El Cádiz CF entrenó esta mañana en Carranza.
El Cádiz CF entrenó esta mañana en Carranza.

Cádiz CF

El Cádiz CF, por la línea del campeón

Último ensayo serio previo al 'play off'

Por  18:25 h.
Cádiz CF
0
CF Villanovense
0
Aulestia, Mantecón, Servando, Josete, Andrés Sánchez, Garrido, Espinosa, Villar, Kike, Fran Machado y Jona.
Álvaro Ratón, Moraga, Owona, Jair, Tapia, Ángel Pajuelo, Curro, Jairo Caballero, Salvi, José Ángel y Carlos Fernández.
Christian Gadella Kamstra, de Puerto de la Cruz (tinerfeño). Paisano del delantero del Cádiz CF, Airam Cabrera.
18.00 horas. Los fondos se agotaron el pasado jueves.
Estadio Ramón de Carranza.

La Línea es una localidad más bien feota, que dice poco, que sufre la lacra del desempleo y que vive siempre a la sombra del contrabando con Gibraltar. Pero mira por donde que los linenses y los gaditanos se llevan de gran categoría. Mira por dónde que cada vez que el Cádiz CF va a jugar a los pies del Peñón es admirado, respetado y hasta vitoreado por la afición local. Mira por dónde que allí, en el Campo de Gibraltar, muy cerca de Algeciras, donde al Cádiz se le trata con desdén y recelo, hay un equipo, la Real Balompédica Linense, que va de la mano con el Cádiz CF en todo lo que se precie. Mira por dónde que con lo lejitos que están, se quieren mucho más que otros equipos que, por distancia, deberían ser hermanos en la cancha y en la grada. Pero no es así. Sin saberse muy bien el por qué, al Cádiz CF se le ha pitado en El Puerto, en Jerez, en Sanlúcar y hasta en San Fernando, pero mira por dónde que en La Línea se ve pasar el autobús amarillo y la gente del lugar se quita su sombrero, lo saluda al pasar y le desea la misma o parecida suerte que a su equipo, la Balona, que con toda la humildad del mundo se ha consolidado en la Segunda B y hasta hace sus pinitos en las fases de ascenso para soñar con un ascenso de categoría. Todos, cadistas y balonos, brindarían por un ascenso conjunto y verse las caras en la categoría de plata. Porque si ya se han vivido auténticas fiestas del fútbol en el Municipal de La Línea, donde los equipos se disputan la victoria en buena lid y a cara de perro por cierto, jugándose en Segunda B, en la A el homenaje sería un lujazo para ambas aficiones e instituciones.

Por eso al Cádiz CF le queda algo más por hacer en la campaña regular. Con el campeonato ya en el bolsillo desde hace varias semanas –aunque los números ha tardado en decirlo hasta la semana pasada–, los muchachos de Claudio están en la obligación moral de echar un cable al hermano. Por descontado está que la profesionalidad del grupo que comenzó construyendo Calderón y que ha sido rematado a la perfección por Claudio está fuera de toda duda, pero esta tarde los tres puntos son para La Línea, para ellos enteros, que para eso lo necesitan más. De bien nacido es ser agradecidos y al Cádiz se le recibe muy bien en tierras linenses. Eso es así, por mucho que los que defienden hoy la camiseta amarilla sudasen de lo lindo para conseguir el pase a la cuarta ronda (la del Villarreal) de la Copa del Rey en un duelo a vida o muerte. Los mismos que se despidieron de su exentrenador tras caer en Liga en una remontada que se cargó a Calderón e hizo que Vizcaíno llamase a Claudio para apurar todas las opciones de seguir luchando por el primer puesto. El tiempo le dio la razón.

Última prueba

Más allá de la complicidad que existe con la Balona, que esta jornada juega en Marbella y está a un punto del Villanovense, el Cádiz CF afronta lo que debe ser el último partido serio antes del ‘play off’. Sí, es cierto que aún faltaría una jornada más pero está más que cantado que en Arroyo de la Miel, contra un equipo que irá a muerte por salvar la categoría y sobre un césped artififial más que temerario para las lesiones a una fecha de jugarse el todo por el todo, Claudio apenas exigirá algo de decoro a un equipo que estará plagado de suplentes y no de canteranos porque no lo permite la ley que persigue la adulteración de la competición.

Por eso, el de esta tarde ante el Villanovense en el Ramón de Carranza se perfila como ese último ensayo serio previo al ‘play off’ de ascenso ante otro camepón de grupo. Por tanto, habrá que estar muy atentos al once que saque el entrenador cadista de salida para enfrentarse al Villanovense, que ha sido el equipo revelación del 2015 y que comenzó a remontar el vuelo, precisamente, ante el Cádiz CF en el último encuentro celebrado en 2014 en Villanueva de la Serena, donde el Cádiz CF perdió 1-0.

Los extremeños son en la actualidad equipo de ‘play off’ y el nivel que debe presentar hoy no debe ser muy distinto al que pueda dar cualquier líder de otro grupo. Todo esto, sobre el papel, claro.

Aunque el once de Claudio comienza a estar medianamente claro, sigue siendo una duda el sistema que empleará llegado el momento de la Verdad. Desde hace varias semanas, el de Manises está empeñado en recuperar a Fran Machado, ese jugador que hace jugar al equipo en los metros finales y que consigue darle esa fluidez al juego que no es tal cuando de inicio salen Jona con Airam más retrasado. Por tanto, el ex del Jaén volverá a ser de la partida y todo apunta a que lo hará con Jona en el ataque y Espinosa detrás suya, que tras descansar ante el Córdoba B, intentará recuperar la chispa que ha perdido durante esta segunda vuelta. Junto a Espinosa, en el doble pivote, seguirá estando Garrido. A las bandas, Kike Márquez y Juan Villar. Y en la retaguardia, con Aulestia como cancerbero, Andrés Sánchez, Josete, Servando y Mantecón. En definitiva, el once de gala para ir haciendo sonar los motores del ascenso.