Los jugadores del Cádiz CF abandonan el césped del Tartiere tras el primer partido de 'play off'.
Los jugadores del Cádiz CF abandonan el césped del Tartiere tras el primer partido de 'play off'.

Cádiz CF

Cinco motivos para confiar en el Cádiz CF y otros tantos para ser prudente

Los cuatro partidos disputados en el presente 'play off' significan un abanico de sensaciones

Por  8:00 h.

Cuatro partidos ha jugado el Cádiz CF en lo que lleva de ‘play off’. Si se hace una media de los minutos en los que ha jugado bien y se mide con los que ha jugado mal, seguramente, la visión que se tenga no sea del todo optimista. Pero las sensaciones han cambido y es cierto que de la decepción de la derrota ante el Oviedo se ha pasado a la euforia tras la eliminación del Hércules. Otra vez, la balanza del cadismo anda igualada. Otra vez, la botella se puede ver medio llena o medio vacía. Pero lo importante es que sigue habiendo botella.

Motivos para confiar

1. Se ha recuperado la confianza.

La desilusión en el Cádiz CF fue máxima después de la derrota ante el Oviedo en Carranza y volver a la realidad no iba a ser fácil. Y no lo fue. El Cádiz CF besó la lona en el Rico Pérez pero fue capaz de levantarse para volver con vida en Carranza y pasar la eliminatoria en un partido de vuelta donde el equipo, aunque solo fuese en el primer cuarto de hora, recordó al mejor Cádiz CF de Liga.

2. Las dudas parecen haberse disipado.

Las dudas en el Cádiz CF parecen haberse disipado y Claudio cree firmemente que lo que mejor le viene a su equipo es jugar con Fran Machado como mediapunta, un sistema con el que mejor se ha jugado en estos ‘play off’. Véase el primer tiempo ante el Oviedo en el Nuevo Carlos Tartiere o los primeros minutos frente al Hércules en Carranza.

3. La suerte ha vuelto al Cádiz CF.

La fortuna ha vuelto al Cádiz CF después de muchos años dándole la espalda. Los goles ‘in extremis’ en Anduva o en Hospitalet o los malos arbitrajes parecen ser historia. Ahora, los arbitrajes están siendo más benévolos con el Cádiz CF, que siempre recuerda los arbitrajes ante el Mirandés o ante el Lugo fuera de Carranza, y lo que antes iba dentro (gol en propia puerta de Baquero en Miranda de Ebro, fallo en cadena en el segundo gol del L’Hospitalet), ahora se va fuera (zurdazo de Portillo que se fue lamiendo el palo de Aulestia y puso a los cadistas el corazón en un puño).

4. Sin lesionados ni sancionados.

El Cádiz CF comenzó el ‘play off’ con la fatal noticia de la lesión de Andrés Sánchez y con la baja por lesión de Óscar Rubio, que se rompió faltando pocas jornadas para el comienzo de la fase de ascenso. Dos laterales fijos en las alineaciones de Claudio Barragán, que tuvo que ‘parchear’ el lateral derecho con Mantecón y confiar en Tomás y la llegada de Prada. Las cosas han cambiado y todos –salvo Andrés– están disponibles.

5. Se ha aprendido de los errores.

Las fiestas y ‘conciertos’ anticipados, las cenas de los expresidentes, las invitaciones a propios y extraños (directivos de otros clubes, exfutbolistas del Cádiz, exfutbolistas de prestigio nacional, afamados periodistas…) el desmedido y exagerado recibimiento al autobús –no sólo ante el Oviedo, también vale como ejemplo los del día ante el Real Madrid Castilla o L’Hospitalet–, y tantas otras cosas más que no hicieron más que multiplicar la tensión del equipo ha servido para que las peñas cadistas hayan sido las primeras en rebajar la euforia.

Motivos para dudar

1. El equipo sigue sin creerse el que lideró con autoridad el grupo IV.

Apenas ha reunido el Cádiz CF unos 50 minutos de buen juego de los 360 que se han jugado en estos cuatro partidos de ‘play off’ y no está teniendo continuidad en sus buenos momentos.

2. Los nervios no terminan de haber desaparecido en el Cádiz CF.

La eliminatoria ante el Hércules no era un plato sencillo y se ha hecho lo más importante, que no es otra cosa que pasar la eliminatoria. No obstante, salvando a Kike Márquez, Servando, Fran Machado y Garrido, el resto está dando un nivel muy inferior al que tenían acostumbrado durante la campaña regular. El equipo debe soltarse más.

3. El rival, otro hueso.

Desde Bilbao se asegura que el bloque que ha conseguido Cuco Ziganda es de los mejores de los últimos años que se ha podido ver en Lezama. Un dato para creerse esta afirmación es que hasta la última jornada y hasta los últimos minutos del partido ante elHuesca, estuvo peleando el primer puesto a los de Luis García Tevenet. El Bilbao Athletic fue el mejor del grupo I en la segunda vuelta. Otro hecho que le hace más que respetable pese a la inexperiencia de un equipo que tampoco es muy joven para ser filial ya que tiene una edad media de 23 años. Ojo.

4. Posible relajación. 

La posible relajación tras pasar de ronda ante un Hércules al que el entorno le puso la etiqueta de ‘último obstáculo’ hacia Segunda dado el prestigio y la enjundia del club alicantino. Sería imporsible pensar que esa relajación que puede haber en el ambiente tras derrotar al ‘coco’ de la segunda ronda traspasase la barrera del vestuario, pero quien sabe si del nerviosismo se pasa a un clima de relajación nada aconsejable.

5. El tridente no termina de estar enchufado.

El tridente que formaban Juan Villar, Airam y Jona no termina de estar todo lo enchufado que el cadismo desea. Y no solo porque no están jugando todos juntos, sino también porque por separado ninguno de ellos está dando el rendimiento que se esperaba dada su calidad. Es verdad que todos han sido claves en un momento, pero saben que tienen que dar más.