Alberto Cifuentes en El Rosal.
Alberto Cifuentes en El Rosal.

Cádiz CF

Cifuentes: “No sé que pasará ni con el fútbol ni con la vida si esto se alarga más de dos meses”

El cancerbero cadista bromea con su sanción: "Para una vez que me expulsan, voy a estar meses para cumplir la sanción"

Por  14:38 h.

Iba a pegarse solo una semana sin jugar pero su expulsión en Lugo, que parece que fue hace ya un siglo, ha coincidido con el confinamiento y su sanción le va a durar prácticamente una vida. Alberto Cifuentes no tenía otra que bromear con los compañeros de Radio Cádiz en una entrevista realizada este pasado viernes, donde comentó cómo está pasando el encierro. «Lo llevo, que no es poco. Supongo que como todos. Es un momento complicado en casa y se hace más duro. Lo mejor es no poner la tele porque las noticias son mortales. Suerte que mi mujer teletrabaja y estamos con el niño. Pero yo, que estoy acostumbrado a entrenar al aire libre se me está haciendo complicado», resumía el cancerbero albaceteño.

Precisamente, se refirió a su sanción, que se está alargando muchísimo en el tiempo. Tanto, que no dudó en bromear para posteriormente analizarla. «Esto es de locos. Voy a pedir la cautelar. Para un partido que me echan voy a tener meses para cumplirlo. Y sí, le dí muchas vueltas después del partido, la he mirado y remirado, estuve mirándola (la jugada) mucho por el tema del recurso; hablé con Gerard Valentin y le fue bien la operación. Estuve pendiente de él. El chaval fue muy simpático conmigo y podía no haberlo estado».

Por todo ello Cifuentes dio sus explicaciones en las redes sociales, donde también se disculpó con el compañero del Lugo. Pero las reacciones de muchos aficionados no fueron del todo buenas. Y sin duda, las que peor llevó fueron «las críticas que hacían desde Cádiz sí que me dolieron. Yo no voy a relatar mi vida en redes sociales y mi círculo sabe por lo que me preocupo y en este caso el chaval (Gerard) también», dijo en alusión al vertedero de mierda que muchas veces se convierte twitter.

También sacó el lado positivo de este parón por su compañero David Gil. «Le ha venido mejor por el tema de la rodilla y para estar al cien por cien cuando llegue el día».

Relativa tranquilidad

Aunque de momento no teme por sus padres, sí que le guarda respeto la situación por la que vive su suegra. «Por suerte no tengo familiares afectados. Tengo a mi madre en casa y mi padre ya es prejubilado. Más miedo tenemos por la madre de mi mujer Marta que trabaja en un hospital. Esperemos que no pase nada», desea.

Aunque no resta importancia a su profesión en ningún momento, sí que considera que ahora todo pasa a un tercer grado de importancia, como mínimo. «Al final no son tonterías», dice sobre los avatares del fútbol y de la vida «porque cada uno tenemos nuestras ilusiones, nuestra vida y aunque pueden parecer cosas tontas, en realidad el fútbol es nuestro trabajo y nos preocupamos. Pero es verdad que llevaré dos o tres dias que no le doy ni vueltas al fútbol y mira que nos ilusionaba y nos ilusiona el ascenso pero ahora todo eso pasa a un tercer plano; supongo que luego otra vez retomaremos la ilusión pero ahora toca estar en casa, obedecer a las autoridades y ojalá que nos recuperemos pronto de esta situación».

Como todos, Cifuentes está sobreinformado acerca de la pandemia, y dentro de todo el pesimismo que embarga a la nación, saca el lado positivo. «Por suerte que en Cádiz está habiendo pocos casos y ojalá que siga así».

A continuación relataba su encierro. «Vivo en un piso relativamente pequeño dentro de una urbanización que nos gusta. Lo único que me queda para hacer algo de ejercicio es una hora por la mañana y otra por la tarde que aprovecho para despejar el salón que es cuando Marta se hace cargo del niño y ahí me pongo con una rutina de ejercicios que tenemos marcados, pero no es lo mismo. Y aunque tengas un jardín no vas a hacer lo mismo que en un entrenamiento. La alimentación la llevo como durante el año. Tampoco soy mucho de frituras», dice.

Se desconoce cuándo volverá la competición, pero al manchego todo esto no le coge de sorpresa por lo que se ve. «Cuando esto empezó hablé con mi gente y yo tenía claro que la Eurocopa se la iban a cargar o aplazar porque lo que es primordial es la Liga, que es un perjuicio mucho mayor para todos.De toda maneras van a intentar acabar la Liga y si es con aficionados mejor porque habremos salido de esa situación y estaremos todos más alegres y más tranquilos. Y si se alarga mas de dos meses es que ya no sé sólo qué va a pasar con el fútbol sino con todo, los bares, los negocios, la vida en general…». Lo que tiene claro es que hay que ser positivo. «Me gusta pensar que la acabaremos y quiero pensar que en dos o tres semanas estaremos todos con los bares abiertos y que haya vuelto la normalidad».

Su día a día en casa es muy sencillo. «Lo que hago es jugar con el niño, un poco de twitter, ver las noticias y en la comida y la cena veo series con mi mujer y poco más. El bebé no te da mucha tregua y prefiero que Marta trabaje, que tiene mucho trabajo, y yo me dedico a cuidar del niño».

Dice estar en contacto con el presidente, con Garrido, José Mari y Cala así como con todos los compañeros del equipo mediante un grupo de ‘wasap’.

Por úlitmo, manda un recado a la afición. «Hay que tener paciencia, quedarse en casa porque esta crisis ha demostrado que ahora todo somos igual de importantes como de vulnerables».
Y lo primero que hará en cuanto todo esto acabe lo tiene claro. «Salir con mi mujer y mi hijo a una terraza a comer. Eso es lo que más deseo», dice expresando lo que todos pensamos.