Claudio da instrucciones a Migue García durante el partido.
Claudio da instrucciones a Migue García durante el partido.

CÁDIZ CF

Claudio advierte a sus hombres: «No podemos dar un paso atrás»

«No está en mi cabeza que nos podamos relajar», señala el técnico cadista, que desea ganar los tres últimos partidos aunque con su política de rotaciones

Por  0:00 h.

El Cádiz CF acaba de proclamarse campeón del Grupo IV de Segunda División B. Ha conseguido su objetivo con tres semanas de antelación, y ahora la mente solo se centra en el ‘play off’ de ascenso. La afición ya lleva tiempo escogiendo al adversario con el que se quiere jugar los cuartos (puede votar en esta encuesta); Oviedo, Nástic y el campeón del Grupo II (que puede ser el Huesca o el Athletic B) se avistan en el horizonte.

Pero existe un problema. El equipo de Claudio disputará la eliminatoria decisiva el 24 (posiblemente el 23) de mayo, y no ha terminado siquiera el mes de abril. Restan muchos días aún para la gran cita, y sobre todo tres partidos que disputar ante conjuntos que se juegan la vida.

Primero el Córdoba B, colista de la clasificación pero con opciones de salvarse ya que se sitúa a solo dos puntos de la permanencia. Luego Villanovense en Carranza, que se ha metido en ‘play off’ (es cuarto) y sueña con protagonizar esta gesta histórica. Y para terminar el Arroyo, solo un punto por encima del descenso.

Claudio señala como afrontará los tres encuentros de final de campeonato. Es muy fácil. «Quiero ganar el primero, que es el de Córdoba. Y ante el Villanovense, más de lo mismo. Y también el último en Arroyo. Serán complicadísimos porque a todos nos cuesta ganar».

Y ya le ha avisado a sus futbolistas que no permitirá la relajación sufrida en las jornadas anteriores a la consecución del empate, que costó el empate en casa con la Balona y la derrota en Lucena. «No podemos dar ese paso atrás. No está en mi cabeza que nos podamos relajar, ellos ya lo saben».

Porque si el Cádiz CF no juega con la máxima intensidad, lo sufre en exceso. Y el mismo Claudio abandonó Lucena con un rebote considerable. «No te puedes relajar, hay que competir hasta el final. Hemos tenido una fase, no de relajación total, pero sí que no hemos sido fieles a nuestro estilo a la hora de presionar y eso nos pasó factura en Lucena», reconoce ya con el campeonato en su poder.

«Está muy complicado ganar, sin importar el rival que sea. Ya vimos que el Tropezón, que está en descenso, le ganó al Oviedo en su casa», recuerda.

Eso sí, Claudio no renuncia a su política de rotaciones. El campeonato «nos tiene que servir para coger confianza, para darle minutos a los que menos han tenido y llegar al final en plenitud de condiciones, que es lo más importante». El tiempo dirá.