Salvi celebra su gol.
Salvi celebra su gol.

Cádiz CF

Del ‘Salvi quédate’ al vacío de Alvarito

El extremo diestro dio muestras de compromiso en el Trofeo así como que se revalorizó sobre el campo con un soberbio golazo por la escuadra

Por  19:58 h.

Será una mera sensación, será una idea equivocada o no, pero algo parece que ha cambiado en el corazón del cadismo, que puestos a elegir entre uno y otro héroe parece haber tomado partido por el de Sanlúcar. La culpa no es de nadie. O de todos. Pero el caso es que el pasado viernes el que recibió los halagos y el cariño de su afición fue Salvi Sánchez, un jugador que en teoría debe estar deseando lo mismo que su compañero y amigo Álvaro García pero por lo que sea, sobre todo por un nivel mediático y económico menor, no se está radiando tanto sus deseos. También hay otra salvedad. El sanluqueño ha jugado más en esta pretemporada y da la sensación de estar más dispuesto a quedarse en el Cádiz CF en el caso de que no llegue una oferta suculenta para el club y generosa para él.

«¡Salvi quédate, Salvi quédate!» cantó a coro las cuatro gradas de Carranza y el extremo, agradecido, no solo dio las gracias de coración a la parroquia amarillo sino que también le obsequió con un golazo que llevaba la semifinal del Trofeo a la tanda de penaltis. Luego ya mandó la pelota a las nubes desde los once metros, pero entonces ya tenía bien metidos a los suyos en su bolsillo.

Porque sí, porque puede que sea de Sanlúcar y el otro de Utrera y corazón sevillista. Porque el uno lo quisiera la Premier o la liga china y al otro clubes más mundanos como el Getafe o el Leganés, por lo que sea, porque incluso haya a gente que le guste incluso más que el más cotizado Alvarito, el caso es que el viernes Salvi terminó de ganarse a Carranza con el solo hecho de decirle a su entrenador que sí, que cuente con él para jugar, que si le fichan, que le fichen, pero que él es futbolista y donde más disfruta es sobre el verde. Y solo por eso, Carranza le tributó una ovación reservada a los futbolistas que hacen las cosas con el corazón y dejan a un lado la cartera.

Salvi vibró con Carranza y Carranza vibró con Salvi. Y lo que es peor o mejor, según los casos. Su golazo, su participación en Carranza, quien sabe, le puede abrir incluso más alternativas de salir traspasado en estos días que si se hubiera guardado en el anonimato del banquillo.

La semana que viene comienza la Liga. O todo cambia mucho o Cervera ya sabe que puede disponer de un soldado de Primera mientras aguarda a que su otro soldado de nivel le diga que está concienciado para jugar. Eso sí, antes tendrá que demostrar que está al mismo tono físico que el resto de sus compañeros porque ha sido el jugador que menos minutos ha jugado una pretemporada de ‘baño y masaje’.

Queda algo más de medio mes para que se resuelva la situación de ambos jugadores. Salvi es uno más pero nadie niega que pueda salir, pero hasta que se dé el asunto es uno más y así da gusto. En cambio, el tema de Alvarito se ha enconado por culpa de todas las partes que no han sabido gestionar su salida. Desde el presidente limitando las ofertas con aquello de la cláusula al director deportivo abaratando la pieza pasando por un entrenador al que solo le falta decir al personal que Alvarito estorba en estos momentos abaratándolo mucho más.