cordero

CÁDIZ CF

Cordero habla sobre su contrato, la venta de Alvarito y cuando ‘durmió con su enemigo’

"Quise vender a Álvaro a China y el presidente lo rechazó; podríamos haber tenido de margen todo el verano"

Por  13:34 h.

Juan Carlos Cordero se ha despedido este martes ante los medios de comunicación. Primero, ha leído un discurso en el que ha defendido su trabajo y ha criticado la dura guerra que mantienen Vizcaíno y Pina por el control institucional de la entidad. Ha habido incluso momentos emotivos, en los que ha recordado a su familia. Al exdirector deportivo del Cádiz CF le ha dolido el cese “injusto, desproporcionado y sucio”, y también inesperado.

Una vez terminado su monólogo, ha permitido las preguntas de los periodistas que se encontraban cubriendo la información. Durante media hora se ha dedicado a contar su verdad, que coincide enormemente con la realidad. Entonces, ha mostrado su lado más duro y directo, sin jugar a libres interpretaciones.

La primera pregunta. ¿Se esperaba esta destitución? Por supuesto que no. El sábado se lo fue oliendo debido a las informaciones que los medios de comunicación iban publicando, pero dos días antes Cordero y Vizcaíno estuvieron dialogando sin problemas en Mallorca, en la víspera del encuentro liguero del Cádiz CF ante los bermellones. “Por Palma me di un paseo el jueves y me invitó a cenar… Vamos, durmiendo con su enemigo. Entiendo este negocio, pero…”.

El presidente Manuel Vizcaíno no ha argumentado esta decisión más que con palabras inconcretas. “Se puede escudar en cualquier cosa”, apunta Cordero con respecto a los motivos de su destitución. Uno de los desencuentros, el principal probablemente, es que el director deportivo no aceptó el nuevo contrato que el sevillano le puso por delante para que renunciara al que le firmó el Cádiz CF cuando Pina tenía la rúbrica deportiva.

Vizcaíno le ofreció el mismo contrato

Cordero denuncia que “Vizcaíno me ofreció el mismo contrato, mismas cantidades, mismos bonus que (en noviembre) me firmó el Cádiz CF. No Pina, el Cádiz. Sólo cambiaba el 5% de plusvalía de los traspasos, que entraban compras y ventas (por ejemplo, además de la venta de Alvarito, la compra de Brian). Pero el resto del contrato, el mismo. No quiero ganar más dinero de lo que una persona puede pagar, pero como ejecutivo he generado mucho a nivel económico con mi trabajo. Y si el club tiene plusvalías, creo que merecía ese bonus. Las cantidades son idénticas”.

Recalca que “yo soy (era) trabajador del Cádiz CF. Los bandos son cosas vuestras”.

El otro argumento perfilado, que no definido por el presidente: las “cosas gravísimas” que ocurrieron durante la negociación para la venta de Alvarito. “Me cuesta entender lo de Álvaro García. He dicho públicamente y no le ha gustado, que la venta de cinco millones a un equipo chino, yo quería y el presidente dijo que no”. Vizcaíno negaba la oferta en Canal Sur. “Él tiene la oferta reenviada, un escrito, un poder oficial. Lo primero que mandan para negociar. Primero pagaban 3,5 millones, luego 1,5 y se puede llegar hasta dos millones de ‘bonus'”.

Finalmente, Alvarito llegó al Rayo Vallecano por 4,5 millones de euros. Pero fue el 22 de agosto, casi dos meses después de la oferta china. Cordero subraya que ahí se encuentra la clave de su malestar y del propio Cervera. “La diferencia no es 500.000 arriba o abajo, sino poder trabajar con tiempo. Yo no puedo firmar en tres días un delantero. No trabajo por nombres y por contentar a nadie. El margen para poder trabajar habría sido abismal si se hubiera vendido ahí, y por eso se queja el entrenador. El dinero no para Cordero o Vizcaíno, sino al Cádiz CF, que es el beneficiado”. O, en este caso, el perjudicado.

“Tengo más afinidad con Pina, pero trabajé para el Cádiz CF”

El murciano se ha querido mantener al margen de los bandos. Ha hablado de que no se ha doblegado ante los egos de los propietarios, de estar en medio de una guerra y ser víctima de ella. No obstante, reconoce mayor afinidad con Pina por su manera de trabajar y porque llevan casi dos décadas juntos. Y eso ha enfadado a su enemigo. “Yo he dicho aquí públicamente que Quique (Pina) me habría escuchado (la oferta de China), pero el presidente dijo no. Pero hay más. Cinco días más tarde tuvimos una oferta de seis millones del Huesca, y se les mandó una contraoferta porque quería el presidente. El problema ha sido el margen de maniobra”.

Vizcaíno le comunicó la decisión el domingo. Cordero explotó en una reunión muy tensa. Y corta. “Conmigo estuvo tres minutos, no quise escucharle más. Ha intentado quedar bien, pero esa no es mi forma de ser“. Porque no le gusta que le haya metido en un bando. “Llevo 19 años de director deportivo, ejerciendo. Las últimas diez temporadas, cumpliendo con creces los objetivos marcados. He sido fiel a mis ideas. Yo no soy un monigote y lo saben los dos. Soy más afín y tengo más relación con Pina, eso es evidente. Yo soy persona y cuando lo pasa alguien mal hay que estar ahí. Pero no soy ni de uno ni de otro. Tengo más afinidad por uno, está claro, por su forma de trabajar que es similar, pero he trabajado por el Cádiz CF”.

“Espero que no haya más víctimas de esta guerra”.