Cervera llegó a Carranza el 18 de abril de 2016.
Cervera llegó a Carranza el 18 de abril de 2016.

Cádiz CF

Cuatro años y una guinda por colocar

Álvaro Cervera cumple su cuarto aniversario en el Cádiz CF en plena incertidumbre

Por  8:00 h.

Cuatro años. Se dice pronto, pero lo mejor de ellos es que han sido muy dulces. Eso sí, le falta la guinda. Este sábado 18 de abril se cumplen cuatro años de la llegada de un señor con gafas con pinta de catequista pero que ha llegado a convertirse en un Dios para un cadismo que no tiene otra que rendirse ante él, ante su evidencia.

Cuatro años se cumplen este sábado de la llegada del salvador. Fue en abril de 2016 cuando Cervera tomaba el timón de una nave a la deriva. Una derrota en el Juegos Mediterráneos ante el Almería (2-1) precipitaba el adiós de Claudio Barragán y la posterior destitución. ¡Ay, y que todavía haya ilusos aficionados que piensen que no hay derrotas buenas…!

Final de la temporada 2015/16

Y llegó, y lo hizo en mitad de una crisis de caballo y con un equipo destrozado pero con sus dos pies en la fase de ascenso lograda, al César lo que es de Claudio, por el anterior entrenador. Porque los cuatro partiditos que quedaban para cerrar el ejercicio regular no auguraban nada bueno. Su debut fue una derrota en casa ante el Mérida (0-1, con golazo del excadista Aitor). Su siguiente salida fue un patético empate sin goles en Jumilla. Volvía a Carranza para perder 0-2 ante el UCAM y acababa en Jaén ganando 0-1 con un gol de Salvi a la contra. De esos encuentros, los dos primeros fueron directamente para olvidar pero ya en los dos últimos el señor de las gafas, tímido e introvertido, comenzó a apuntar en su libreta más cositas con el boli verde que con el rojo. Como cuarto clasificado y carita de cordero degollado llegó el Cádiz CF a un ‘play off¡ de ascenso que fue de ensueño. Su primer empate en casa, en la ida ante el Racing de Ferrol, fue muy discutido por cierto sector del entorno debido al planteamiento ultradefensivo que dispuso. Pero esos, esos que lo criticaron, no tenían ni idea. Ni pajolera idea de lo que ya estaba construyendo un catequista que salió del Rico Pérez con toda la cara de un obispo del cadismo. El Cádiz CF fue el primer cuarto clasificado que logró el ascenso bajo el nuevo formato.

Temporada 2016/17

El retorno a Segunda no pudo ser mejor. Eso sí, antes de llegar a esa idílica eliminatoria en el ‘play off’ de ascenso ante el Tenerife, el Cádiz CF de Cervera no tuvo un buen comienzo. Tan dubitativo fue que incluso en la jornada duodécima, y con ocasión de la visita al Anxo Carro de Lugo,  su cargo de entrenador colgaba de un hilo. Fue entonces cuando apareció el legendario taconazo de Dani Güiza que sirvió para que Alvarito marcara a placer un gol que siginificaría la resurreción de un equipo que ya nunca más bajaría el pistón más de lo necesario. Al término de la temporada regular fue quinto clasificado tras perder la condición de cuarto en la última jornada, donde se jugó con los suplentes en Valladolid cayendo derrotados. A la postre, esa bajada de escalón fue clave para que el empate en el global de la eliminatoria (1-1) favoreciera a un CD Tenerife que no demostró ser mejor que el Cádiz CF.

