Cortijo (d), en su primera etapa en el Cádiz CF, junto a Carmelo (i).
Cortijo (d), en su primera etapa en el Cádiz CF, junto a Carmelo (i).

CÁDIZ CF

Cortijo: de Mágico a Maradona

«Ambos tenían una técnica espectacular e impresionante», asegura el que fuese jugador cadista y sevillista, quien compartió vestuarios con los dos 'astros'

Por  10:17 h.

Muchas fueron las temporadas que Alfonso Cortijo pisó los terrenos de juego de Primera. Lo hizo con el Cádiz CF (con el que debutó en la máxima categoría del balompié nacional), el Sevilla FC y el Rayo Vallecano. Luego llegaron campañas en Segunda con los vallecanos y el Numancia hasta que regresó al Ramón de Carranza para competir en Segunda B. Todo ello entre las décadas de los 80, 90 y principios del nuevo siglo. Toda una vida.

En todo ese tiempo pudo Cortijo compartir vestuario con grandes figuras del fútbol. Pepe Mejías, Zamorano, Suker… y así hasta Mágico González y Diego Armando Maradona formaron parte del mismo equipo que el de La Barca de la Florida. Con la ‘estrella’ salvadoreña coincidió en el Cádiz CF de finales de los 80. Con el ‘astro’ argentino en la temporada 92/93 en el Sevilla FC de Bilardo. Justo antes había llegado Cortijo al Sánchez Pizjuán con Víctor Espárrago en el banquillo, quien ya fue su entrenador en La Tacita de Plata.

Una vuelta al pasado que el canal de televisión ‘Vamos’ recuerda este jueves, pues ha programado para un documental sobre la etapa de Maradona en el Sevilla que, además, es el primer episodio de ‘Informe Robinson’ que se emite desde el fallecimiento del carismático exfutbolista y comunicador inglés, ocurrido el pasado 28 de abril. Y ahí aparecen los testimonios, entre otros, de Cortijo.

«Mágico y Maradona tenían una técnica espectacular e impresionante», asegura el que fuese zaguero. Y añade: «Podían jugar con los cordones de las botas sueltos o dar exhibiciones en un entrenamientos de tirar diez faltas desde fuera del área y meter nueve».

A modo de anécdota recuerda que «en un amistoso del Sevilla CF contra Boca Juniors en La Bombonera, Diego jugó un tiempo con cada equipo. Después Maradona invitó a un asado en su casa a las dos plantillas».

Una buena sintonía con Maradona, con el que tuvo un trato cordial. «Me regaló dos pares de botas, que aún conservo. También le pedí un favor para el Jerez Industrial y aceptó sin problemas. Fue un detalle muy bonito para el club y toda la gente que ese día pudo tenerlo a su lado. Me dejó gratamente sorprendido».