Cifuentes se ha erigido en el gran líder del vestuario cadista.
Cifuentes se ha erigido en el gran líder del vestuario cadista.

CÁDIZ CF

Cifuentes ejerce de capitán

El portero pidió a Brigadas Amarillas que animara a Eddy Silvestre en su ingreso en el terreno de juego

Por  8:00 h.

Alberto Cifuentes (Albacete, 29/05/1979) se ha ganado a pulso la condición de capitán. Más allá de que sea el ‘mayor’ de la plantilla del Cádiz CF, que por edad (37 años) podría ser hasta el padre de Gastón del Castillo (19); más allá de que luzca el brazalete porque Mantecón no tiene protagonismo en el terreno de juego, que en ocasiones sea la voz cantante ante los medios para dar un golpe en la mesa porque se ha ganado la autoridad sobre el césped. Incluso por encima de que le hayan votado sus compañeros.

Es capitán porque ejerce de ello; porque es el ejemplo y uno de los líderes a seguir en el vestuario. “Eres muy pesado”, le espetaba el otro día un compañero en el vestuario. Vaya si lo es. De los primeros en aparecer por los entrenamientos y de los que no se queja nunca por mucho que lo haga correr el ‘profe’. Por supuesto, de los que llama al orden a aquel que se desvíe del camino marcado, que mantiene la disciplina señalada por el entrenador y logra la cohesión del grupo.

En el duelo ante el Sevilla Atlético daba una buena muestra de sus dotes de mando. Al marcar Nico Hidalgo el tercer gol, que se suponía el de la sentencia, Cifuentes marchaba a la banda para celebrar el tanto con los compañeros que estaban calentando para poder entrar cuando así lo exigiera el míster.

Justo unos minutos después, Roberto Perera llamaba a Eddy Silvestre para que ingresara en el terreno de juego. Rápidamente, Cifuentes se daba la vuelta y dialogaba con los aficionados que se encontraban tras su portería, en Fondo Sur. La mayoría de Brigadas Amarillas. Les pedía que apoyaran al mediocentro después de los silbidos que el almeriense tuvo que escuchar en el anterior encuentro ante el Zaragoza, pese a que también ganaban 3-0 los locales.

Dicho y hecho. Se iluminaba el dorsal número 16 y Eddy Silvestre entraba en el verde en lugar de Abdullah. Desde el fondo, aplausos y gritos de ánimo al centrocampista, que agradecía levantando las manos y correspondiendo con aplausos. Al igual que el propio Cifuentes, tremendamente satisfecho con la actitud del cadismo. Recalcaba con hechos las palabras de Cervera en rueda de prensa: hay que recuperar a este jugador. Por el bien del Cádiz CF.

En el ocaso de su carrera, el cancerbero disfruta quizás del mejor momento de su vida. El fichaje de Jesús Fernández (ex del Granada) no le ha hecho tambalear, sino que ha apretado los dientes y se ha hecho más fuerte si cabe. Se marcha de vacaciones con la idea de dar continuidad a los éxitos de un año histórico. Y con este mensaje para el cadismo. “Despedir 2016 de esta manera ha sido SIMPLEMENTE MAGIA. Jamás olvidaré lo vivido. Ojalá la vida me dejara soñar SIEMPRE así.❤️⚽️”.