Cinco autobuses viajarán a Huelva replatos de aficionados del Cádiz CF.
Cinco autobuses viajarán a Huelva replatos de aficionados del Cádiz CF.

Cádiz CF

El Cádiz CF regresa de Alicante bajo un secretismo exagerado

El hermetismo encierra a un equipo que lleva al extremo la política de comunicación interna

Por  20:30 h.

No solo los entrenamientos del Cádiz CF se celebran a puerta cerrada desde que han comenzado los ‘play off’ de ascenso. En parte, si ya se celebraban de esta forma con otros entrenadores anteriores, es una medida que hasta cierto punto puede resultar lógica. Los resultados tampoco es que le estén dando la razón mucho a Claudio, pero es comprensible que quiera trabajar con sus jugadores en la más absoluta discreción el más absoluto silencio. Ni fotógrafos, ni cámaras. Nada. Cerrada a cal y canto y las puertas de la ciudad deportiva.

La prensa ha entendido la postura del entrenador valenciano y ni tan siquiera ha hecho amagos de ‘bichear’ los entrenamientos o echar la caña para dar a conocer las alineaciones de un entrenador que, por lo que parece, está sorprendiendo a todos sus futbolistas, que aseguran conocer sus equipos poco antes de cada duelo.

El caso es que el hermetismo de este Cádiz CF es total. Ya con el viaje a Oviedo no se informó del hotel donde el equipo se hospedaría en la noche previa del encuentro para, se entiende, no ser ‘molestados’ por aficionados y curiosos que quisieran pasarse para animar o, quien sabe, increpar. También se entendió por parte de los medios de comunicación, que entienden que decir el hotel donde se queda el equipo –al final fue en Avilés– no es que sea la exclusiva del año.

Ya para el partido de vuelta en Cádiz tampoco se dieron muchas facilidades, tampoco se pidieron, la verdad. Pero el caso es que desde el Cádiz CF no se informó a la prensa sobre el hotel donde permanecería el equipo la noche anterior al partido en Carranza. Puede que por seguridad o por lo que fuera, pero el caso es que otros años sí se informó tranquilamente. al final, los de Claudio se quedaron en el hotel Barceló de Sancti Petri.

El mutismo es tal que incluso llega al absurdo. De hecho, y aunque la prensa ya ha dado por perdido –entre otras cosas, por su escaso valor informativo– esa información de servicio al aficionado, apenas se dan detalles de los planes de viaje del equipo. Sin ir más lejos, el último desplazamiento en autobús se conoció la noche anterior y porque se le preguntó desde los medios para buscar la foto de la salida del Cádiz CF hacia tierras alicantinas. Sí en cambio se comunicó que a Oviedo el equipo iría en un vuelo chárter. Puede que el hecho de que dicho avión lo llenasen gracias a los aficionados –previo pago, claro– fuera un motivo más que de sobra para esta vez sí informar mediante la página web del equipo.

En dicho viaje, y a diferencia de otros vuelos como el que se realizó a Lugo para otro partido ‘play off’, el equipo partió desde El Rosal al aeropuerto de La Parra y no desde el estadio, con el autobús de los aficionados.

Tampoco se hizo público la agenda del viaje a Alicante, donde se conoció poco después del partido que pasaría la noche el Cádiz CF tras su derrota en el Rico Pérez. Y por supuesto, desde el departamento de prensa se desconoce si el equipo se concentrará o no un día antes del encuentro del domingo ante eñ Hércules en casa.

El colmo de este secretismo más que exagerado ha llegado hoy, con ocasión del viaje de regreso a Cádiz desde Alicante. Preguntado el jefe de prensa por el lugar donde había almorzado la plantilla a mitad de camino, la respuesta no fue otra que esa información pertenece al ámbito interno del club. Sí se supo, al menos, que el equipo llegaría a Cádiz a las 21.00 horas.

Ya se sabe. Silencio, se rueda, se juega, se entrena, se come, se viaja, se empata, se pierde. Ya toca ganar.

Alfonso Carbonell Celdrán

Alfonso Carbonell Celdrán