Temporada 2017/18

Ya sin Aketxe y Ortuño, dos piezas claves en el curso anterior, el Cádiz CF volvía a armarse aunque con un equipo no tan del gusto de Cervera, que veía como le entregaban a un descentrado Barral como estilete de una delantera que seguía contando con Salvi y Álvaro García como mejores armas. Pese a la falta de goleador nato, Cervera volvía a conseguirlo. Otra vez, tras un comienzo liguero con algunas que otras dudas, llegaba a la Navidad en puestos de ascenso directo y con la máquina bien engrasada. Además, entre medias, le regalaba al cadismo un pase copero en el Benito Villamarín que más tarde, y tras no lograr clasificarse para el ‘play off’ de ascenso, sería la noche mejor recordada por unos cadistas que ese día tocaron el cielo con las manos al vencer al entonces equipo entrenado por Quique Setién 3-5. Ahí es nada. Ya en Liga, a Cervera comenzó a perseguirle ese ‘sambenito’ que todavía aún no ha conseguido quitarse de encima. Su equipo, con el paso de las jornadas, fue perdiendo fuelle y dejaba escapar una fase de ascenso única al empatar en casa en la penúltima jornada ante el Tenerife en los minutos finales con un gol del hoy cadista Malbasic. En la última jornada solo valía ganar pero la imagen ofrecida en Granada, donde se perdió 2-1 con doblete de Machís, fue la de un equipo ahogado y falto de fe. El Cádiz CF acababa noveno la Liga, con los deberes más que hechos pero con un halo de decepción que no lo podía evitar.

Temporada 2018/19

Calcada a la anterior puede considerarse la 2018/19, donde Álvaro Cervera pierde a su tocayo, que se iba al Rayo dejando a un equipo desolado y con un Salvi medio depresivo como para tirar él solo de un carro que más que nunca dependió de los veteranos. Pese a todo, el técnico de nuevo es capaz de armar la moral del bloque y hace resucitar la banda no sin problemas. Tanto, que una derrota en casa del colista en Almendralejo en la jornada décima lo deja al borde de la destitución tras una agria disputa dialéctica con Vizcaíno, que aunque contactó con varios entrenadores supo mantener a Cervera. Este año irrumpe con fuerza Manu Vallejo, que con sus goles es capaz de mantener al equipo en la zona media hasta la entrada en escena de Sergio Sánchez, vital para sacar del descenso al equipo y llevarlo, casi que él solito con su experiencia, a los puestos de ascenso directo una vez más al final del campeonato de invierno. Fue con el central barcelonés con los que el Cádiz CF se pegó ocho victorias consecutivas logrando un colchón de puntos elemental para otra vez cumplir con creces el objetivo de la permanencia; no así el del ‘play off’ de ascenso, que volvería frustrarse en las últimas jornadas después de una segunda vuelta en la que al Cádiz CF le volvieron a presentar los mismos males de las dos anteriores pese al fichaje de Machís, que aportó sus goles a la vez que desequilibró el bloque. El Cádiz CF perdía en la penúltma jornada en casa ante el Extremadura (0-1) y volvía a caer en el cierre ante el Sporting (1-0) para quedar finalmente séptimo clasificado.

Temporada 2019/20

La presente campaña, la de su cuarto cumpleaños al frente del Cádiz CF ya pasará tristemente a la historia como la de la pandemia en la que se paró el mundo. Y se paró en un momento en el que Cádiz CF iba líder con seis puntos de ventaja respecto al tercero. Es cierto que sobre el once amarillo volvían a sobrevolar los fantasmas de las segundas vueltas, pero tan cierto es eso como que sus rivales tampoco estaban dando el do de pecho en jornadas en las que los de Cervera no sacaban sus partidos adelante. El caso es que un año más Cervera ya metía en el bolsillo de su club la permanencia mucho tiempo antes de lo normal y aunque desde el club no se pide el ascenso es público y notorio que Vizcaíno está haciendo un esfuerzo económico mayúsculo en pos de conseguirlo y, aunque no lo diga, es a lo que se agarra para no renovar a un entrenador que se encuentra a once partidos, los que quedan de Liga, para pasar a ser el que más ha entrenado al equipo cadista.

Con Cervera en el banquillo el Cádiz CF ha sumado 77 victorias, 60 empates y 45 derrotas. ¿Son números para que el entrenador pueda soplar las velas con un nuevo contrato debajo del brazo? Para Vizcaíno, hasta el momento, no. Qué le falta. Entre otras cosas, la guinda.