en el Rico Pérez y, sobre todo, en el que llevará a cabo el sábado, el último antes del partido. De las sensaciones que pueda tener el jienense dependerá su presencia en el equipo el domingo.

Por Chechu no será. El andaluz va a hacer lo imposible por estar a disposición de Herrero, como ya demostró hace unos días cuando jugó el partido de vuelta de la eliminatoria contra el Murcia ya con el ligamento del dedo roto. Era un partido decisivo y no se lo quiso perder aunque ello le supusiera correr un gran riesgo físico (de hecho, se le agravó la lesión).

El jienense no solo ha sido el jugador más determinante en el ataque del Hércules durante la temporada sino que está demostrando una implicación máxima (también Casares jugó lesionado en Murcia y se acabó de romper) y su presencia sobre el terreno de juego del Rico Pérez el domingo se puede convertir, también, en una inyección de moral para una plantilla que sabe de la importancia de su compañero.

Hasta última hora no se sabrá si Chechu puede realmente jugar contra el Cádiz, pero con el simple hecho de no arrojar la toalla se está metiendo en el bolsillo a una afición agradecida y ávida de héroes.