Sergio Sánchez, durante su etapa en el Málaga, donde se consolidó en el fútbol de élite.
Sergio Sánchez, durante su etapa en el Málaga, donde se consolidó en el fútbol de élite.

CÁDIZ CF

El corazón que no piensa dejar de latir

Sergio Sánchez se encuentra ante otro enorme reto en su vida: volver a su nivel tras año y medio en blanco

Por  8:00 h.

Golpe de timón. Fichaje de la ‘factoría Arias’ en su primer golpe de autoridad tras la marcha de Cordero. Sergio Sánchez (Mataró, 3 de abril de 1986) es el elegido para completar la zaga del Cádiz CF. Con un currículum tan brillante como el blanco reluciente de su última hoja de servicios. Futbolista de élite, internacional con España en categorías inferiores hasta la sub 21, compañero de una hornada de estupendos futbolistas liderada por Mata, Negredo y muchos más, jugador de ‘Champions’ en La Rosaleda y fichaje estrella del multimillonario Rubin Kazan.

En el lado opuesto de la balanza, su último partido oficial data de octubre de 2017 (un año vital, un mundo en el deporte) y ha disputado tres encuentros en año y medio entre el Rubin Kazan y el Espanyol. Con 32 años esa inactividad pasa factura. Además, baja de las estrellas al barro y, aunque su espíritu competitivo es loable por aquel que bien lo conoce, es necesario mantener la incertidumbre por saber con qué actitud descenderá varios escalones de golpe.

En lo futbolístico, Sergio no admite dudas. Central contundente, que va bien al cruce tanto por alto (1,85) como por bajo, aceptable salida de balón, compromiso, colocación, buen compañero y polivalente. En sus inicios partía desde el carril derecho pero con la pérdida de chispa ha ido centrando su posición, si bien encajaría con Cervera para cerrar el lateral en duelos donde prime el carácter defensivo. Muchísima experiencia y de primer nivel, con partidos europeos en Sevilla, Málaga, Panathinaikos y Rubin Kazan más dos etapas dispares en el Espanyol.

Salvo en la campaña 2008-2009 con el club perico, que le permitió dar el salto a Nervión, nunca ha sido indiscutible, pero sí un magnífico número 12. Alrededor de 20 encuentros para los que mostraba excelente predisposición, lo que destaca su buen talante aceptando su rol. Superó un desafortunado trance pues se le diagnóstico una patología en el corazón que le retiró momentáneamente del fútbol. Pasó por quirófano para someterse a una compleja operación y después de ello ha ofrecido ocho años de máximo nivel. No hay duda en ello.

Una gran apuesta de Óscar Arias

Problemas de entendimiento con Quique Sánchez Flores lo han dejado completamente en blanco y con Rubí la dinámica proseguía, así que rescindió con acuerdo bilateral a final del mercado y firma por el Cádiz CF como agente libre, por dos temporada s(y una tercera opcional) a raíz de 250.000 euros cada una. Fichaje de caché.

Es un futbolista que ha desfilado por vestuarios de máximo nivel y que ha ganado dos Copas del Rey (2006 y 2010). Casado con la Miss España 2006 Elisabeth Reyes, es habitual verlo saltar de las páginas deportivas al couché de la información rosa. La última ocasión, en el bautizo de su hija Adriana en la ermita del Rocío. Porque aunque sea catalán de nacimiento, es andaluz de corazón y hasta se arranca a cantar flamenco cuando tiene una buena oportunidad y el entorno lo acompaña. Y no lo hace nada mal.
En Málaga echaba raíces y es donde se ha sentido más integrado, compartiendo vestuario con figuras de la talla de Van Nistelrooy, Baptista, Toulalan, Demichelis y del emergente Isco. ¡Ay, esa inolvidable noche de Dortmund en la que brilló para terminar sumido en las sombras!

Su último partido, hace 11 meses

Apenas ha participado en la pretemporada con en Espanyol, «y la chispa se coge jugando», como apunta Cervera y todo hijo de vecino. Aun así, varios clubes han llamado a sus puertas y han pugnado por incorporar a un futbolista que se ha decidido por el proyecto de Carranza.

Su llamada a filas era una obligación. El míster ya mudó su cara a final de verano al quedarse sin su cuarto central y la necesidad se convertía en exigencia tras la lesión de Servando. Sergio Sánchez viene a competir con la zaga más segura de la pasada campaña. Kecojevic y Marcos Mauro, hasta el regreso del capitán, esperan en la puerta y deberán apretar para no perder el puesto. El montenegrino parece indiscutible por su solvencia y juego aéreo, así que será el argentino quien se la juegue con el catalán.

Si recupera su nivel, o mínimamente se acerca, el salto de calidad con el nuevo tripulante es superlativo, así que Sergio se encuentra con reto similar al de 2010 cuando prácticamente lo retiraron del deporte profesional. En ese momento no se rindió, y a estas alturas, este corazón no está dispuesto a dejar de latir.