Alberto Cifuentes y Óscar Arias tras la renovación del portero hasta 2021.
Alberto Cifuentes y Óscar Arias tras la renovación del portero hasta 2021.

Cádiz CF

Cifuentes, portero de día y agente de noche

El portero del Cádiz CF es su propio representante y ya se ha ganado con su trabajo y dotes de negociación dos renovaciones

Por  12:41 h.

Alberto Cifuentes ha concedido una entrevista a ‘Fondo Segunda’ donde el portero cadista ha recordado que ha decidido desde hace unos años acabar su carrera como deportista sin representantes, un gremio al que respeta y entiende que es necesario si bien él no ha tenido mucha suerte en el camino según se desprende de sus palabras.

Y es que el manchego es su propio agente, quien resuelve sus contratos y el que negocia personalmente con el presidente o director deportivo desde que defendió la portería de La Hoya Lorca en Segunda B y antes de recalar en el Cádiz CF.

“El mundo de la representación es necesario” aunque en su caso no fue un camino de rosas. “Creo que no me han tratado bien o no lo he sabido gestionar bien”.

De La Hoya Lorca CF pasó al Piast Gliwice polaco, de donde llegó al Cádiz CF tras conectar con Jorge Cordero, entonces director deportivo del conjunto gaditano y con el que había coincidido en el Mallorca B como compañero de vestuario. De hecho, y como ya ha contado alguna que otra vez, Cifuentes no se creyó en un primer momento la oportunidad que le estaba brindando Cordero e incluso ya tenía apalabrada su regreso a otro club español pero era tal la oportunidad que se le presentaba en el Cádiz CF que incluso tuvo el visto bueno del director deportivo del equipo con el que se había comprometido para romper el trato oral y vestir de amarillo.

Y si como portero no le va mal, tampoco puede decir lo mismo como representante después de sus dos últimas renovaciones en el cuadro cadista. Eso sí, eso no quita que admita que se siente raro a la hora de sentarse a negociar con el jefe para pedirle una subida de sueldo o tratar su nuevo contrato.

A su edad, es lógico que se le pregunte por su ideas de futuro aunque ya ha expresado alguna vez que no se pone fecha de final. No obstante, es sensato y ya hace sus cuentas y medita sus proyectos. “Quiero seguir vinculado al fútbol, pero no podría ser representante porque no tengo esas características. Yo puedo vender una manera de ser o entrenar, pero no soy comercial”, asegura.

Lo que tiene claro en el caso de ser entrenador es que volverá a pedir los servicios de un representante. “Cuando tenga la oportunidad de entrenar necesitaré un representante. Cuando llegue ese momento podré decidir con quién poder estar. Será una forma clara y honesta”, concluyó.